Ir a contenido


Foto

¿Por qué embarrancan las ballenas? Por Ketten, Darlene


  • Inicia sesión para responder
No hay respuestas para este Tema

#1 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 09 febrero 2010 - 12:16

Revista Mente y cerebro 40 - El poder de la cultura







Imagen enviada

ENCEFALOSCOPIO

- ¿Por qué embarrancan las ballenas? - 

Ketten, Darlene

    

Suelo establecer una analogía con un accidente de tráfico: son muchas las causas que lo provocan, pero el resultado final es el mismo. Sólo nos es posible determinar las causas de las varaduras en un 50 por ciento del total de los casos. A veces la causa es evidente: un barco ha golpeado al animal y ha dejado en él fracturas y heridas incisas características. En el nordeste de EE.UU. se trata a menudo de neumonías y traumatismos provocados por temporales. Se han observado también traumatismos de otros tipos, por ataques de tiburones o de individuos de su propia especie.

Tanto contaminantes de origen humano como tóxicos naturales --las neurotoxinas de ciertas algas-- tienen responsabilidad en encallamientos masivos. Se ha conjeturado que, entre otras causas, pudieran contarse los tsunamis y las anomalías en campos magnéticos.

Algunos de los casos más fascinantes se deben a enfermedades y trastornos congénitos. Se han observado parásitos y patologías mucho más graves que las de los animales domésticos o las del hombre. Resulta sorprendente que haya individuos capaces de sobrevivir tanto sufriendo tamañas aflicciones.

No hay duda de que los sónares militares han contribuido a algunas varaduras recientes de zífidos (ballenas picudas), pero no hay pruebas que respalden las denuncias de que todas las ballenas están siendo afectadas por el sónar. Es de señalar que sólo los zífidos parecen verse afectados, y únicamente en ciertos lugares, lo que ofrece la esperanza de que ese problema, al menos, sea resoluble.

No faltan los casos sin explicación clara. Se están utilizando técnicas diagnósticas propias de la medicina humana, como la tomografía computarizada, la resonancia magnética o los análisis bioquímicos, para penetrar mejor en las causas.

Se sabe de encallamientos de ballenas en tiempos de Aristóteles, lo que implica que se trata, en su mayor parte, de fenómenos naturales. Lo que plantea un problema: si nos empeñamos en devolver un animal al mar, ¿no le resultará pernicioso a su población? Si el animal está enfermo, ¿podrá contagiar a otros individuos? No digo que no se deba buscar la rehabilitación del animal, si ello es posible. Mas la cuestión no es baladí.  

¿Qué se ha de hacer?

Por otra parte, si una actividad humana provoca un embarrancamiento, es necesario que la conozcamos y tomemos las correspondientes medidas sobre contaminantes, rutas de navegación y ruidos. ¿Estamos debilitando la salud de poblaciones que se encuentran ya en condiciones críticas, como la ballena franca, de la que no quedan ni 400 ejemplares en el Atlántico norte? Tenemos, ciertamente, más informes de varaduras, y se está estudiando si es mayor el número de individuos arribados, o si sólo es que se emiten más avisos desde ciertas áreas.

A veces, con independencia de las causas, lo único factible es el sacrificio incruento de estos animales. Así ocurrió en un pasado reciente, tras resultar inútiles todos los esfuerzos por devolver al mar a un grupo de orcas, varadas en las cercanías de Ciudad del Cabo. Trate de imaginar la lucha por devolver al agua a esos animales en condiciones invernales. Aunque de gran tamaño, en ciertos aspectos son muy frágiles. Si les entra agua o arena en el espiráculo es como si a nosotros nos inyectaran agua en la nariz. Y si se logra devolver el animal al agua y éste nada, pero se debilita y retorna dos o tres veces a la orilla, será necesario decidir si va a lograr sobrevivir o si está sufriendo sin remedio, y un veterinario debe acabar con su vida de forma incruenta.

_____________________






Spin Palace - Spanish