Ir a contenido


Foto

Evolución de mapas mentales - Joelving, Frederick


  • Inicia sesión para responder
No hay respuestas para este Tema

#1 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 08 agosto 2010 - 01:51

 


Revista Mente y Cerebro  43 - Deconstrucción de la memoria





Imagen enviada

Encefaloscopio -

Evolución de mapas mentales

Joelving, Frederick

Imagen enviada

Gehirn & Geist / Figanim, según Penfield y Tasmussen, 1950

Todos nosotros tenemos en la mente diversas representaciones del propio cuerpo; un ejemplo es el archifamoso mapa cerebral del sentido del tacto, el llamado homúnculo (arriba). Nuevos estudios hacen ver que tales mapas mentales se difuminan con la edad y se generalizan fácilmente, dando acomodo a miembros biónicos.

  

Cuerpos borrosos



Al envejecer, el sentido del tacto va perdiendo finura. Algunas personas de edad encuentran dificultades para leer Braille, por ejemplo. Buscando las raíces de semejante declive sensorial, investigadores alemanes de la Universidad de Ruhr en Bochum se tropezaron con una sorpresa: en lugar de contraerse y arrugarse, el mapa sensorial del cuerpo que se forma en el cerebro --el que nos ayuda a determinar en qué posición relativa se encuentran los resaltes que definen las letras en Braille-- se amplía con la edad, exactamente como sucede durante el aprendizaje.

¿Qué podría explicar esta paradoja? El homúnculo está formado por células cerebrales que representan a nuestros dedos, brazos, etc., trazando aproximadamente un figurín humano deformado por la corteza cerebral. En los jóvenes, el mapa en cuestión se mantiene nítidamente definido gracias a células que amortiguan la actividad neuronal entre las áreas representativas de las distintas partes del cuerpo.

Al envejecer, sin embargo, es de presumir que estas células vayan tornándose más laxas, como si en un dibujo con tinta se mojase y los contornos del mapa corporal empezaran a sangrar. Felizmente, se ha demostrado que un homúnculo viejo y desdibujado puede quedar mejor perfilado estimulando las yemas de los dedos con un aparato especial, que permite recuperar algo, cuando menos, de precisión sensorial. Biónico por naturaleza

Para el cerebro, el aparataje electrónico no se diferencia de la carne y la sangre, según un estudio realizado en la Universidad de California en Berkeley. En el experimento, unos monos aprendieron a manejar un cursor en la pantalla de un ordenador --un simulacro de miembro biónico-- mediante unos microelectrodos implantados en su corteza motora. Aunque tal hazaña ya no es nueva, los investigadores demostraron que en sus cerebros se había formado un recuerdo estable del nuevo accesorio.

Un bebé, durante su desarrollo normal, aprende a controlar sus extremidades creando un mapa mental de las partes móviles de su cuerpo, una especie de homúnculo motor. El nuevo hallazgo corre paralelamente a ese proceso, explica José Carmena, que dirigió el estudio, "pero ahora se trata de un dispositivo prostético, y eso es lo profundo del caso. Estamos hablando de una generalización del esquema del propio cuerpo". Dicho de otro modo, una vez que la interfaz cerebro-máquina adquiera la velocidad debida, podría ser instalada en nuestra materia gris y lograr que ésta controlase sin esfuerzo prótesis electrónicas de "enchufar y usar".

______________________________








Spin Palace - Spanish