Ir a contenido


Foto

LA CARA OCULTA DE LAS ESFERAS (Libro Completo)


  • Inicia sesión para responder
10 Respuesta(s) a este Tema

#1 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 29 junio 2007 - 08:16

______________________________________________________

LA CARA OCULTA DE LAS ESFERAS


IPB Image


Autor: LUIS MONTEJANO PEIMBERT


COMITÉ DE SELECCIÓN
EDICIONES
INTRODUCCIÓN
I. SOMBRAS Y TAJADAS
II. CONVEXIDAD
III. EL CÍRCULO
IV. EL "LIBRO ESCOCÉS"
V. EQUILIBRIO EN CUALQUIER POSICIÓN
VI. FIGURAS DE ANCHO CONSTANTE
VII. SÓLIDOS DE ANCHO CONSTANTE
VIII. LA CONJETURA DE MIZEL
BIBLIOGRAFÍA
CONTRAPORTADA



EDICIONES


Primera edición (La ciencia desde México), 1989

Tercera reimpresión, 1995

Segunda edición (La Ciencia para Todos), 1997

Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra

—incluido el diseńo tipográfico y de portada—, sea cual fuere el medio, electrónico o mecánico, sin el consentimiento por escrito del editor. **

** Respetamos las leyes, lo tomamos de una pagina web libre. Gracias a la Ed. FONDO DE CULTURA ECONÓMICA y a los organismos que a apoyan

La Ciencia para Todos es proyecto y propiedad del Fondo de Cultura Económica, al que pertenecen también sus derechos. Se publica con los auspicios de la Secretaría de Educación Pública y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

D.R. Š 1989 FONDO DE CULTURA ECONÓMICA, S.A. DE C. V.
D.R. Š 1997 FONDO DE CULTURA ECONÓMICA
Carretera Picacho-Ajusco 227, 142OO México, D.F.
ISBN 968-16- 5231-2
Impreso en México



INTRODUCCIÓN



Escribir un libro de matemáticas para un público amplio es, sin lugar a dudas, una aventura de la cual es difícil salir bien librado o al menos satisfecho. "Pero le sé decir, desocupado lector que, aunque me costó algún trabajo, ninguno tuve por mayor que hacer esta introducción que va leyendo. La razón es que quisiera que este libro, como hijo del entendimiento, fuera el más hermoso, el más gallardo y más discreto que pudiera imaginarse. Pero no he podido yo contravenir a la orden de naturaleza, que en ella cada cosa engendra su semejante."

Me he atrevido a presentar este libro —y de paso a mal citar a Cervantes— con el vano afán de destruir varios mitos, porque estoy convencido de que la imagen que de las matemáticas y los matemáticos tiene la mayoría de la gente es parecida a aquella que de la música tiene quien sólo ha escuchado un metrónomo y nunca una sonata lo que tradicionalmente se enseńa sobre matemáticas está lejos de su verdadera esencia y creo que la aversión hacia ellas desaparecería si tan sólo intentáramos presentarlas como lo que son: una bella y terrible pasión.

—Matemático es aquel individuo para el cual los centros de la creatividad y la lujuria se encuentran alejados en la corteza cerebral muy cerca uno del otro— —me dijo un día mi maestro y concluyó—: recuerde usted las palabras de Newton: "No podía dormir sin dejar de pensar en ella."

—żEn quién? —pregunté.

— En la gravedad, por supuesto —contestó.

Yo, como muy frecuentemente sucede cuando él toca alguna fibra sensible, sonreí... y me quedé pensando. Recordé entonces aquella noche en la que por primera vez sońé, en un jardín de azucenas, con aquella bellísima mujer vestida de blanco... Decíase llamar Convexidad. Recuerdo que al final del sueńo me reprochó no haberle sido lo suficientemente fiel. Y era cierto. Mi primer trabajo original, mi primera pasión intelectual, fue la solución al problema del equilibrio de los cuerpos, usando ideas de convexidad. No sé por qué (no me lo explico aún) pero, después de resolver el problema, por mucho tiempo no volví a pensar en ella, excepto ocasionalmente. Me dediqué a otras áreas: la combinatoria primero, la topología después. Aún la sigo sońando... Con este libro espero saldar mi deuda con ella.

Platico todo esto porque sé que mucha gente piensa que las matemáticas son feas, áridas, rígidas y frías. Yo sé que son bellas, cálidas, a veces terribles, sí, pero siempre apasionantes y entretenidas. Mucho se ha dicho acerca de que la belleza de las matemáticas es sólo para iniciados, sólo accesible para aquellos que entienden su lenguaje, y que está vedada para los demás. Yo he cometido la osadía de intentar conducirlo a usted, a través de este libro, por el jardín en donde sé que suele pasear.

La idea central alrededor de la cual gira esta obra es, como su nombre lo indica, la cara oculta de los círculos y las esferas. Son aquellas misteriosas y ocultas propiedades de círculos y esferas las que quiero tratar, no con el propósito de hacerlos parecer más lejanos, sino como un reconocimiento a la inesperada riqueza geométrica que se encuentra escondida en su interior. żQué es lo que los hace ser lo que son?, żQué parecen ser y no son exclusivamente?

Este libro comienza realmente en el capítulo IV, con un relato sobre la Escuela Polaca de Matemáticas y el "Libro escocés." Sin embargo, he querido dedicar el capítulo I a las sombras y las tajadas de los sólidos, no debido a que este material tenga una importancia especial, sino porque me permite establecer uno de los objetivos del libro: mostrar que las matemáticas son fundamentalmente una vivencia y que por lo tanto es posible hacerlas sobre hechos y objetos cotidianos. Además, todo esto me ha servido para implantar, desde un principio, un tono y una cadencia que prevalecerá durante el transcurso de la obra. El capítulo II es una introducción a la teoría de la convexidad, sin la cual el tratamiento de los capítulos posteriores sería imposible. El capítulo III es en sí mismo un tema aparte y trata una caracterización del círculo que usaremos de manera crucial en los capítulos V y VI, su lectura completa no es esencial y puede usted omitirlo si así lo desea; sin embargo, le recomiendo recordar el resultado principal de ese capítulo para cuando sea usado más adelante. La parte original del libro se encuentra en el capítulo V con la solución al problema del equilibrio de los cuerpos y en el capítulo VI, con la forma en que han sido presentadas las figuras de ancho constante, muy particularmente en el tratamiento de sus binormales. El libro finaliza con la solución de L. Danzer a una bella conjetura.

Leer un libro de matemáticas es fundamentalmente un acto de recreación y en poco se parece, digamos, a la lectura de un bestseller: No intente usted tomar este libro y leerlo de corrido, su lectura requiere de otro procedimiento que se parece más, por ejemplo, a la lectura de un libro de recetas de cocina. Lo que yo quiero decir es que en ambos casos uno tiene que reproducir concretamente y a cada momento lo que el autor seńala. Por ejemplo, en la demostración correspondiente a la figura II.9, en el capítulo II de este libro, se dice: "Para ver esto dibujemos primero dos líneas en la dirección dada, que tengan a la figura entre ambas. Luego deslicémoslas hasta que toquen a la figura".

Leer este libro significa tener los ingredientes: papel y lápiz: luego dibujar con ellos, primero una figura y a continuación dos líneas paralelas a ambos lados de la figura; posteriormente deslizarlas, es decir, dibujar varias de ellas hasta dibujar dos que toquen a la figura. Con la práctica, lector, usted sabrá cuándo es necesario dibujar y cuándo basta imaginarlo. Lo importante es, pues, no sólo leer el texto sino, de alguna manera, recrearlo y reproducirlo para usted mismo.

Este libro tomó forma en un curso que sobre convexidad impartí en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México; tengo una deuda perenne con los estudiantes y mi ayudante, sin cuyo entusiasmo jamás se hubiese concretado este libro. A ellos pertenece parte de esta obra y creo justo mencionar sus nombres: Daniel Cervantes Peredo, Claudia Gómez Wulschner, Daniel Juan Pineda, Atocha Aliseda, Rafael Morales Gamboa, Sairy Karp y Andrés Silverman. Quiero también agradecer a Víctor Neumann Lara el haberme introducido en el bellísimo mundo de la convexidad, a Isabel Puga la síntesis que dio origen al nombre de este libro y a todas aquellas personas que están cerca de mí por darme la suficiente libertad para vivir y crear.

LUIS MONTEJANO PEIMBERT

México, D.F., mayo de 1988


CONTRAPORTADA



Dentro de los objetos geométricos que a todos nos llaman poderosamente la atención están las esferas y los círculos. Desde los griegos su perfección hizo que fuesen parte esencial de toda visión cosmológica; concepción con la que rompió el Renacimiento, pero no por esto nuestra fascinación por ellos disminuyó. Para convencernos de ello basta la cara de nuestro pequeńo hijo observando una pompa de jabón.

Podríamos suponer que acerca de dichos personajes todo lo conocemos. Nada más lejano de la realidad; la presente obra nos muestra nuevas facetas de ellos que los vuelven aún más cautivadores y nos prueban que siguen vivos. Los resultados de los que el autor nos habla están enmarcados dentro de la teoría de los cuerpos convexos; teoría que tuvo un fuerte impulso en la primera mitad de nuestro siglo y sigue cultivándose actualmente con una gran diversidad de problemas.

En este libro, el lector se sorprenderá de la naturalidad con la que los resultados aparecen y se eslabonan; sin embargo hay que aclarar que esto es producto del trabajo del autor y su manera de ver el quehacer matemático.

Para él, las matemáticas son algo de lo que todos podemos disfrutar, de la misma manera que los matemáticos lo hacen cuando se plantean, piensan y discuten entre ellos los problemas. Un ejemplo de lo anterior es el relato acerca del "Café Escocés", que tanto tuvo que ver con el desarrollo de la escuela polaca de matemáticas.

En cualquier otro idioma difícilmente el lector encontrará un libro que como éste le haga sentir qué es la matemática.

Luis Montejano es investigador del Instituto de Matemáticas de la UNAM y profesor de la Facultad de Ciencias de la misma casa de estudios, donde cursó la licenciatura. Su doctorado lo obtuvo en la Universidad de Utah (EUA) con un trabajo sobre topología, área que sigue siendo su principal interés.

Diseño: Carlos Haces / Fotografía: Carlos Franco

_________________________________________________________________


I. SOMBRAS Y TAJADAS



PIENSE usted en un sólido; una papa suspendida en el espacio es, por ejemplo, una buena imagen. Suponga que por alguna razón usted tiene información acerca de esta papa sólo a través de sus secciones transversales. Es decir, usted sólo conoce la forma que tienen las tajadas de esta papa. Suponga ahora que quizá usted conoce, de este sólido, la forma que tienen las figuras que se obtienen al proyectarlo; es decir, imagínese que de él usted sólo ha visto las sombras que deja sobre el piso. żPodría usted decirme, a partir de esta información, qué forma tiene este sólido?

La situación es mucho menos rara de lo que uno se imagina. Sólo para mencionar dos ejemplos sumamente sencillos piense usted que, con frecuencia, cuando se usa el microscopio, lo que uno ve no es el objeto a observar, sino sólo una tajada que de él se obtuvo al hacer la preparación; o que la información que nos llega de la forma de un cuerpo celeste, a través de un telescopio, sólo tiene que ver con las proyecciones de este cuerpo.

En este primer capítulo vamos a proponernos resolver quizás el aspecto más teórico y sencillo de este problema. Quisiéramos estudiar sólidos que tienen siempre tajadas o sombras circulares y concluir, por supuesto, que estos sólidos tienen la forma esférica. A través de este libro vamos a vernos con frecuencia en la necesidad de concluir que determinado sólido es una esfera, pues sus sombras o sus tajadas son circulares.

Debemos de estar seguros de que lo que ambos —usted, lector, y yo— entendemos por sección transversal o tajada es lo mismo. Volviendo a nuestra imagen de una papa suspendida en el espacio, imaginemos que un plano la corta (Figura I.1). Una tajada de esta papa o mejor dicho, una sección transversal de este sólido, no es sino la parte de esta papa o de este sólido que queda sobre el plano.

IPB Image


Figura I-1



Antes de continuar quisiera aclarar otro concepto. A diferencia de otros autores, entendemos por un círculo o una esfera no sólo el borde de éstos, sino también todo lo que se encuentra dentro de ellos. Así, por ejemplo, el centro del círculo forma parte del círculo.

Vamos a empezar pensando en secciones transversales o tajadas.

Si toda sección transversal de un sólido Q es un círculo, entonces Q es una esfera.

Es decir: si en una papa toda tajada es circular, es porque la papa es una papa esférica.

Demostración. La esfera más pequeńa que contiene al sólido Q es llamada la circumesfera de Q. Su cáscara debe tocar al sólido Q, puesto que si no lo toca ésta no sería la esfera más pequeńa que contiene a Q (véase Figura I.2).

IPB Image


Figura I.2



De hecho, la cáscara de la circumesfera debe tocar al sólido Q en al menos dos puntos; de lo contrario, si solamente lo toca en un punto, despegándola sería posible encontrar una esfera más pequeńa que contenga a Q (Figura I.3).

Fijemos nuestra atención en dos puntos de la cáscara de la circumesfera de Q que se encuentren también en Q. Pongámosles nombre; llamémosles por ejemplo X y Y. A continuación haremos ver que cualquier otro punto de la cáscara de la circumesfera pertenece también a Q, mostrando así que Q y su circumesfera coinciden.


IPB Image

Figura I.3.



Manos a la obra: fijémonos en cualquier punto de la cáscara de la circumesfera de Q (escoja uno, el que usted quiera). Pongámosle por nombre Z (ver figura I.4). En este momento conviene pensar que la circumesfera es azul y el sólido Q es rojo (recuerde que para ayudarnos a pensar se vale hacer uso de cualquier truco, artimańa o manía, lo importante es pensar).


IPB Image


Figura I.4



Pensemos ahora en el plano L que pasa por X, por Y y por Z. Este plano corta a la circumesfera en un círculo azul (toda tajada de una esfera es un círculo) que contiene a X, a Yy a Z en su orilla. A su vez, este plano corta al sólido Q en un círculo rojo que contiene a X y a Y en su orilla y que se encuentra dentro del círculo azul, pues el sólido e está dentro de la circumesfera.

IPB Image


Figura I.5



A continuación, trate de dibujar un círculo rojo dentro de un círculo azul de tal forma que ambos compartan al menos dos puntos, X y Y, de su orilla (ver figura 1.5). Le será fácil convencerse de que la única posibilidad es que ambos círculos, el rojo y el azul, coincidan. Esto quiere decir que la tajada de Q y la tajada de la circumesfera, determinadas ambas por el plano L, coinciden y, por lo tanto, que el punto Z de la cáscara de la circumesfera, en el cual habíamos fijado nuestra atención (ese que usted escogió arbitrariamente), es parte del sólido Q. Ahora podemos fijar nuestra atención en cualquier otro punto de la cáscara de la circumesfera de Q y repetir el mismo proceso anterior para convencernos de que este punto, y por lo tanto cualquier otro de la cáscara de la circumesfera, es parte del sólido Q. Hemos pues demostrado que el sólido Q y su circumesfera coinciden, es decir, que el sólido es esférico. 

Pongámonos de acuerdo en lo que significa la proyección o sombra de un sólido. La idea intuitiva se refiere a la sombra que deja un sólido sobre el piso, producida por los rayos del sol.

Tomemos una dirección d y un plano P perpendicular a esta dirección. Nos vamos a fijar en todas las posibles líneas paralelas a la dirección d que cortan al sólido (véase figura 1.6). Todas estas líneas van a cortar también a el plano P para formar en él una figura, que es la figura a la que llamaremos la proyección o sombra del sólido en la dirección d sobre el plano P.

IPB Image


Figura I.6



Si toda proyección de un sólido Q es un círculo, entonces Q es una esfera.

Es decir: si todas las sombras de una papa son circulares, es porque la papa es una papa esférica.

Demostración. Tomemos un sólido Q con la propiedad de que todas sus sombras o proyecciones son circulares. Pudiera ser żpor qué no? que en diferentes direcciones las sombras tuvieran diferentes diámetros, es decir, que algunas sombras fueran más pequeńas que otras. Empezaremos convenciéndonos de que no es así, de que en todas las direcciones las sombras son círculos del mismo tamańo.

Escoja usted dos planos. En ellos vamos a proyectar el sólido Q y a verificar si ambas sombras tienen el mismo diámetro. Sean pues P y G los planos elegidos y sean P(Q ) y G(Q) los círculos que se obtienen al proyectar Q sobre P y G respectivamente (véase figura I.7).


IPB Image

Figura I.7



El cilindro generado por la sombra que deja Q al ser proyectado sobre el plano G es un tubo que perfora perpendicularmente a G precisamente en el círculo G(Q ). Este tubo se proyecta sobre P dejando como sombra una banda que aprisiona perfectamente al círculo P(Q). Por lo tanto, el diámetro de P(Q) es el ancho de la banda que, por ser la banda sombra del tubo, es el diámetro del tubo que a su vez no es otro sino el diámetro de P (Q).

Nos hemos convencido ya de que todas las sombras del sólido Q son círculos del mismo diámetro. Ahora vamos a convencernos de que, efectivamente, el sólido Q es una esfera. Con tal propósito vamos a pensar de nuevo en la circumesfera de Q, es decir, en la esfera más pequeńa que contiene a Q. Conviene imaginar de nuevo que la circumesfera es azul, que el sólido Q es rojo y que, en cualquier dirección que se tome, la sombra que proyecta el sólido Q y su circumesfera es un círculo rojo dentro de un círculo azul. Recordemos que todas las sombras de Q son círculos rojos del mismo diámetro que se encuentran contenidos en las sombras de la circumesfera, las cuales son círculos azules todos del mismo diámetro. Por tanto, si en alguna dirección nosotros fuéramos capaces de comprobar que el círculo rojo y el azul coinciden, entonces, en cualquier otra dirección, la sombra del sólido y la sombra de su circumesfera coincidirán.

Nuestro propósito inmediato es ahora verificar que, efectivamente, la aseveración anterior es cierta, es decir, que las sombras de Q y de su circumesfera coinciden. Lo haremos encontrando simplemente, una dirección en la que las sombras proyectadas por el sólido Q y su circumesfera coincidan.

Sean X y Y dos puntos de la cáscara de la circumesfera que sean parte del sólido Q. Pensemos en el plano L determinado por los puntos X y Y y el centro de la circumesfera. Si proyectamos sobre un plano paralelo al plano L, lo que obtenemos es un círculo rojo dentro de un círculo azul en donde las proyecciones de los puntos X y Y se encuentran en la orilla del círculo azul. Por ser X y Y parte del sólido Q, los círculos rojo y azul comparten dos puntos de su orilla. Como ya lo habíamos constatado anteriormente, esto no es posible a menos que ambos círculos coincidan totalmente.

Hasta ahora todo lo que sabemos es que en cualquier dirección el sólido Q y su circumesfera proyectan la misma sombra. żSerá esto suficiente para asegurar que Q es una esfera? Si lo es, como lo veremos a continuación.

Tome usted un punto de la cáscara de la circumesfera. żCuál? Cualquiera, el que usted elija arbitrariamente. Llamémoslo Z. Lo que quisiéramos es convencemos de que Z es parte de Q. Para esto vamos a proyectar la circumesfera sobre un plano paralelo a un plano que pase por Z y el centro de la circumesfera. Al proyectar, la sombra de Z (llamémosla Z') está en la orilla de la sombra de la circumesfera. Más aún, de todos los puntos de la circumesfera, el único que se proyecta sobre Z' es Z, de manera que si Z no fuera parte del sólido Q, entonces Z' no sería parte de la sombra de Q, lo cual no es posible pues sabemos que las sombras de Q y su circumesfera coinciden. Por lo tanto, forzosamente, Z debe formar parte de Q (véase figura I.8 ). Como Z fue escogido arbitrariamente, lo mismo pudimos haber concluido de cualquier otro punto de la cáscara de la circumesfera. Es decir, toda la cáscara de la circumesfera de Q forma parte de Q, lo cual nos indica que Q es una esfera.

Hemos terminado el primer capítulo de este libro. El siguiente capítulo es una introducción a la teoría geométrica de la convexidad, sin la cual mucho del material tratado en esta obra sería difícil de exponer. Por tanto, aunque el material presentado a continuación aparentemente no se relaciona con lo que hasta aquí hemos visto, nos será de mucha utilidad en los capítulos subsecuentes. Por otro lado, la teoría geométrica de la convexidad, por su sencillez y profundidad, es en sí misma de gran belleza y calidez. No dudo que su lectura le será muy estimulante y entretenida.


IPB Image

Figura I.8

_______________________________________________________________

icon_eek.gif smile_004.gif smile_031.gif
_______________________________________________________________

#2 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 01 julio 2007 - 02:37

__________________________________________

Continuamos...


II. CONVEXIDAD



DECIMOS que una figura es convexa si cada vez que tomamos dos puntos en ella, el segmento que los une pertenece también a dicha figura.

Así, por ejemplo, son figuras convexas un círculo, un semicírculo, una elipse, un paralelogramo, un triángulo, un segmento, un semiplano o un cono (véase figura II.1).

IPB Image


Figura II.1



Una forma de construir más ejemplos es tomar varias figuras convexas y fijarse en la parte común a todas ellas. Si tomamos dos puntos que estén en la parte común, dado que las figuras son convexas, el segmento que los une estará en cada una de ellas y por tanto en la parte común a todas ellas. Esto es, la intersección, o parte común, de varias figuras convexas es una figura convexa (véase figura II.2).

IPB Image


Figura II.2



Intuitivamente, una figura es convexa si no está "abollada". Imagínese usted alguna figura "abollada". Notará que es precisamente en la abolladura donde es posible encontrar un segmento cuyos extremos estén en la figura pero que, sin embargo, debido a la abolladura, parte de él se salga de aquélla (véase la figura II.3).

IPB Image


Figura II.3



Es más, por aquellos puntos del borde de la figura en donde intuitivamente sentimos que ésta se encuentra abollada, es imposible trazar una línea que no parta a la figura en varios pedazos. En cambio, hay puntos del borde o frontera de la figura —en donde ésta no se halla abollada— por donde es posible trazar una línea que deje a la figura completamente de un lado (véase figura II.4).


IPB Image


Figura II.4



Démosle nombre a este tipo de líneas: A una línea que toca a una figura y que la deja totalmente contenida en uno de los dos semiplanos determinados por ella, la llamaremos línea soporte de la figura. Siendo fieles a nuestra idea intuitiva de lo que sentimos que es una figura no abollada, se antoja decir que una figura es convexa si por cada punto de su frontera pasa una línea soporte. En efecto, veremos más adelante que así es. Por ahora, para seguir avanzando, es importante que aclaremos algunos conceptos de topología, como son el de interior y frontera de una figura.

Observando una figura podemos distinguir tres clases distintas de puntos: los puntos interiores, los puntos frontera y los puntos exteriores.

Un punto es un punto interior de una figura si podemos encontrar, alrededor de él, una pequeńa bolita totalmente contenida en la figura. Por supuesto, entre más cerca del borde esté el punto, más chiquita será la bolita. Un punto es un punto frontera de una figura si cualquier bolita alrededor de él, por más chiquita que sea, tiene puntos que son de la figura y tiene puntos que no son de la figura. Si un punto de la figura no es interior, entonces cualquier bolita alrededor de él no está totalmente contenida en la figura y por lo tanto este punto tendrá que ser un punto frontera. Así, un punto de la figura, o es interior o es frontera, pero nunca ambas cosas a la vez. Intuitivamente consideramos que el borde de la figura está constituido por todos los puntos frontera. Finalmente tenemos a los puntos exteriores, que son aquellos alrededor de los cuales existe una pequeńa bolita totalmente fuera de la figura. En una figura, los puntos exteriores son precisamente los puntos que no pertenecen a la figura. En la figura II.5 los puntos A y B son interiores, los puntos C y D son frontera, el punto E es exterior y q no es una bolita alrededor del punto F.


IPB Image

Figura II.5



Demostración. Desde E empezamos a caminar hacia A sobre el segmento EA y paramos la primera vez que tocamos a la figura q . Llamémosle C a este punto. Si C fuera un punto interior habríamos tocado a q antes de llegar a C, pues existe una bolita, alrededor de C, totalmente contenida en q. Por otro lado, si C fuera un punto exterior, entonces al llegar a C, aún no habríamos tocado a q. Como no es interior ni exterior, C tiene que ser un punto frontera.

Entre dos puntos interiores A y B, de una figura convexa q todos los puntos son puntos interiores.

Demostración. Como en otras ocasiones, conviene pensar que q es de color rojo. Alrededor de A y de B existen bolitas de color rojo. Como Q es convexa, todos los posibles segmentos que unen a puntos de estas dos bolitas son de color rojo. Si ilumináramos todos estos posibles segmentos de rojo veríamos que alrededor de cualquier punto del segmento AB existe una pequeńa bolita roja (véase figura II.6).


IPB Image

Figura II.6



Demostración. La demostración es idéntica a la anterior. Pensemos que q es roja. Alrededor de A existe una bolita roja a la que llamaremos Q. Como todos los segmentos que unen el punto B con algún punto de q son rojos, entonces existe un barquillo rojo, que empieza en B y cuya nieve es q (ver figura II.7). Por lo tanto, alrededor de cualquier punto del segmento AB, distinto del punto B, existe una bolita roja. Fíjese que entre más cerca de B tomemos al punto, más chiquita tendremos que escoger la bolita roja alrededor de él.


IPB Image

Figura II.7



Entre dos puntos frontera A y B de una figura convexa o todos los puntos son frontera o todos los puntos son interiores.

Demostración. Si todos los puntos del segmento AB son puntos frontera, hemos acabado. Si no, quiere decir que, entre A y B, existe un punto interior. Llamémoslo C. Luego, entre C y A, y entre C y B sólo tenemos puntos interiores. Esto es, basta con que haya un punto interior entre A y B, para que todos sean interiores.

Existen figuras, como una línea, un semiplano o un cono, que se extienden hacia el infinito. Las demás, aquellas que no se extienden hacia el infinito y que por lo tanto están totalmente contenidas dentro de un círculo suficientemente grande, serán llamadas figuras acotadas.

A continuación hablaremos sobre una propiedad de las figuras convexas acotadas, que será muy usada en lo sucesivo.

Si una línea L pasa por un punto interior A de una figura convexa acotada q entonces L corta a la frontera de q en exactamente dos puntos. (Ver figura II.8 ).

IPB Image


Figura II.8


Demostración. Ya que F es acotada, muy lejos, sobre la línea L a la izquierda de A, hay un punto que no pertenece a F. Entre este punto y el punto A debe de haber un punto frontera de F. Por otro lado, como entre un punto interior y un punto frontera sólo hay puntos interiores, sobre L a la izquierda de A, no puede haber dos puntos frontera. Esto es, sobre L a la izquierda de A hay exactamente un punto frontera pero, por las mismas razones, a la derecha de A sobre L, hay exactamente otro punto frontera. Es decir, L corta a la frontera de F en exactamente dos puntos. Entre estos dos puntos todos los puntos son interiores y fuera de ellos, sobre L, todos los puntos son exteriores.

Una propiedad de las figuras acotadas es la siguiente:

Una figura acotada tiene exactamente dos líneas soporte en cada dirección.

Demostración. Para ver esto, dibujemos primero dos líneas en la dirección dada, que tengan a la figura entre ambas. Luego deslicémoslas hasta que toquen a la figura (véase figura II.9).


IPB Image

Figura II.9


Lo anterior no quiere decir que por cada punto de la frontera de una figura pasa una línea soporte. Esto, como ya lo habíamos mencionado antes, sólo sucede en las figuras convexas.

Por cada punto frontera de una figura convexa F pasa una línea soporte y viceversa.

Si por cada punto frontera de una figura F con puntos interiores, podemos trazar una línea soporte, es porque la figura F es una figura convexa.

Demostración. La demostración de la primera afirmación es fácil pero un poco tediosa. Como, además, no es relevante para el desarrollo subsecuente de este libro, la omitiremos. A continuación veremos la demostración de la segunda afirmación.

Para cercioramos de que F es una figura convexa necesitamos comprobar que el segmento que une cualquier par de puntos de F está también en F. Empezaremos verificando que entre un punto interior A y otro punto cualquiera B de F todos los puntos son parte de F. Si no fuera así, entre A y B habría un punto exterior y por lo tanto un punto frontera. Esto es imposible, como veremos a continuación. El punto C es un punto frontera de y alrededor de A hay una pequeńa bolita totalmente contenida en F; así que trate de trazar una línea soporte de F por C, es decir, intente dibujar una línea que pase por C y deje tanto a la bolita alrededor de A como a B de un solo lado de la línea (ver figura II.10).


IPB Image

Figura II.10




_________________________________________________

icon_eek.gif
_________________________________________________

Imposible! żNo es cierto? Imposible que exista un punto frontera entre A y B. Pero si no hay puntos frontera, entonces tampoco hay puntos exteriores entre A y B. Es decir, entre un punto interior y otro punto cualquiera de F, todos los puntos son puntos interiores de F. Toca ahora comprobar que entre dos puntos frontera P y Q, todos los puntos pertenecen a F. Llamemos L a la línea que pasa por P y por Q. Como F tiene puntos interiores existe un punto interior C que no está en la línea L. Supongamos que está arriba de L. Entre C y P todos los puntos son interiores, por lo tanto, entre cualquier punto del segmento CP y el punto Q, todos los puntos son interiores. Es decir, todos los puntos del interior del triángulo PCQ pertenecen a la figura F; pero entonces todos los puntos del segmento PQ pertenecen a la figura F de lo contrario, entre P y Q habría un punto exterior, y por lo tanto una bolita alrededor de él, totalmente fuera de F pero que se mete en el interior del triángulo PCQ que está dentro de F (ver figura II.11).

IPB Image


Figura II.11


La figura convexa más pequeńa que contiene a una figura f es llamada el casco convexo de f (ver figura II.12) Por supuesto, cuando la figura es convexa, su casco convexo y ella coinciden.

IPB Image


Figura II.12


El casco convexo de f se obtiene al tomar la parte común de todas las posibles figuras convexas que contienen a f. En las figuras planas, otra forma de obtenerlo es considerar a Q más todos los posibles segmentos con extremos en f.

A continuación usaremos el hecho anterior para probar la siguiente propiedad de las figuras convexas.

Si toda línea soporte de una figura f toca a la frontera de f en un solo punto, es porque la figura f es convexa.

Demostración. Vamos a ver que cualquier punto A de la frontera del casco convexo de f está en f, con lo cual f será convexa, pues coincide con su casco convexo. Si A no estuviera en f, entonces A estaría en algún segmento PQ con extremos P y Q en Q —recordemos que el casco convexo de f se obtiene mediante f más todos los posibles segmentos con extremos en f. Por A pasa una línea soporte L del casco convexo de f (ver figura II.12). Como L debe pasar por A y dejar a P y a Q de un mismo lado, forzosamente L debe de pasar tanto por P como por Q, pero entonces L sería una línea soporte de Q que lo toca en al menos dos puntos. ĄImposible! A tiene que estar en f.

Volviendo a nuestra idea intuitiva de que las figuras convexas son las que no están abolladas, haremos notar otra de las propiedades características de las figuras convexas. Si una figura no está abollada, entonces cualquier punto que no esté en la figura puede ser separado de ella mediante una línea recta. No sucede así cuando la figura está abollada, precisamente en la abolladura se forma un hueco cuyos puntos no pueden separarse de la figura mediante una línea recta (ver figura II.13).

IPB Image


Figura II.13


Más precisamente: Si una figura F es convexa y A es un punto que no está en ella, entonces existe una línea que separa al punto A de la figura F . Y viceversa, si en una figura F para cualquier punto A exterior a ella, siempre es posible trazar una línea recta que separe a la figura Q del punto A, es porque la figura F es convexa.

Demostración. Tomemos una figura convexa F y un punto cualquiera que no esté en ella. Llamémosle A. De entre todos los puntos de F, pongamos nuestra atención en aquel que se encuentre más cerca de A y llamémosle B (ver figura II.14). Mostraremos que la línea L, que pasa por el punto medio del segmento AB y es perpendicular a éste, separa a F del punto A. Es decir, mostraremos que "arriba de L" —del mismo lado de A— no hay ningún punto de F . Si existiera un punto C de la figura del mismo lado de A, entonces, por ser F convexa, el segmento BC estaría dentro de F y por lo tanto habría en este segmento un punto de F cuya distancia a A es más pequeńa que la distancia de B a A. Esto es imposible pues habíamos escogido de antemano a B con la propiedad de ser el punto de F más cercano al punto A. Esto nos convence de que no existen puntos de F "arriba de L" y que, por lo tanto, la línea L separa a la figura F del punto A.

IPB Image


Figura II.14

Supongamos ahora que tenemos una figura F con la propiedad de que, para cualquier punto A exterior a ella, hay una línea recta que separa a la figura F del punto A. Queremos ver que F es una figura convexa. Para tal efecto tenemos que tomar dos puntos P, Q de F y verificar que el segmento que los une está también en F. Yo afirmo que el segmento PQ está dentro de F. Si alguien —digamos usted, lector— quisiera negarlo tendría, por supuesto, que mostrarme un punto A entre P y F que no estuviera en F. Supongamos que pudiera mostrármelo, entonces yo le pediría que dibujara una línea que dejara a P y a Q de un lado y a A del otro —pues hemos acordado que F está separado de A por una línea. Como es obvio que esto no es posible, pues A está en el segmento P quedaría claro que fue un error suponer que A no estaba en F y concluiríamos —los dos— que todo el segmento PQ está dentro de F. Es decir, hemos demostrado que F es convexa verificando que el segmento que une cualquier par de puntos de F también esta en F.

Como consecuencia de este hecho tenemos que las figuras convexas tienen la siguiente propiedad.

La parte común de todos los semiplanos que contienen a una figura convexa F es precisamente la figura F.

Demostración. Por supuesto F está en la parte común de todos los semiplanos que contienen a F, sin embargo, esta última figura pudiese ser más grande. Todo punto exterior a F puede separarse de F mediante una línea; entonces, para cada punto exterior de F, existe un semiplano que contiene a F pero en el cual no está dicho punto. Por lo tanto, tampoco está en la parte común a todos los semianos que contienen a F. Esto prueba que la figura F no es más chica que la parte común, sino que son iguales.

En este capítulo, hasta ahora hemos hablado de figuras, pero no de sólidos. Iniciaremos seńalando que todo lo que se afirmó para figuras es cierto para sólidos si procedemos con las definiciones correctas.

Decimos que un sólido es convexo si cada vez que tomamos dos puntos en él, el segmento que los une pertenece también a él.

Un plano soporte de un sólido es un plano que toca al sólido pero que lo deja totalmente contenido de un lado (es decir, en uno de los semiespacios determinados por él).

En un sólido podemos distinguir también tres clases de puntos: los puntos interiores, los puntos exteriores y los puntos frontera. Sus definiciones son análogas a las dadas para figuras, excepto que ahora las "bolitas alrededor de los puntos" son realmente bolitas, es decir, son tridimensionales. Por supuesto, entre un punto interior de un sólido y otro que no esté en el sólido, siempre hay un punto frontera y, si el sólido es convexo, entre dos puntos del sólido o bien todos los puntos son interiores o todos son frontera.

Al igual que las figuras, los sólidos convexos pueden caracterizarse —es decir, todo sólido convexo tiene esta propiedad y, si algún sólido tiene esta propiedad, es porque el sólido es convexo— por medio de las siguientes propiedades:

a) Por cada punto frontera del sólido pasa un plano soporte.
b) Cualquier punto exterior del sólido puede separarse de él mediante un plano.



Finalmente, mencionaremos que si en un sólido, todos sus planos soporte lo tocan sólo en un punto, entonces el sólido es convexo.
___________________________________________

icon_eek.gif
___________________________________________

#3 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 07 julio 2007 - 11:19

______________________________________________

Continuamos.... geometria... smile_004.gif icon_eek.gif
______________________________________________________


III. EL CÍRCULO



HAY ciertos hechos de la geometría que forman parte de la experiencia común; por ejemplo, todos sabemos que en una rueda, independientemente de su posición, el eje está exactamente arriba del punto donde la rueda toca al piso. Si en lugar de hacer rodar la rueda pensamos que el piso va tomando la posición de todas las tangentes del círculo, habremos demostrado un teorema de la geometría euclideana que dice que "si por un punto M de la frontera de un círculo trazamos una tangente, entonces ésta es perpendicular al radio del círculo que termina en M" (ver figura III.1).


IPB Image

Figura III.1



Esta sencilla propiedad del círculo lo caracteriza, es decir, si existiese otra figura f y un punto K en su interior, con la propiedad de que, al rodar ésta, el punto K siempre está exactamente arriba del punto donde f toca al piso, entonces f necesariamente es un círculo y el punto K su centro.

A través de este libro tendremos con frecuencia la necesidad de convencernos de que determinada figura es un círculo puesto que posee la propiedad antes mencionada. Es por ello que este capítulo está dedicado íntegramente a convencemos del siguiente hecho:

Sea F una figura acotada y K uno de sus puntos interiores. Supongamos que por cada punto frontera M de F pasa una línea soporte que es perpendicular a la línea que pasa por K y por M; entonces F es un círculo con centro en K.

IPB Image


Figura III.2



Demostración. Para empezar, F es convexa pues por cada punto de su frontera pasa una línea soporte. Además, cualquier línea que pase por el punto interior K, corta a la frontera de F en exactamente dos puntos y entre ellos (es decir, en el interior del segmento que los une) sólo hay puntos interiores.

La demostración de que F es necesariamente un círculo, si bien no es complicada, sí es un poco larga, motivo por el cual vamos a desglosarla, mostrando primero por separado cada una de las siguientes afirmaciones.

Supongamos que por cada punto frontera M de F pasa una línea soporte que es perpendicular a la línea que pasa por K y por M, entonces:


i) Si C es un círculo que se encuentra dentro de F y toca a lo frontera de F enel punto A, entonces el centro de C, el punto K y el punto A están sobre una misma línea.


IPB Image

Figura III.3

ii) Si L es una línea que pasa por K y corta a la frontera de F en los puntos P y Q, entonces el círculo cuyo diámetro es el segmento PQ está dentro de F.

iii) El centro del círculo de F es K.





Por ejemplo, con respecto a i) algo como lo que se muestra en la figura III.3 no es posible.

Empezaremos con la afirmación i). Es decir: "Supongamos que C es un círculo dentro de F cuyo centro O es diferente de K. Si C toca a la frontera de F en un punto A, entonces A, K y O están en una misma línea."

Esto se debe, sencillamente, a que por A pasa una línea soporte de F perpendicular a la línea que pasa por K y por A (ver figura III.4) Esta línea soporte, por estar C dentro de F es una tangente de C que pasa por A. Como en un círculo los radios son perpendiculares a las tangentes, la línea que pasa por K y por A tiene que pasar también por O, el centro de C


IPB Image

Figura III.4



Veamos ahora la afirmación ii).

Tomemos una línea cualquiera que pase por K. Llamémosla L. Sabemos, pues F es convexa, que L corta a la frontera de F en exactamente dos puntos que llamaremos P y Q.

Nuestro siguiente propósito es convencernos de que: "el círculo cuyo diámetro es el segmento PQ, está dentro de F."

Es decir, queremos comprobar que el círculo con centro en el punto medio del segmento PQ, que pasa por P y por Q, está dentro de F . Para ver esto, pensemos en el punto medio del segmento PQ, al que llamaremos O.

Primero veremos el caso en el que K es diferente de O. Llamemos C al círculo más grande con centro en O que se encuentre dentro de F. Veremos que tanto P como Q están en C, con lo que habremos terminado con este caso. Como C es el círculo más grande con centro en O que se encuentra dentro de F, C tiene que tocar la frontera de F en algún punto, de lo contrario, sería posible hacer crecer a C un poquito más. Supongamos que C toca a la frontera de F en el punto A. Por i), el punto A se encuentra en la misma línea en la que se encuentran K y O, es decir, el punto A está en la línea L, pero en la línea L sólo hay dos puntos de la frontera de F que son P y Q (ver figura III.5). Es decir, A tiene que ser alguno de estos dos puntos. En la figura III.5 vemos que A es diferente de P y Q lo cual es imposible, pues en ese caso el punto A, el punto K y O no estarían alineados. Finalmente, como O es el punto medio del segmento PQ, el círculo C tiene que pasar tanto por P como por Q que es lo que queríamos.

IPB Image


Figura III.5

_______________________________________________________________

icon_eek.gif
_______________________________________________________________

#4 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 11 julio 2007 - 05:09

_____________________________________________

Nos falta ahora comprobar el caso en el que K es el punto medio del segmento PQ. Como antes, queremos ver que el círculo con centro K, que pasa por P y por Q, está dentro de F . Veremos primero que cualquier círculo que pase por P cuyo centro esté en el segmento PQ está dentro de F. Tomemos un punto cualquiera R entre P y K, y consideremos el círculo más grande con centro en R que esté dentro de F. Este círculo debe de tocar la frontera de F en algún punto, digamos en el punto B. Como B, K y R están en la misma línea, es decir, en la línea L, B tiene que ser o bien P o bien Q. Como R fue tomado entre P y K, B tiene que ser el punto P. Es decir, cualquier círculo que pase por P cuyo centro esté entre P y Q, está dentro de F, pero entonces todo el interior del círculo cuyo diámetro es el segmento PQ está dentro de F (ver figura III.6).


IPB Image

Figura III.6



Todo lo anterior está muy bien, pero lo que queremos es ver que el círculo C, cuyo diámetro es PQ, está dentro de F . Si no fuera así, existiría un punto Z, distinto de P y de Q, en la frontera de C, que no estaría en F . Este punto Z sería un punto exterior de F, por lo que existiría una pequeńa bolita alrededor de él, totalmente afuera de F; sin embargo, esto es imposible pues esta bolita mordería el interior del círculo C, que ya vimos que está dentro de Q (ver figura III.6). Hemos pues acabado de convencemos de que cualquier línea que pasa por K corta a F en un segmento y, el círculo cuyo diámetro es este segmento está dentro de F .

Continuemos con la afirmación iii), pero antes hablemos un poco sobre el circuncírculo y el incírculo de una figura cualquiera.

El círculo más pequeńo que contiene a una figura y es llamado el circurncírculo de y. El círculo más grande contenido dentro de una figura y es llamado el incírculo de y ( ver Figura III.7).


IPB Image

Figura III.7



Éstos, por supuesto, no son necesariamente concéntricos. En un rectángulo existe un solo circumcírculo, pero varios incírculos (ver figura III.7). En general puede haber varios incírculos pero el circumcírculo es siempre único. Si existiera una figura y con dos circumcírculos, digamos C1 y C2, entonces y estaría dentro de C1 y dentro de C2 por lo que habría un círculo más pequeńo que contiene a la parte común de C1 y C2 y por lo tanto a y (ver figura III.icon_cool.gif.

IPB Image


Figura III.8



En seguida nos propondremos ver que para nuestra figura F, el incírculo es único pues su centro es el punto K.

Escojamos uno de los incírculos de F y llamémoslo u. Denotemos por O a su centro. El círculo u debe de tocar a la frontera de F en al menos dos puntos, de lo contrario, si sólo la toca en un punto, despegándolo sería posible encontrar un círculo más grande dentro de F. Sean X y Y dos puntos distintos que se encuentren en u, pero también en la frontera de F. Por i), en la línea que pasa por K y por X está O. Por la misma razón, en la línea que pasa por K y por Y está O, el centro de u. Las posibilidades que tenemos, ante estos dos hechos, son las siguientes:

a) K es igual a O, es decir, K es centro del incírculo u, o

b) K es distinto de O, en cuyo caso, el punto X y el punto Y son diametralmente opuestos en u, y K se encuentra en el segmento XY digamos entre X y O.


IPB Image

Figura III.9



Para acabar de convencernos de que K es el centro de u y por lo tanto de que el incírculo de F es único, basta ver que el caso b) es imposible. Pensemos en una línea que pase por K y sea perpendicular al segmento XY (Véase figura III.9) Esta línea corta a F en un segmento, llamémoslo T. Esta misma línea corta a u en otro segmento, llamémoslo S. Por supuesto, S está dentro de T. El círculo con centro en K que pasa por X está dentro de u y sólo toca a la frontera de u en X. Por lo tanto, X esta en el interior del círculo cuyo diámetro es S, que está dentro del círculo cuyo diámetro es T que, a su vez, por ii), está dentro de F. Todo esto es imposible, porque X no es un punto interior sino un punto frontera de F. Por lo tanto, el caso b) no puede darse y la única posibilidad que nos queda es que K sea el centro de u.

IPB Image


Figura III.10



Ahora, una vez que hemos acabado con las afirmaciones i), ii) e iii), será muy fácil ver que el incírculo u de F, y F coinciden. Sea P cualquier punto de la frontera de F. żCuál? El que usted escoja. Comprobaremos que P está en el incírculo u. Sea L la línea que pasa por K y por P. Como sabemos, L corta a la frontera de F exactamente en P y en algún otro punto, digamos Q. (Ver figura III.10). Por ii), el círculo cuyo diámetro es el segmento PQ está dentro de F, pero también contiene a u. Como u es el círculo más grande dentro de F, u y el círculo cuyo diámetro es el segmento PQ coinciden. Es decir, P está en u. Finalmente, ya que P fue cualquier punto de la frontera de F, el incírculo de F y F coinciden, esto es: F es un círculo.


___________________________________

smile_004.gif
____________________________________

#5 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 16 julio 2007 - 03:38

______________________________________________

Seguimos...

LA CARA OCULTA DE LAS ESFERAS


IV. EL "LIBRO ESCOCÉS"


EN LA matemática, como en cualquier otro arte, existen corrientes, influencias y misteriosas afinidades. Mi vida como matemático ha estado ligada sin que yo así lo hubiera decidido, a la escuela polaca de matemáticas y al maravilloso y mágico mundo que rodea, no a ese libro, sino a ese mito que es el "Libro escocés". No recuerdo quién me habló o dónde oí hablar por primera vez del "Libro escocés" . Sólo recuerdo haber quedado hechizado por la noticia de la existencia de un cuaderno de problemas de matemáticas escrito en un café o en un bar polaco por unos, más que matemáticos, bohemios. Recuerdo haber oído que el cuaderno fue enterrado en un campo de futbol durante la segunda Guerra Mundial y recuperado misteriosamente al término de ésta, sin que en ese momento se supiera bien a bien dónde estaba y qué tipo de problemas contenía. Me imaginaba, no a Banach, a Ulam o a Steinhaus, sino a nuestros bohemios: Díaz Mirón, Gutiérrez Nájera, Acuńa, y en el colmo del delirio, a mí mismo, pasar los días en un bar, platicando de poesías, mujeres y matemáticas, por el solo gusto de derrocharse la vida por ellas, pensando en ellas. Tenía noticias también de que los autores ofrecían botellas de cognac, de whisky, o un simple café, como recompensa a quien resolviera alguno de sus problemas.

Ese era el mito, la realidad no estaba muy lejos.

Dejemos que Ulam, uno de los autores del "Libro escocés", nos la relate:

Para aquellos que no lo sepan, empezaré diciendo que el así llamado "Libro escocés" (Scottish Book) es una colección informal de problemas en matemáticas. Empezó a escribirse en Lvov, Polonia —mi ciudad natal— en 1935; cómo y por qué, será explicado a su debido tiempo. La mayoría de los problemas fueron propuestos por un pequeńo grupo de matemáticos de la localidad, entre los que me encontraba yo. De hecho, muchos de los primeros problemas se originaron antes de 1935 —quizá seis o siete ańos antes— durante el periodo en el que aún era yo estudiante. Como principiante, asistía regularmente a todos los seminarios y conferencias en el campo de mi interés, y me hice amigo de varios de los viejos matemáticos ya establecidos. Fue entonces cuando me permitieron tomar parte en las discusiones informales —generalmente discutíamos dos o tres al mismo tiempo—, lo que era la manera usual de convivir entre los matemáticos del Lvov de antes de la segunda Guerra. Por muchos ańos, yo fui invariablemente el más joven de ese grupo; al final apareció Mark Kac y tuve que cederle el privilegio de haber sido el más joven durante cinco ańos. La historia del "Libro escocés" podría también ser llamada "La rivalidad entre dos cafés", el Café Roma y el de al lado, el Café Szkocka, o Café Escocés. Estos dos establecimientos están situados en una pequeńa placita a unos 50 o 100 metros de la Universidad de Lvov. No hace mucho, mi amigo Mazur —uno de los autores más prolíficos representados en el "Libro escoces"— me envió una postal en la que aparecen estos dos cafés tal y como estaban a principios de los ańos setenta (quizá estén aún ahí). Hasta donde pude ver, nada ha cambiado desde aquellos días antes de la segunda Guerra Mundial. Para nuestra historia, el Café Roma fue, en un principio, el más importante de estos dos cafés. Fue ahí en donde los matemáticos empezaron a reunirse después de las reuniones semanales de nuestra sección de la Sociedad Matemática Polaca. Estas reuniones tenían lugar comúnmente los sábados en un salón de seminarios de la Universidad —y por lo tanto cercano a los cafés—. Podían ser en la tarde o en la mańana. Usualmente el programa consistía en pláticas que duraban cuatro o cinco minutos; las pláticas de media hora eran poco comunes y, afortunadamente, las pláticas de una hora eran muy raras. Por supuesto había cierta discusión en el salón de seminarios, pero la discusión realmente fructífera se daba en el Café Roma después de que la reunión se acababa oficialmente.

_________________________________________________________________


#6 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 18 julio 2007 - 07:36

______________________________________________

Continuamos.... al parecer, solo para matematicos smile_004.gif smile_031.gif icon_eek.gif
_______________________________________________

IPB Image

Figura IV. 1 El Café Escocés a principio de los ańos setenta.


Entre los matemáticos ya formados que frecuentaban el Café Roma, el más prominente era sin lugar a dudas Banach. Los otros profesores titulares o asistentes eran Stozek, Ruziewick, y Lomnicki. Además asistían algunos ayudantes jóvenes y uno que otro estudiante como yo. Kuratowski, que era profesor en el Instituto Politécnico, y Steinhaus, que estaba en la Universidad, preferían ir a un café más elegante. Pero Banach, Mazur y algunos visitantes como Sierpinski, eran clientes del Café Roma. Ahí nos sentábamos a discutir matemáticas, chiquiteando una taza de café o de té, durante tres o cuatro horas —algo que aún puede hacerse en algunos cafés de París. Además de matemáticas, había ajedrez. Auerbach era un jugador muy fuerte. Frecuentemente jugaba una o dos partidas con Stozek o Nikliborc mientras Banach miraba y por supuesto metía su cuchara. Pero además de todo esto, los matemáticos continuábamos con la discusión que habíamos empezado más temprano en la reunión de la Sociedad Matemática. La atmósfera que se vivía, especialmente en Lvov, era de una colaboración entusiasta; la gente estaba realmente interesada en los problemas de los otros. Esto también era cierto en Varsovia, en donde había muchísima colaboración entre topólogos, aquéllos que hacían teoría de conjuntos, y lógicos. En Lvov, el interés no sólo estaba en la teoría de conjuntos sino, debido a la influencia de Steinhaus y Banach, también en el análisis funcional y algunos otros campos. Fue Steinhaus quien descubrió a Banach; de hecho, solía decir que fue su descubrimiento más grande. Steinhaus cuando joven, fue profesor en Cracovia, una ciudad que se encuentra a 300 kilómetros al oeste de Lvov. Una mańana, mientras caminaba por un parque, oyó discutir a dos jóvenes, que se encontraban sentados en una banca, acerca de la integral de Lebesgue. La integral de Lebesgue era en ese entonces una teoría muy novedosa (esto sucedía en 1917). Steinhaus estaba tan intrigado que comenzó a platicar con los dos jóvenes, uno de los cuales era Banach. Quedó muy impresionado y desde entonces apoyó y aconsejó a Banach para que continuara con sus estudios. Banach, por otro lado, era una persona muy excéntrica en sus hábitos y en su vida personal. Jamás presentó un examen, pues los odiaba intensamente. Pero escribió tantos artículos originales y propuso tantas nuevas ideas, que ańos más tarde fue premiado con el grado de doctor sin haber pasado por ninguno de los exámenes regulares. Todo esto sucedía a finales de la primera Guerra Mundial, alrededor de 1919.



IPB Image

Figura IV.2 Del "Libro escocés" original, manuscrito de Banach.


Pero para volver a la escuela polaca de matemáticas, a los cafés y al "Libro escocés" debo seńalar que las áreas tratadas por nosotros formaban parte de algo muy novedoso. La teoría de conjuntos era todavía muy nueva y la topología de conjuntos más aún. La teoría de funciones de variable real y la idea de espacio de funciones fueron, en cierto sentido, descubiertas y desarrolladas en Polonia, específicamente en Lvov. Aún no he explicado cómo nació esta colección de problemas. Volvamos entonces al Café Roma y a Banach. Él solía pasar horas, y aun días enteros ahí, especialmente hacia el final del mes, que era cuando la Universidad pagaba. Un día se enojó muchísimo, pues ya no le querían fiar en el Café Roma y decidió cambiarse al Café Escocés que se encontraba en la puerta de al lado, a sólo diez metros del Roma. Stozek y algunos químicos y físicos continuaron frecuentando el Roma, pero el Café Escocés se convirtió, desde ese momento, en el lugar de reunión de un pequeńo grupo de matemáticos, que incluían a Banach, a Mazur, a mí, y ocasionalmente a algunos otros. A esto se debe que muchos de los problemas de esta colección lleven nuestros nombres. Había, por supuesto, visitantes, mi amigo Schreier entre otros, pero los consumidores habituales éramos nosotros tres. żCómo nació el libro? Un día Banach decidió que ya que hablábamos de tantas cosas, deberíamos escribir las ideas, cuando era posible, para que no se nos olvidaran. Trajo un cuaderno muy largo y muy bien empastado en el que empezamos a escribir los problemas. El primero de ellos tiene la fecha del 17 de julio de 1935. Esto sucedió cuando yo todavía vivía en Polonia. El cuaderno era guardado en el Café Escocés por un mesero que conocía el ritual —cuando Banach o Mazur llegaban, bastaba con que dijeran "el libro, por favor", para que el mesero lo trajera inmediatamente junto con unas tazas de café. Los ańos pasaron, hubo más y más problemas propuestos por otros matemáticos polacos, Borsuk, por ejemplo —un topólogo amigo mío de Varsovia— y muchos otros. El "Libro" creció y llegó a ser una colección de unos 190 problemas, de los cuales ahora, cerca de cincuenta ańos más tarde, tres cuartas partes han sido resueltos. Algunos de los problemas fueron propuestos sin que se hubiera pensado mucho desde antes en ellos; pocos fueron resueltos inmediatamente. Todo esto está anotado en el libro. El documento permaneció en Polonia. En mi último viaje a Polonia antes de la guerra, en el verano de 1939, Mazur, más realista que yo acerca de la situación del mundo, me dijo que creía que una gran guerra era inminente. Dijo que nuestros resultados acerca de grupos numerables, entre otros, algunos de los cuales no estaban publicados para entonces, no deberían de perderse. Entonces propuso que cuando viniera la guerra pondría el libro en una pequeńa caja y lo enterraría donde pudiera ser encontrado más tarde, cerca de la portería de un campo de futbol. Nunca supe si ésta fue la forma en la que el "Libro escocés" fue conservado, pues cuando volví a ver Mazur en Varsovia hace pocos ańos olvidé preguntarle. De cualquier forma el "Libro escocés" sobrevivió la guerra y Banach lo tuvo a la mano. Cuando Banach murió en 1945, su hijo Stephan Banach, Jr. (ahora un neurocirujano en Varsovia) lo encontró, y se lo enseńó a Steinhaus inmediatamente después de la guerra. Steinhaus entonces lo copió a mano palabra por palabra y en 1956 me envió esta copia a los Alamos. Yo lo traduje y le saqué en mimeógrafo 300 copias, después envié por correo esas copias a varias universidades tanto de aquí como del exterior y se lo envié también a varios amigos. Desde entonces, el libro empezó a conocerse en los círculos matemáticos.


_______________________________________________________

#7 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 27 julio 2007 - 09:28

______________________________________________________

Seguimos...


Una vez terminado el relato de Ulam (que hemos traducido en sus partes esenciales), diremos que el "Libro escocés" consta de exactamente 193 problemas, algunos de ellos resueltos, algunos otros aún sin resolverse.

Los temas que se tocan son muy variados, pero todos ellos tienen como común denominador la sencillez y nitidez con la que están planteados. Todos ellos fueron escritos en el cuaderno original, en el Café Escocés, ya sea por el grupo de matemáticos que lo frecuentaba o por amigos suyos que llegaban de visita. La mayoría de los problemas están planteados por Banach, Ulam, Steinhaus o Mazur, pero existen además nombres tan famosos como: Erdoz, Frechet, Infeld, Kuratowski, Sierpinski, Eilenberg, Lusternik, von Neumann, Knaster, Alexandroff, etc. Aunque Ulam afirma que los primeros problemas datan del ańo de 1928, el primer problema tiene la fecha del 17 de julio de 1935 y el último la fecha del 31 de mayo de 1941.

Muchos de los problemas permanecen aún sin resolverse y los premios o recompensas que se ofrecen van desde una botella de champagne, una botella de whisky, una botella de vino, una copa de brandy, una cerveza pequeńa, una taza de café, 100 gramos de caviar, cenas en varios restaurantes, hasta un kilo de tocino o un ganso vivo.


Hablaremos sobre un problema en particular de este libro: el problema número 19, planteado por Ulam:

Si un sólido de densidad uniforme tiene la propiedad de flotar en equilibrio —sin voltearse— en cualquier posición en la que se le deje, żdeberá ser éste necesariamente una esfera? En particular, cuando la densidad es cero: Si un sólido descansa en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje sobre una superficie plana horizontal, żdeberá ser éste una esfera?

Existe una versión bidimensional de este problema —se refiere a figuras y no a sólidos. En este caso, pensamos en un cilindro de densidad uniforme y suponemos que el cilindro tiene la propiedad de que, mientras su eje permanezca paralelo a la superficie del agua, flota en equilibrio, de acuerdo con la Ley de Arquímedes, sin voltearse en cualquier posición en la que se le deje. żDeberá ser este cilindro un cilindro circular?

En 1938, H. Auerbach —el mismo que era muy buen jugador de ajedrez en el Café Roma— estudió el caso cuando la densidad es un medio. Se dio cuenta de que cuando la sección transversal del cilindro es radialmente simétrica, entonces el cilindro tiene que ser un cilindro circular. Sin embargo, y es lo más sorprendente, mostró que en general el cilindro no necesariamente es circular.

En la figura IV.3 mostramos dos posibles soluciones. En ambas existe un segmento de línea que rota dentro de la figura y que, en cada posición, corta el área y el perímetro a la mitad.


IPB Image

Figura IV.3



En 1921 el matemático Zindler encontró figuras F con la curiosa propiedad de que todas las cuerdas que cortan el área de F a la mitad tienen la misma longitud y cortan el perímetro también a la mitad. Auerbach probó que son precisamente estas figuras, o curvas de Zindler, aquellas que flotan en equilibrio en cualquier posición cuando la densidad es un medio. Más adelante describiremos un método más o menos sencillo para trazar curvas de Zindler.

El problema original —en tres dimensiones— adquiere a la luz de estos ejemplos un aspecto mucho más interesante e intrigante —después de los ejemplos de Auerbach no es fácil decidirse por un sí o por un no como respuesta— y aun después de más de cincuenta ańos "nadie sabe la respuesta".

Con respecto al segundo problema —cuando la densidad es cero— vamos a ver en el siguiente capítulo que la respuesta es un rotundo sí —tanto en la versión bidimensional como en la versión original.

Quizá el caso más simple que queda aún sin responder se refiere a la versión bidimensional, cuando la densidad es distinta de cero o un medio, y la sección del cilindro es radialmente simétrica. Es decir, nadie conoce —que yo sepa— la respuesta a la siguiente pregunta:

Si un cilindro con densidad uniforne distinta de cero y un medio, cuya sección transversal es radialmente simétrica, tiene la propiedad de que flota en equilibrio —manteniendo su eje paralelo a la superficie del agua— en cualquier posición en la que se le deje, żdeberá ser éste un cilindro circular?

______________________________________________________

icon_eek.gif
_______________________________________________________

#8 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 28 julio 2007 - 06:27

_____________________________________________________________

Seguimos.... pero es para matematicos y aficionados.... icon_eek.gif smile_004.gif


V. EQUILIBRIO EN CUALQUIER POSICIÓN


EL PROPÓSITO de este capítulo es dar una respuesta afirmativa al siguiente problema de Ulam.
Si un sólido descansa en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje sobre una superficie plana horizontal, żdeberá ser éste una esfera?


Empezaremos pensando en la versión bidimensional del problema. Para abordarlo necesitamos algunas definiciones, —no muchas— y un criterio de equilibrio.

Para todo sólido, o para toda figura, existe un punto que se comporta como si toda la masa estuviese concentrada en él. A este punto lo llamaremos el centro de masas de la figura o del sólido.

Si y es una figura, K es su centro de masas y L es una línea soporte de y, denotamos por LK al punto sobre L que es el pie de la perpendicular a L que pasa por K (ver figura V.1). Si pensamos que L es el piso, entonces LK denota al punto sobre el piso que está exactamente abajo del centro de masas de y.


IPB Image


Figura V.1



Decimos que una figura y está en equilibrio con respecto a una línea soporte L de y si sobre L, tanto a la izquierda de LK (incluyendo a LK como a la derecha de LK (incluyendo a LK podemos encontrar puntos de y. Intuitivamente estos puntos de y, a la izquierda y a la derecha de LK, serán los puntos de apoyo de la figura y que permiten que ésta no se voltee ni hacia la derecha ni hacia la izquierda. El caso extremo en el que LK es el único punto en el que se apoya y, la figura está en equilibrio, pues hemos acordado que LK está tanto a la derecha como a la izquierda de sí mismo. La siguiente serie de figuras ilustra, de acuerdo con el criterio anterior, cuando una figura está o no en equilibrio.

IPB Image


Figura V.2



Una figura está en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje si está en equilibrio con respecto a cualquiera de sus líneas soporte.

A continuación demostraremos que si una figura "está en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje", es porque la figura es un círculo. Recordemos que una interpretación física de este problema se refiere a que el cilindro circular es el único cilindro que tiene la propiedad de que, mientras su eje es paralelo a la superficie plana, permanece en equilibrio sin voltearse, en cualquier posición en la que se le deje.

Si una figura y está en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje y L es una línea soporte de y entonces L toca a la figura y sólo en el puntoLK.

Demostración. Supongamos que no: supongamos que existe una linea soporte L —podemos pensarla como el piso— y un punto X sobre ella, distinto de LK en donde y se apoya (ver figura V.3). Veremos que esto es imposible, pues si así fuera existiría una (posición) línea soporte con respecto a la cual y no está en equilibrio. De hecho, intuitivamente, la demostración consistirá de "palanquearse" en el punto X para desequilibrarla.

Sea R el rayo que parte de K y pasa por el punto medio de LK y X, al que llamaremos a. Perpendicular a este rayo, quizá muy abajo, existe una línea L1 que no toca a la figura y y que corta al rayo R en un punto al que llamaremos b. Vamos a deslizar paralelamente la línea L1 hasta que toque a la figura y. Al deslizarla, el punto b se irá desplazando sobre R hacia el punto K. Sean L1' y b' las posiciones finales de L1 y b en su viaje hacia y. En su camino, b nunca sale a la superficie. Quiero decir; "el punto b' está bajo tierra y con él también uno de los rayos de L1' que empieza en b' " (véase figura V.3). Si no fuera así, querría decir que en su camino b pasó por a. Un poquito antes de ese momento la línea L1 aún no tocaba a la figura —quedamos en que la línea L1 se paraba en el momento en que tocara a la figura—, pero esto es imposible pues, siendo a el punto medio de X y LK' , la línea que pasa por a y es paralela a L1 deja a K de un lado y a X del otro.

IPB Image


Figura V.3



Giremos un poco la cabeza y pensemos que ahora el piso es L1. Es claro que y no está en equilibrio con respecto a L1 pues a un lado de b' no hay ningún punto en donde y se apoye.

Si una figura y está en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje es porque la figura es un círculo.

Demostración. Para mostrar que la figura y es un círculo vamos a hacer uso del resultado principal del capítulo III. Con tal motivo necesitamos comprobar que por cada punto frontera M de y pasa una línea soporte que es perpendicular al segmento KM, donde K es el centro de masas de y. Como cualquier línea soporte de y corta a y en un solo punto, la figura y es convexa. Tomemos un punto M de la frontera de y y ya que y es convexa tracemos una línea soporte L de y por M. Nosotros sabemos que L corta a la figura y precisamente en el punto LK, donde LK es el punto sobre L con la propiedad de que el segmento MLK es perpendicular a L. Por tanto, el segmento KM es perpendicular a la línea soporte L, que era lo que necesitábamos comprobar. Una vez hecho esto, por el resultado principal del capítulo III, sabemos que y es un círculo.


Pasemos a trabajar con sólidos que estén en equilibrio en cualquier posición en la que se les deje.

En forma análoga a lo hecho en las figuras, si q es un sólido, K es su centro de masas y P es una plano soporte de q, denotamos por PK al punto sobre P que es el pie de la perpendicular a P que pasa por K (ver figura V.4). Si pensamos que P es el piso, entonces PK denota al punto sobre el piso que está exactamente abajo del centro de masas de q.

Intuitivamente, un sólido q está en una posición en la que pierde el equilibrio, es decir, se cae, si sobre el piso existe una línea que separa a todos los puntos de apoyo del sólido, del punto del piso que está abajo del centro de masas (ver figura V.4).


IPB Image

Figura V.4



Fíjese que en tal caso existe una línea en el piso que pasa por el punto que está abajo del centro de masas, que no toca al sólido y que deja a los puntos, en los que el sólido se apoya sobre el piso, en uno de los lados determinados por ella

Es por esto que vamos a decir que un sólido q está en equilibrio con respecto a un plano P si cualquier línea de P que pase por Pk, o bien toca a q o deja a puntos de Q a ambos lados de ella.

De hecho, lo que estamos diciendo es que q está en equilibrio con respecto al plano P, si cualquier subconjunto convexo de P que contenga a los puntos en los que q toca a P, también contiene a Pk. Es decir, si Pk está en el casco convexo de la parte común entre P y q.

Finalmente, un sólido q está en equilibrio en cualquier posición en la que se le de, si está en equilibrio con respecto a cualquiera de sus planos soporte.

Supongamos que q es un sólido que está en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje; entonces todas sus sombras son figuras que están en equilibrio en cualquier posición en las que se les deje. żHa visto usted perder el equilibrio a alguna sombra sin que lo pierda quien la proyecta?

Demostración. Vamos a ver que si en alguna dirección la sombra de q no está en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje; entonces, el sólido tampoco está en equilibrio en cualquier posición en la que se lo deje. De esta manera, si q está en equilibrio también lo estarán todas sus sombras. Supongamos por tanto que la proyección de q en la dirección d sobre el plano P1, a la que llamaremos y no está en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje (ver figura V.5). Entonces existe en P1 una línea soporte L de y y un punto T de ella que no está en y, pero que tiene la propiedad de que todos los puntos en los que y toca a L están de un lado de T y Lk está del otro lado. Llamemos P a el plano paralelo a la dirección d que corta a P1 en L, y sea L1 la línea paralela a la dirección d que corta a P1 en el punto T. Es fácil ver que P es un plano soporte de q y que la línea L1 de P no toca a q pero deja a los puntos en los que q se apoya en P de un lado y a PK del otro lado. Evidentemente, el sólido Q no está en equilibrio con respecto al plano soporte P.



IPB Image

Figura V.5



De lo anterior se deduce que si un sólido está en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje entonces todas sus proyecciones son círculos y, por lo tanto, que:

Si un sólido descansa en equilibrio en cualquier posición en la que se le deje sobre una superficie plana horizontal, entonces el sólido es una esfera.

__________________________________________________________

#9 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 01 agosto 2007 - 05:58

_______________________________________________________-

VI. FIGURAS DE ANCHO CONSTANTE



EL CÍRCULO es el lugar geométrico de todos los puntos que equidistan de un punto fijo llamado centro. Es precisamente debido a esta propiedad que las ruedas tienen forma circular. Si ponemos un eje en el centro, al rodar el círculo, debido a que todos los rayos tienen la misma longitud, el eje no sube ni baja, sólo se traslada, siempre a la misma altura sobre el piso.


IPB Image

Figura VI.1



Antes de ser usado como rueda, el círculo tuvo otra aplicación más primitiva, la de ser usado como rodillo. Si colocamos un bloque muy pesado sobre varios rodillos circulares, al rodar éstos, el bloque se traslada sin subir ni bajar, siempre a la misma altura sobre el piso.

Es interesante observar y difícil de creer que estas dos aplicaciones del círculo, rueda y rodillo, están basadas sobre principios radicalmente diferentes, es decir, la propiedad característica del círculo que le permite ser usado como rueda es radicalmente distinta a la propiedad del círculo que le permite ser usado como sección transversal de un rodillo. Tan es así que sólo puede haber ruedas circulares, pero existen rodillos no circulares que, sorprendentemente, funcionan tan bien como los rodillos circulares.

Veamos cuál es la propiedad del círculo que permite que los rodillos circulares funcionen adecuadamente. Esta propiedad no tiene nada que ver con el centro del círculo, lo importante es que el rodillo circular, al rodar, mantiene al bloque siempre a la misma altura sobre el piso, debido a que el ancho del círculo es el mismo en cualquier dirección. Si los rodillos tuviesen forma elíptica, es claro que al rodar éstos, el bloque subiría, bajaría y acabaría finalmente por desequilibrarse y caerse. Esto se debe a que en diferentes direcciones, una elipse tiene diferentes anchos (ver figura VI.2).


IPB Image

Figura VI.2



Existen figuras distintas del círculo con la propiedad de que en cualquier dirección que se tomen, su ancho es el mismo y por tanto, usadas como secciones de rodillos, funcionan tan bien como los rodillos circulares.

Veamos primero que significa el ancho de una figura y en una dirección dada. Tomemos una dirección y líneas soporte perpendiculares a está dirección que aprisionen a y. La distancia entre estas dos líneas es el ancho de y en esta dirección (ver figura Vl.3).

IPB Image


Figura VI.3



Es claro que si para dos direcciones diferentes el ancho de una figura no es el mismo, entonces esta figura, al ser usada como sección de un rodillo, producirá en el bloque que se pretende trasladar un movimiento hacia arriba y hacia abajo.

Las figuras que tienen el mismo ancho en cualquier dirección son llamadas figuras de ancho constante.

A estas alturas supongo que es urgente conocer una figura de ancho constante distinta del círculo. Quizá la más sencilla sea el triángulo de Reuleaux:

Sea ABC un triángulo equilátero de lado, digamos, uno (es decir, todos los lados del triángulo miden uno). Con centro en A y radio uno tracemos un arco de círculo de B a C (ver figura v.4). Con centro en B y radio uno tracemos un arco de círculo de C a A. Finalmente, con centro en C y radio uno tracemos un arco de circulo de A a B. La figura así obtenida se llama triángulo de Reuleaux.

IPB Image


Figura VI.4



La siguiente serie de dibujos (figura VI.5) nos convencerá de que rodillos cuyas secciones transversales son triángulos de Reuleaux funcionan tan bien como los rodillos circulares. En ellos se muestra a uno de estos triángulos de Reuleaux rodar entre el piso y un bloque de cemento. El triángulo de Reuleaux, al rodar, siempre toca el piso y el bloque. En el primer movimiento el triángulo se apoya en C y el arco AB resbala sobre el bloque, en cambio en el segundo movimiento el arco BC rueda sobre el piso mientras el vértice A se desplaza pegado al bloque.


IPB Image

Figura VI.5



Lo anterior prueba que el triángulo de Reuleaux es una figura de ancho constante; sin embargo, para reafirmarlo vamos a dar una demostración directa de que el ancho en cualquier dirección es siempre uno:

Tomemos una dirección d cualquiera. Es fácil ver que existe una línea L perpendicular a la dirección d que es tangente a alguno de los arcos de círculo que forman el triángulo de Reuleaux. Digamos, por ejemplo, que L es tangente al arco AB en X (ver figura VI.6). La perpendicular a L por X pasa por C, que es el centro del arco AB. Por otro lado, la línea L', paralela a L que pasa por C, es una línea soporte. El ancho del triángulo de Reuleaux en la dirección d está dado por la distancia entre L y L', que es uno, pues es la longitud del segmento CX. Es decir, el ancho en la dirección d es uno y por lo tanto el ancho en cualquier dirección es también uno.


IPB Image

Figura VI.6



El triángulo de Reuleaux forma parte de un mecanismo muy sencillo que actualmente es usado en la mayoría de los proyectores de cine —es a este mecanismo a quien por cierto le deben su peculiar sonido. Para evitar una imagen borrosa, la película debe correr mientras el objetivo está cerrado y pararse mientras el objetivo está abierto. Para obtener este tipo de movimiento necesitamos un mecanismo que transforme el movimiento circular uniforme en un movimiento que alterne los periodos de descanso con los periodos de movimiento. A continuación describimos este mecanismo.

El mecanismo o aparato consta de dos partes: la primera es una tabla, digamos de madera, en donde existen dos ranuras y una abertura, tal y como lo muestra la siguiente figura VI.7.

IPB Image


Figura VI.7

____________________________________________

icon_eek.gif smile_004.gif
____________________________________________

#10 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 04 agosto 2007 - 11:46

_______________________________________

Ojala sea de utilidad para los matematicos.... icon_eek.gif icon_eek.gif smile_067.gif


Para fijar ideas, supongamos que el ancho de la abertura es de diez centímetros. Por cada una de las ranuras corre un tornillo pegado, digamos, a la pared, que sólo le permite a la tabla moverse hacia arriba o hacia abajo, pero nunca hacia los lados.

La segunda parte del mecanismo consta de un disco con la forma de un triángulo de Reeuleaux de diez centímetros de ancho, sujeto a un eje por el punto A. El eje trasmite el movimiento circular uniforme, lo que produce que el disco dé vueltas alrededor del eje (ver figuraVI.8 ).

IPB Image



Figura VI.8



Finalmente, el disco se encuentra encajado dentrode la abertura de la tabla (figura VI.9).


IPB Image

Figura VI.9



El disco, al girar uniformemente, produce un movimiento —ascendente o descendente— en la tabla, movimiento que describiremos a continuación (ver figura VI.10).

Mientras el disco gira de la posición 1 a la posición 2, el arco BC del disco simplemente se desliza sobre la pared inferior de la abertura sin producir movimiento alguno en la tabla. Por el contrario, mientras el disco gira de la posición 2 a la posición 3, éste empuja a la tabla hasta que alcanza su altura máxima, precisamente en la posición 3. Entre la posición 3 y la posición 4 la tabla permanece en su altura máxima, pues el arco BC del disco simple y sencillamente se desliza sobre la pared superior de la abertura. Finalmente, mientras el disco gira entre la posición 4 y la posición 1, la tabla baja hasta alcanzar su altura mínima en donde permanecerá hasta que el disco pase por la posición 2. De esta manera, el disco gira alrededor del eje A mientras la tabla sube y baja intercalando periodos de reposo cuando alcanza su altura máxima o mínima.

IPB Image


Figura VI.10



Existen muchas figuras de ancho constante. Por ejemplo, es fácil construirlas sobre polígonos regulares (con número impar de lados)..

IPB Image


Figura VI.11



Existen otras sin picos:

IPB Image


Figura VI.12



o algunas otras poco simétricas, como la siguiente:

IPB Image


Figura VI.13



Para trazarla, empecemos por un cuadrado ABCD cuya diagonal tenga longitud, digamos, uno. Sean E y F puntos tales que las distancias ED, EC, FA y FD sean todas uno. Con Centro en D y radio uno tracemos el arco EF que pasa por B. Con centro en C y radio uno tracemos el arco AE. Con centro en A tracemos arco FC y, finalmente, con centros en E y F los arcos DC y AD respectivamente.

Todas las figuras de ancho constante que hemos descrito poseen arcos de círculo, pero es posible construirlas sin que ningún pedacito sea un arco de círculo.

Mencionaremos algunas de las propiedades más interesantes de las figuras de ancho constante.

i) Toda figura de ancho constante uno tiene diámetro uno.

ii) Toda figura de ancho constante uno tiene perímetro p.

iii) Entre las figuras de ancho constante uno, la de más área es el círculo y, la de menor área es el triángulo de Reuleaux.

iv) El incírculo y el circumcírculo de una figura de ancho constante uno son concéntricos y la suma de sus radios es uno.

v) La única figura de ancho constante radicalmente simétrica es el círculo.

Normales y binormales

Una de las características esenciales de las figuras de ancho constante es que poseen —al igual que los círculos— diámetros. Estos diámetros son aquellos segmentos de la figura con longitud máxima de cuyo comportamiento se desprenden las propiedades principales de una figura de ancho constante. A diferencia del círculo, los diámetros de una figura de ancho constante no concurren siempre en un punto, y cuando así lo hacen es porque la figura o es un círculo o posee un arco de círculo. Para identificar aquellos segmentos con longitud máxima dentro de una figura de ancho constante es preciso empezar viendo qué tan lejanos entre sí pueden estar dos de sus puntos.

La distancia entre cualquier par de puntos de una figura de ancho constante h es siempre menor o igual a h.

Esto se debe simple y sencillamente a que si hubiese dos puntos, X y Y a distancia mayor que h el ancho de la figura en la dirección del segmento XY sería mayor que h, debiendo ser h.

Sí L es una línea soporte de una figura q de ancho constante h, entonces L toca a q en un solo punto.

IPB Image


Figura VI.14



Para ver esto, tomemos L', la línea soporte de q paralela a L (ver figura VI.14). Sabemos que q se encuentra aprisionada en la banda determinada por L y L' y que el ancho de esta banda es h. La línea L' toca a q quizá en muchos puntos, de los cuales vamos a poner nuestra atención sólo en uno de ellos —escójalo usted— al que llamaremos Y. Como la distancia entre L y L' es h existe un solo punto, al que llamaremos X, en L, con la propiedad de que la distancia entre X y Y es h —de hecho, X es el punto de L con la propiedad de que el segmento XY es perpendicular a las líneas L y L'. La distancia entre Y y cualquier otro punto de L, distinto de X, es estrictamente mayor que h. Por lo tanto, como Y está en q, ningún otro punto M de L, distinto de X, puede pertenecer a q —piense también que si M estuviera en q, el ancho de q en la dirección del segmento YM sería mayor que h. Esto nos convence de que L toca a q sólo en el punto X. Esta demostración nos da como regalo, mucho más.

Intercambiando los papeles de L por L' tenemos que L' toca a q solamente en el punto Y y por lo tanto:

Si L y L' son líneas soporte paralelas de una figura q de ancho constante, entonces tanto L como L' tienen conq un solo punto de contacto y el segmento que une estos dos puntos de contacto es perpendicular a L y a L'. (Ver figura VI.5).

IPB Image


Figura VI.15



Las consecuencias de la proposición anterior son muchas y muy importantes. Las dos más inmediatas son: i) Toda figura de ancho constante es una figura convexa, pues cualquiera de sus líneas soporte la toca en un solo punto. ii) El diámetro de una figura de ancho constante h es h, pues no hay dos puntos a distancia mayor que h, pero existen dos puntos —los de contacto entre dos líneas soporte paralelas— cuya distancia es h.

Llamaremos diámetro de una figura de ancho constante al segmento de línea que une los puntos de contacto de dos líneas soporte paralelas. Por supuesto, debido a que las figuras de ancho constante son convexas, sus diámetros se encuentran contenidos completamente dentro de ellas.

En una figura de ancho constante h, los diámetros son precisamente los segmentos de línea contenidos en la figura que tienen longitud h.

Demostración. En una figura de ancho constante h, la longitud de un diámetro es la distancia entre dos líneas soporte paralelas, que es h. Supongamos ahora que P y Q son dos puntos de una figura q de ancho constante y que la distancia entre ellos es h. Queremos ver que el segmento de línea PQ es un diámetro de q. Si L y L' son las líneas soporte de q perpendiculares al segmento PQ en la banda determinada por ellas, cuyo ancho es h, se encuentra el segmento PQ cuya longitud es también h (ver figura v.16). Es claro entonces que el punto P debe de estar en L y el punto Q en L' —o viceversa— y por tanto que el segmento PQ es un diámetro de q.

IPB Image


Figura VI.16



Una cuerda de una figura y es un segmento de línea contenido en y cuyos extremos están en la frontera de y (ver figura VI.l7).

Una normal de una figura y es una cuerda de y con la propiedad de que la línea perpendicular por uno de sus extremos es línea soporte de y. Finalmente, una binormal de una figura y es una cuerda con la propiedad de que las líneas perpendiculares por sus dos extremos son líneas soporte de y (ver figura v.17). Por supuesto, en una figura de ancho constante h, los conceptos de diámetro, binormal y cuerda de longitud h, coinciden.


IPB Image

Figura VI.17

Es en el siguiente hecho en donde se encuentra la parte más profunda y original de nuestro tratamiento de las binormales de las figuras de ancho constante. Quiero agradecer a Rafael Morales el haberme sugerido parte de su demostración.

Una figura de ancho constante posee una binormal en cada dirección y viceversa; si una figura posee una binormal en cada dirección, es porque la figura es una figura de ancho constante.

Demostración. Supongamos que y es una figura de ancho constante y sea d una dirección cualquiera. Tomemos las dos líneas soporte a y perpendiculares a la dirección d. El segmento que une los puntos de contacto de y con estas dos líneas es una binormal en la dirección d.

Antes de continuar con nuestra demostración, necesitamos la siguiente construcción:

A partir de una figura cualquiera f, vamos a construir otra figura f* de la siguiente manera:

Tomemos un punto fijo K (ver figura VI.18 ). En la dirección d dibujemos un rayo que empiece en K y sobre este rayo tomemos un punto, al que llamaremos Pd, de tal forma que la distancia entre K y Pd sea precisamente el ancho de f en la dirección d. Al ir variando la dirección d, el punto Pd irá describiendo una figura f* con la propiedad de que si M es un punto en la frontera de f*, entonces la longitud del segmento KM es el ancho de la figura f en la dirección del segmento KM (ver figura VI.19 ).


IPB Image

Figura VI.18



Por supuesto, f* es diferente a f. De hecho, si f es una figura de ancho constante, entonces f* es un círculo, pues el ancho de f es el mismo en cualquier dirección. Por otro lado, si f* es un círculo con centro en K, entonces el ancho de f es el mismo en cualquier dirección, por lo que f es una figura de ancho constante.


IPB Image

Figura VI.19



Una vez hecha está construcción regresemos a nuestro problema original. Supongamos que la figura y tiene una binormal en cada dirección. Queremos ver que y es una figura de ancho constante.

Para tal efecto bastará ver que y* es un círculo. Para ver que y* es un círculo, vamos a hacer uso del resultado principal del capítulo III, el cual nos dice que si por cada punto frontera M de y* pasa una línea soporte de y* perpendicular a KM, entonces y* es un círculo —y por lo tanto y es una figura de ancho constante.

Manos a la obra: Tomemos M, un punto cualquiera de la frontera de y* y sea L la línea que pasa por M y es perpendicular a KM (ver figura VI.20 ). Queremos probar que L es una línea soporte de y*. Para esto bastará verificar que para cualquier otra dirección d, el segmento KPd nunca cruza la línea L —esto nos asegura que y* está totalmente contenida a un lado de L.


IPB Image

Figura VI.20



Sean L1 y L2 las dos líneas soporte de y perpendiculares a la dirección KM (ver figura VI.21 ), y sean X y Y los puntos en los que L1 y L2 tocan a y respectivamente. Sabemos que el segmento XY es paralelo al segmento KM y de igual longitud. Si identificamos a L con L1—que por cierto son paralelas—, es decir, si pintamos a y sobre y* de tal manera que L1 coincida con L y el segmento XY con el segmento KM, veremos que L2 pasa por K y que la figura y se encuentra entre L y L2. Pensemos ahora en d, otra dirección cualquiera (ver figura VI.22 ). En la dirección d existe una binormal PQ de P cuya longitud es, por supuesto, el ancho de y en la dirección d.

IPB Image


Figura VI.21

IPB Image

Figura VI.22



Además, la binormal PQ está contenida en y y por lo tanto entre L y L2. Como el segmento PQ y el segmento KPd son paralelos —pues ambos son paralelos a la dirección d— y de la misma longitud, es fácil ver que entonces KPd nunca cruza la línea L. Como esto sucede para cualquier dirección d, la figura y* nunca cruza la línea L y por lo tanto L —que es perpendicular a KM por M— es una línea soporte de y*. Por el resultado principal del capítulo III, y* es un círculo y por lo tanto y es una figura de ancho constante.

A continuación enunciaremos algunas propiedades de las binormales o diámetros de una figura de ancho constante h.

i) Cualesquiera dos binormales se intersectan en la figura.

ii) Si dos binormales se intersectan en un punto frontera, entonces por este punto pasa una multitud de líneas soporte y la parte de la frontera que se encuentra entre los otros dos extremos es un arco de círculo de radio h.

iii) Si un segmento de arco de círculo a de radio h' pertenece a la frontera de la figura, entonces h' es menor o igual a h. Si h' es igual a h, el centro de a está en la frontera de la figura y por él pasa una multitud de líneas soporte. Si h' es menor que h, el centro de a está en el interior de la figura y el segmento de arco de radio h-h' concéntrico a a pero diametralmente opuesto, está en la frontera de la figura.

El siguiente resultado clásico es de mucha utilidad.

En una figura de ancho constante toda nornal es binormal y viceversa; si en una figura toda normal es binornal es porque la figura es de ancho constante.

Demostración. Supongamos que q es una figura de ancho constante y que el segmento PQ es una normal de q, es decir, que la línea L perpendicular a PQ por P es línea soporte de q (ver figura VI.23). Queremos verificar que la línea L1 perpendicular a PQ por Q es línea soporte de q. Dibujemos la línea soporte L' de q paralela a L. Sabemos que L' toca a q solamente en un punto, al que llamaremos X, y que el segmento PX es perpendicular tanto a L como a L'. Por lo anterior, el segmento PQ y el segmento PX deben coincidir, el punto X tiene que ser el punto Q y la línea soporte L' tiene que ser la línea L1. Es decir, PQ es una binormal, pues la línea L1, perpendicular a PQ por Q es una línea soporte.


IPB Image

Figura VI.23



Supongamos ahora que en la figura q toda normal es una binormal. Para convencernos de que q es de ancho constante vamos a construir en cada dirección una binormal.

Sea d una dirección cualquiera. Tracemos una línea soporte L a q perpendicular a la dirección d y supongamos que L toca a q —entre otros— en el punto X. La cuerda de q, perpendicular a L que empieza en X, es una normal de q y por lo tanto una binormal que es paralela a la dirección d. Esto prueba que q posee una binormal en cada dirección y que por lo tanto es de ancho constante.


Tomemos una figura F de ancho constante. Sabemos que en cada dirección existe una binormal de F y que todas estas binormales miden exactamente lo mismo, digamos, uno. Vamos a construir una figura, quizá no convexa, de la siguiente manera: por cada binormal 1 de F, tracemos un segmento I' perpendicular a I, de longitud uno, de tal forma que los puntos medios de I y I' coincidan (ver figura VI.24). La binormal I, al ir tomando todas las direcciones, girará sobre la frontera de F y por supuesto, al mismo tiempo, los extremos del segmento I' describirán una nueva curva x. La siguiente figura muestra la construcción anterior para el triángulo de Reuleaux.


IPB Image

Figura VI.24



Resulta que la figura x así obtenida es una curva de Zindler, es decir, cada una de las cuerdas I' de x, que por construcción tienen la misma longitud, parten el área y el perímetro de x a la mitad. Recordemos que estas figuras son precisamente aquellas que flotan en equilibrio en cualquier posición, cuando la densidad es un medio.

Por supuesto uno puede revertir el proceso y empezar con una curva de Zindler x, trazando por cada cuerda I' de x que parte el área a la mitad, un segmento I, perpendicular a I' y de la misma longitud, de tal forma que los puntos medios de I y de I' coincidan. Al ir girando I' sobre la curva x, el segmento I describirá una figura de ancho constante F cuyas binormales son las cuerdas I.

______________________________

smile_021.gif
________________________________

#11 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 05 agosto 2007 - 04:50

_________________________________________________________

Continuamos...

VII. SÓLIDOS DE ANCHO CONSTANTE


POR supuesto existen sólidos de ancho constante. Tomemos una dirección en el espacio y planos soporte perpendiculares a esta dirección que aprisionen a un sólido q. La distancia entre estos dos planos es el ancho de q en esta dirección. Un sólido de ancho constante es un sólido con la propiedad de que su ancho es el mismo en cualquier dirección.

Es fácil construir un sólido de ancho constante rotando el triángulo de Reuleaux como lo indica la siguiente figura:

IPB Image


Figura VII.1



En un sólido de ancho constante h, la distancia entre cualquier par de puntos es menor o igual a h. La razón, al igual que en las figuras de ancho constante, es que si hubiese dos puntos, X y Y a distancia mayor que h el ancho del sólido en la dirección del segmento XY sería mayor que h cuando debe ser h.

Si P y P' son dos planos paralelos a distancia h y Y es un punto de P'; entonces existe un único punto X en P —aquél para el cual el segmento XY es perpendicular a P y a P'— con la propiedad de que la distancia entre Y y X es h. Para cualquier otro punto M en P, la distancia entre Y y M es mayor que h. Es por lo anterior que, de la misma forma como lo demostramos para las figuras de ancho constante:

Si P y P' son planos soporte paralelos de un sólido q de ancho constante, entonces tanto P como P' tienen con q un solo punto de contacto y el segmento que une estos dos puntos es perpendicular tanto a P como a P'.

De lo anterior deducimos que todo sólido de ancho constante h es un sólido convexo con diámetro h.

Llamaremos diámetro de un sólido de ancho constante al segmento de línea que une los puntos de contacto de dos planos soporte paralelos. En forma similar a como fue probado para las figuras, es fácil ver que los diámetros de un sólido de ancho constante h son precisamente los segmentos de línea contenidos en el sólido que tienen longitud h.

Lo siguiente nos permitirá demostrar que un sólido es de ancho constante verificando que todas sus proyecciones son figuras de ancho constante.

Si todas las proyecciones de un sólido q son figuras de ancho constante h, es porque el sólido q es un sólido de ancho constante h y viceversa; las proyecciones de un sólido de ancho constante h son siempre figuras de ancho constante h.


IPB Image

Figura VII.2



Demostración. Supongamos que todas las proyecciones del sólido q son figuras de ancho constante h. Queremos ver que q es un sólido de ancho constante h (ver figuraVII.2). Tomemos d, una dirección cualquiera —escoja usted una. Llamemos P1 y P2 a los planos soporte de q perpendiculares a la dirección d. Vamos a verificar que el ancho de q en la dirección d, es decir, la distancia entre P1 y P2, es igual a h. Tomemos d1, una dirección perpendicular a d y proyectemos a q en la dirección de d1 sobre el plano P3 —que es perpendicular a d1. Llamemos d1 (q) a la proyección deq sobre P3 y L1 y L2 a las líneas que se obtienen cuando P3 corta a P1 y a P2 respectivamente. Es claro que L1 y L2 son líneas soporte de d1(q) y además la distancia entre ellas es precisamente la distancia entre P1 y P2. Como d1(q) es de ancho constante h, entonces la distancia entre L1 y L es h y por lo tanto el ancho de q en la dirección d es h. Si ahora escogemos cualquier otra dirección podemos argumentar igual para concluir también que en esta otra dirección el ancho de q es h, es decir, para concluir que el ancho de q en cualquier dirección es h.


IPB Image

Figura VII.3



Supongamos ahora que q es un sólido de ancho constante h y que d(q) es la proyección de q en la dirección d sobre el plano P (ver figura VIII.3). Queremos demostrar que d(q) es una figura de ancho constante h. Para tal efecto bastará tomar una dirección cualquiera d1 en el plano P y ver que el ancho de d(q) en la dirección d1 es h. Pensemos en los planos y P1 y P2 en la dirección d que cortan a P en L1 y L2, respectivamente.

Vemos que P1 y P2 son planos soporte de q pues sus proyecciones en la dirección d son precisamente L1y L2. Como q es de ancho constante h y la distancia entre P1 y P2 es la misma que la distancia entre L1 y L2 tenemos que el ancho de d(q) en la dirección d1 es h. Es decir, d(q) es una figura de ancho constante h.

żSerá cierto que si todas las tajadas (secciones transversales) de un sólido son figuras de ancho constante, necesariamente el sólido es un sólido de ancho constante?

La respuesta es sí pero, como veremos más adelante, esta respuesta es más interesante que un simple sí. Por ahora, necesitamos una caracterización de los sólidos de ancho constante en términos de sus binormales.

Una cuerda de un sólido y es un segmento de línea contenido en y cuyos extremos están en la frontera de y. Una normal de un sólido y es una cuerda de y con la propiedad de que el plano perpendicular por uno de sus extremos es plano soporte de y. Finalmente, una binormal de un sólido y es una cuerda con la propiedad de que los planos perpendiculares por sus dos extremos son planos soporte de y. Por supuesto, en un sólido de ancho constante h, los conceptos de diámetro, binormal y cuerda de longitud h, coinciden.

Si en un sólido toda normal es binormal es porque el sólido es de ancho constante y viceversa; en un sólido de ancho constante toda normal es binormal.


IPB Image

Figura VII.4



Demostración. Supongamos que tenemos un sólido q con la propiedad de que todas sus normales son realmente binormales. Vamos a ver que si así es, entonces todas sus proyecciones son de ancho constante y por lo tanto, él mismo es de ancho constante. Tomemos d, una dirección cualquiera, y proyectemos a q en la dirección d sobre el plano P perpendicular a d. Llamemos d(q) a la proyección de q sobre P (ver figura VII.4). Vamos a comprobar que d(q) es de ancho constante probando que toda normal de d(q) es una binormal. Sea PQ una normal de d(q), es decir, PQ es una cuerda de d(q) y la línea L que se encuentra en P y es perpendicular a PQ por P es línea soporte de d(q). Sea P1 el plano paralelo a la dirección d que corta a P en la línea L. Es decir, P1 es el plano que, al proyectarse sobre P en la dirección d, deja a la línea L como sombra. Por supuesto P1, es un plano soporte de q y por tanto existe un punto P' en el que se proyecta sobre el punto P. Sea P'Q' la cuerda de q perpendicular a P1. La cuerda P'Q' es una normal de q y por lo tanto una binormal de q. Así, el plano P2 perpendicular a P'Q' por Q' , es un plano soporte de q. Por otro lado, el plano P2 corta a P en la línea L' que es una línea soporte de d(q) paralela a L —pues P1 y P2 son planos paralelos. Obviamente, la proyección de la cuerda P'Q' sobre P es la cuerda PQ de d(q). Por lo tanto, la línea soporte L' pasa por q, lo que muestra que PQ es realmente una binormal de d(q). Esto muestra que d(q) es una figura de ancho constante. Como toda proyección de q es de ancho constante, entonces q también lo es.

Supongamos ahora que q es un sólido de ancho constante. Es posible convencerse de que toda normal de q es una binormal repitiendo, palabra por palabra, la demostración de que lo mismo sucede en las figuras de ancho constante

Si toda sección transversal de un sólido Q es una figura de ancho constante es porque el sólido Q es una esfera.

Demostración. Empezaremos demostrando que Q es un sólido de ancho constante, verificando que todas sus normales son en realidad binormales. Sea PQ una normal de Q y llamemos P al plano soporte de Q, perpendicular a PQ, que pasa por P (ver figura VII. 5). Necesitamos probar que el plano P' , perpendicular a PQ, que pasa por Q, es un plano soporte de Q. Pensemos en un plano cualquiera que pase por PQ. Escoja usted uno y llámelo P1. La sección transversal determinada por P1 es una figura de ancho constante, a la que llamaremos Q1. Claramente, PQ es una normal de Ql pues, si L es la línea en donde P corta a P1, entonces L es una línea soporte de Ql que pasa por P y es perpendicular a PQ. Como en una figura de ancho constante toda normal es binormal, entonces si L' es la línea en donde P' corta a P1, tenemos que L' es una línea soporte de Q1 que pasa por Q y es perpendicular a PQ. Como lo mismo pasa para cualquier plano que contenga a PQ entonces P 'es un plano soporte de Q, PQ es una binormal de Q, y Q es un sólido de ancho constante.





IPB Image


Figura VII.5



A continuación mostraremos que Q es realmente una esfera demostrando que todas las proyecciones de Q son círculos. Tomemos d, una dirección cualquiera, y llamemos P y P´ a los planos soporte de Q perpendiculares a la dirección d (ver figura VII.6). Como Q es un sólido de ancho constante, digamos h, entonces el plano P toca a Q en el punto K, el plano P' toca a Q en el punto T y K T es una cuerda de longitud h, perpendicular a P a P '. Sea y la proyección de Q en la dirección d, sobre el plano P. Usaremos el resultado principal del capítulo III para demostrar que y es un círculo. Tomemos un punto M de la frontera de y. Necesitamos comprobar que existe una línea soporte de y que pasa por M y es perpendicular al segmento de línea KM. Para esto será suficiente probar que la cuerda MN de y que pasa por K y por M es una binormal de y.

IPB Image

Figura VII.6



Tomemos ahora el plano P1 que pasa por los puntos K, T, M y N, y llamemos f a la figura de ancho constante h que se obtiene en P1 como sección transversal de Q. Las líneas L1 y L2, paralelas a KT, que están en P1 y pasan por M y por N respectivamente, son líneas soporte de Q por lo que la distancia entre ellas, es decir, la longitud del segmento MN, es h. Luego entonces, MN es una cuerda de y que tiene longitud h. Como y es una figura de ancho constante, por ser proyección de un sólido de ancho constante, MN es una binormal de y y por lo tanto, por M pasa una línea soporte de y que es perpendicular al segmento KM. Por el resultado principal del capítulo III, y es un círculo. Finalmente, Q es una esfera pues todas sus proyecciones son círculos.

Anora es claro, puesto que no todo sólido de ancho constante es una esfera, que no todas las tajadas de un sólido de ancho constante, distinto de una esfera, son figuras de ancho constante pero, entonces, żqué figuras pueden obtenerse como tajadas de un sólido de ancho constante? żEs posible que una figura convexa muy larga, por ejemplo con la forma de una lombriz ovalada, pueda obtenerse como tajada de un sólido de ancho constante?

La respuesta a la segunda pregunta es sí, siempre y cuando el sólido sea de un ancho suficientemente grande.


VIII. LA CONJETURA DE MIZEL


A CONTINUACIÓN vamos a platicar sobre una conjetura que estuvo rondando, a principios de los ańos sesentas, en los círculos matemáticos interesados en la convexidad geométrica. Esta conjetura fue propuesta por V. Mizel y fue resuelta en el ańo de 1961 por A. S. Besicovitch.

Pensemos en un círculo. Ponga usted sobre él un rectángulo de tal forma que tres de sus esquinas queden colocadas sobre la frontera del círculo. Es intuitivamente claro que entonces la cuarta esquina estará también sobre la frontera del círculo. Esta propiedad del círculo no la comparten otras figuras, como por ejemplo las elipses o el triángulo de Reuleaux. (ver figura VlII.1). La conjetura de Mizel afirmaba que sólo el círculo posee esta curiosa propiedad.

IPB Image


Figura VIII.1



Supongamos que usted tiene una figura convexa Q con la propiedad de que cada vez que usted pone un rectángulo de tal forma que tres de sus esquinas quedan colocadas sobre la frontera de Q entonces misteriosamente, la cuarta esquina también queda colocada sobre la frontera de Q. Empezaremos convenciéndonos de que esta misteriosa figura convexa Q tiene que ser una figura de ancho constante.

Para demostrar que Q es una figura de ancho constante bastará ver que toda normal de Q es una binormal. Sea PQ una normal de Q (ver figura VIII .2) y sea L la línea soporte de Q que pasa por P y es perpendicular a PQ. Sea L1 la otra línea soporte de Q paralela a L. Queremos ver que Q está realmente sobre L1.

Sea L2 la línea paralela a L que pasa por Q. Como Q es una figura convexa y Q está en la frontera de Q, la línea corta a Q exactamente en el segmento QR donde R es un punto de la frontera de Q. Consideremos el rectángulo PQRS determinado por los puntos P, Q y R. Claramente S pertenece a la frontera de Q, pero entonces, siendo Q convexo, todo el segmento PS pertenece a la frontera de Q. Tomemos ahora cualquier punto S' en el segmento PS y consideremos el rectángulo PQR'S' determinado por los puntos P, Q y S. Tenemos entonces que R' está en la frontera de Q. Como S' fue en realidad cualquier punto del segmento PS, entonces todo el segmento QR pertenece a la frontera de Q, por lo que la línea L, al tocar a Q sólo en puntos frontera, tiene que ser necesariamente una línea soporte de Q. Es decir, la línea L2 es realmente la línea soporte L1, el punto Q está en L1=L2 y por lo tanto PQ es una binormal y no sólo una normal de Q. Hemos comprobado que toda normal de Q es una binormal de Q, lo que muestra que Q es una figura de ancho constante.


IPB Image

Figura VIII.2



Demostrar finalmente que Q es un círculo que requiere de más trabajo; sin embargo, en este momento es interesante notar que la versión tridimensional de este problema es, en virtud de nuestro trabajo previo, mucho más sencilla de demostrar.

Supongamos que un sólido Q tiene la propiedad de que cada vez que un rectángulo tiene tres de sus esquinas en la frontera de Q entonces la cuarta esquina está también en la frontera de Q. Es fácil ver que Q es una esfera puesto que, en virtud de lo anterior, cada una de sus tajadas es una figura de ancho constante y sabemos, por el capítulo anterior, que la esfera es el único sólido con la propiedad de que todas sus tajadas son de ancho constante.

IPB Image


Figura VIII.3



Antes de continuar con nuestro problema original, recordemos un hecho simple de la geometría. Supongamos que tenemos un triángulo rectángulo ABC con hipotenusa AC, es decir, supongamos que en el triángulo ABC, el segmento AB es perpendicular al segmento BC. (ver figura VIII.3) Entonces el círculo y, que tiene al segmento AC como diámetro, pasa por B. Más aún, si un punto X está sobre este círculo, el ángulo AXC tiene exactamente noventa grados; si el punto X está dentro del círculo y entonces el ángulo AXC tiene más de noventa grados y los puntos X exteriores al círculo y son precisamente aquellos puntos para los cuales el ángulo AXC tiene menos de noventa grados.

Volvamos a nuestro problema original. Tenemos una figura de ancho constante Q con la propiedad de que si un rectángulo tiene tres de sus esquinas en la frontera de Q entonces la cuarta esquina también está en la frontera de Q. Queremos ver que Q es realmente un círculo. Lo iremos viendo por partes.

Lo primero que tenemos que notar es que, debido a que Q es de ancho constante, existe por ahí un punto en la frontera de Q por el cual pasa una sola línea soporte. Vamos a encontrar dicho punto. Tomemos A, cualquier punto en la frontera de Q (ver figuraVIII. 4). Si por A pasa una sola línea soporte, ya lo hemos encontrado. Si no, existen dos líneas soporte, L1 y L2 de Q, por A; más aún, cualquier línea que pase por A entre L1 y L2, es línea soporte de Q. Las cuerdas de Q que pasan por A y son perpendiculares a todas estas líneas soporte son binormales de Q y por lo tanto todas ellas poseen la misma longitud. Luego entonces, en la frontera de Q, en la parte opuesta a A, existe un arco de círculo con centro en A. Hemos encontrado el punto que buscábamos, pues por cualquiera de los puntos del interior de este arco de círculo pasa solamente una línea soporte de Q. De ahora en adelante llamémosle A a este punto de la frontera de Q. Notemos que por A pasa una sola línea soporte y por lo tanto una sola binormal de Q.

Existen muchos rectángulos inscritos en Q, es decir, con sus cuatro esquinas sobre la frontera de Q. Algunos de ellos tienen al punto A como una de sus esquinas. Construir de estos últimos es muy fácil; basta seguir una cuerda AB, que no sea una binormal de Q, doblar a noventa grados en B sobre la perpendicular a AB hasta encontrar la frontera de Q, digamos en el punto C. El rectángulo ABCD determinado por los puntos A, B y C tiene sus cuatro esquinas sobre la frontera de Q.

IPB Image


Figura VIII.4



Démosle una dirección a la frontera de Q. Empezando en A y caminando en esta dirección, sobre la frontera de Q, paremos en M la primera vez que encontremos un rectángulo ABMD con diagonal AM inscrito en Q. Notemos que si X es un punto de la frontera de Q que se encuentre, siguiendo esta dirección, entre A y M, entonces la perpendicular a la cuerda AX por X corta a la frontera de Q en un punto Y que se encuentra, siguiendo esta misma dirección, después de M (ver figura VIII .5). Por lo tanto, para cualquier punto X de la frontera de Q que se encuentre entre A y M, el ángulo AXM tiene más de noventa grados y consecuentemente se encuentra dentro del círculo z , que tiene al segmento AM como diámetro. Es decir, el arco AM de la frontera de F se encuentra dentro del círculo z.


IPB Image

Figura VIII.5



Vamos a demostrar que la cuerda BD, diagonal del rectángulo ABMD, es una binormal de Q. Bastará ver que la línea soporte a Q por B es perpendicular a la cuerda BD. Tracemos el círculo z que tiene a AM como diámetro y pasa por los puntos B y D. Sea L la línea tangente a z por el punto B. Dado que el arco AM de la frontera de Q se encuentra dentro de z, la línea L es una línea soporte de Q que pasa por B. Siendo BD una diagonal del rectángulo ABMD, es claro que la línea L es perpendicular al segmento BD. Es decir, BD es una normal y por lo tanto una binormal de Q.

Ahora que ya sabemos que BD es una binormal de Q, es fácil ver que también la cuerda AM es una binormal de Q, puesto que cualquier cuerda de Q que tenga la misma longitud que la longitud de BD es una binormal de Q.

Volvamos a caminar sobre la frontera de Q, pero esta vez paremos en el punto N la última vez que encontremos un rectángulo AGNT inscrito en Q con diagonal AN. De la misma manera en que verificamos que AM era una binormal de Q, es posible comprobar —hágalo usted— que AN es también una binormal de Q, pero como escogimos el punto A de tal forma que por él sólo pasase una binormal, el punto M tiene que coincidir con el punto N. Debido a la forma como encontramos al punto M y el punto N, al coincidir estos dos, tenemos que todo rectángulo inscrito en Q, que tiene a A como a una de sus esquinas, tiene forzosamente al segmento AM como una de sus diagonales. En particular, si X es cualquier punto de la frontera de Q, distinto de A y de M, y L es una línea perpendicular a AX por X, entonces L corta a la frontera de Q en M, de lo contrario habría un rectángulo inscrito en Q cuya diagonal no es AM. Es decir, para cualquier punto X en la frontera de Q, el ángulo AXM tiene noventa grados y por lo tanto X tiene que estar en el círculo que tiene a AM como diagonal. Esto es, Q es necesariamente el círculo con diámetro AM.


_____________________________________________________________________________


BIBLIOGRAFÍA


Auerbach, H., "Sur un problème de M. Ulam concernant l' equilibre des corps flottant", Studia Math. 7 (1938) 121-442.

Boltianskii, V.G. y Yaglom, I.M., Convex Figures, Holt, Rinehart and Wiston, Nueva York. 1961.

Boltianskii, V.G. y Gojberg, I.T., División de Figuras en Partes Menores, Lecciones Populares de Matemáticas, Editorial MIR, Moscú. 1973.

Bonnesen, T. y Fenchl, W., Theorie der Konvexen Korper, Ergebn. d. Math. u ihrer Grenzgeb. Bd.3, J. Springer Verl., Berlín. 1934.

Chakerian, G.D. y Groemer, H., "Convex bodies of constant width", Convexity and its Applications, Gruber, P. y Wills, J.M. (comps.), (1983) 49-96.

Danzer, L., "A Characterization of the circle", Proc. Sympos. Pure Math, Vol.VII, Amer. Math. Soc., Providence, R.I. (1963) 101-180.

Fenchel, W., "Convexity trough the ages", Convexity and its Applications, Gruber, P. y Wills, J.M. (comps.), (1983) 120-130.

Mauldin, R.D., The Scottish Book, Mathematics from the Scottish Café, Birkhauser, Boston. 1981.

Montejano, L., "On a problem of Ulam concerning a characterization of the sphere", Studies in Applied Math.,Vol.LIII, No.3 (1974) 243- 248.

Rademacher, H. y Toeplitz, O., The Enjoyment of Mathematics, Selection from Mathematics for the Amateur, curves of constant breadth, Princeton University Press, Princeton, NJ. 1966.

Ulam, S.M., A Collection of Mathematical Problems, Interscience Publishers. 1960.

Valentine, F.A., Convex Sets Mc. Graw Hill, Nueva York. 1964.


___________________________________________________________________________________

CONTRAPORTADA



Dentro de los objetos geométricos que a todos nos llaman poderosamente la atención están las esferas y los círculos. Desde los griegos su perfección hizo que fuesen parte esencial de toda visión cosmológica; concepción con la que rompió el Renacimiento, pero no por esto nuestra fascinación por ellos disminuyó. Para convencernos de ello basta la cara de nuestro pequeńo hijo observando una pompa de jabón.

Podríamos suponer que acerca de dichos personajes todo lo conocemos. Nada más lejano de la realidad; la presente obra nos muestra nuevas facetas de ellos que los vuelven aún más cautivadores y nos prueban que siguen vivos. Los resultados de los que el autor nos habla están enmarcados dentro de la teoría de los cuerpos convexos; teoría que tuvo un fuerte impulso en la primera mitad de nuestro siglo y sigue cultivándose actualmente con una gran diversidad de problemas.

En este libro, el lector se sorprenderá de la naturalidad con la que los resultados aparecen y se eslabonan; sin embargo hay que aclarar que esto es producto del trabajo del autor y su manera de ver el quehacer matemático.

Para él, las matemáticas son algo de lo que todos podemos disfrutar, de la misma manera que los matemáticos lo hacen cuando se plantean, piensan y discuten entre ellos los problemas. Un ejemplo de lo anterior es el relato acerca del "Café Escocés", que tanto tuvo que ver con el desarrollo de la escuela polaca de matemáticas.

En cualquier otro idioma difícilmente el lector encontrará un libro que como éste le haga sentir qué es la matemática.

Luis Montejano es investigador del Instituto de Matemáticas de la UNAM y profesor de la Facultad de Ciencias de la misma casa de estudios, donde cursó la licenciatura. Su doctorado lo obtuvo en la Universidad de Utah (EUA) con un trabajo sobre topología, área que sigue siendo su principal interés.

Diseño: Carlos Haces / Fotografía: Carlos Franco

________________________________________________________________

smile_092.gif smile_067.gif smile_021.gif

Fin del Libro.

LA CARA OCULTA DE LAS ESFERAS

Autor: LUIS MONTEJANO PEIMBERT


IPB Image
________________________________________________________________




Spin Palace - Spanish