Ir a contenido


Foto

Sistema Óseo - Columna Vertebral - Apuntes -


  • Inicia sesión para responder
56 Respuesta(s) a este Tema

#41 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 18 junio 2008 - 05:23







smile_031.gif



Completando, ampliando, resumiendo, definiendo, repitiendo conceptos...




______________________________________________________



Henry Gray (1821–1865). Anatomy of the Human Body. 1918.


6. The Extremities


6b. 3. The Phalanges of the Hand


(Phalanges Digitorum Manus)



FIG. 234




Plan of ossification of the hand





6c. The Bones of the Lower Extremity. 1. The Hip Bone


(Ossa Extremitatis Inferioris) & (Os Coxæ; Innominate Bone)



The hip bone is a large, flattened, irregularly shaped bone, constricted in the center and expanded above and below. It meets its fellow on the opposite side in the middle line in front, and together they form the sides and anterior wall of the pelvic cavity. It consists of three parts, the ilium, ischium, and pubis, which are distinct from each other in the young subject, but are fused in the adult; the union of the three parts takes place in and around a large cup-shaped articular cavity, the acetabulum, which is situated near the middle of the outer surface of the bone. The ilium, so-called because it supports the flank, is the superior broad and expanded portion which extends upward from the acetabulum. The ischium is the lowest and strongest portion of the bone; it proceeds downward from the acetabulum, expands into a large tuberosity, and then, curving forward, forms, with the pubis, a large aperture, the obturator foramen. The pubis extends medialward and downward from the acetabulum and articulates in the middle line with the bone of the opposite side: it forms the front of the pelvis and supports the external organs of generation.

The phalanges are fourteen in number, three for each finger, and two for the thumb. Each consists of a body and two extremities.



FIG. 235





Right hip bone. External surface.





FIG. 236





Right hip bone. Internal surface.




FIG. 237





Plan of ossification of the hip bone.
The three primary centers unite through a Y-shaped piece about puberty.
Epiphyses appear about puberty, and unite about twenty-fifth year.



______________________________________________________








#42 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 20 junio 2008 - 12:25







smile_031.gif


Completando, ampliando, resumiendo, definiendo, repitiendo conceptos...



______________________________________________________



Henry Gray (1821–1865). Anatomy of the Human Body. 1918.


6. The Extremities



6c. 2. The Pelvis





The pelvis, so called from its resemblance to a basin, is a bony ring, interposed between the movable vertebræ of the vertebral column which it supports, and the lower limbs upon which it rests; it is stronger and more massively constructed than the wall of the cranial or thoracic cavities, and is composed of four bones: the two hip bones laterally and in front and the sacrum and coccyx behind.

The pelvis is divided by an oblique plane passing through the prominence of the sacrum, the arcuate and pectineal lines, and the upper margin of the symphysis pubis, into the greater and the lesser pelvis. The circumference of this plane is termed the linea terminalis or pelvic brim.


The Greater or False Pelvis (pelvis major).—T

he greater pelvis is the expanded portion of the cavity situated above and in front of the pelvic brim. It is bounded on either side by the ilium; in front it is incomplete, presenting a wide interval between the anterior borders of the ilia, which is filled up in the fresh state by the parietes of the abdomen; behind is a deep notch on either side between the ilium and the base of the sacrum. It supports the intestines, and transmits part of their weight to the anterior wall of the abdomen.


The Lesser or True Pelvis (pelvis minor).—

The lesser pelvis is that part of the pelvic cavity which is situated below and behind the pelvic brim. Its bony walls are more complete than those of the greater pelvis. For convenience of description, it is divided into an inlet bounded by the superior circumference, and outlet bounded by the inferior circumference, and a cavity.


The Superior Circumference.—The superior circumference forms the brim of the pelvis, the included space being called the superior aperture or inlet (apertura pelvis [minoris] superior) (Fig. 238)


FIG. 238




Diameters of superior aperture of lesser pelvis (female).



The Lower Circumference.—

The lower circumference of the pelvis is very irregular; the space enclosed by it is named the inferior aperture or outlet (apertura pelvis [minoris] inferior) (Fig. 239), and is bounded behind by the point of the coccyx, and laterally by the ischial tuberosities.


FIG. 239




Diameters of inferior aperture of lesser pelvis (female).




Axes (Fig. 240).—A line at right angles to the plane of the superior aperture at its center would, if prolonged, pass through the umbilicus above and the middle of the coccyx below; the axis of the superior aperture is therefore directed downward and backward.


FIG. 240




Median sagittal section of pelvis.



Differences between the Male and Female Pelves.—The female pelvis (Fig. 242) is distinguished from that of the male (Fig. 241) by its bones being more delicate and its depth less. The whole pelvis is less massive, and its muscular impressions are slightly marked.


FIG. 241




Male pelvis.




FIG. 242




Female pelvis




___________________________________________________________






#43 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 23 junio 2008 - 10:34






smile_031.gif


Completando, ampliando, resumiendo, definiendo, repitiendo conceptos...



______________________________________________________



Henry Gray (1821–1865). Anatomy of the Human Body. 1918.


6c. 3. The Femur


(Thigh Bone)



The femur (Figs. 244, 245), the longest and strongest bone in the skeleton, is almost perfectly cylindrical in the greater part of its extent. In the erect posture it is not vertical, being separated above from its fellow by a considerable interval, which corresponds to the breadth of the pelvis, but inclining gradually downward and medialward, so as to approach its fellow toward its lower part, for the purpose of bringing the knee-joint near the line of gravity of the body. The degree of this inclination varies in different persons, and is greater in the female than in the male, on account of the greater breadth of the pelvis. The femur, like other long bones, is divisible into a body and two extremities.


The Upper Extremity (proximal extremity, Fig. 243).—

The upper extremity presents for examination a head, a neck, a greater and a lesser trochanter.


FIG. 243




Upper extremity of right femur viewed from behind and above.




FIG. 244




Right femur. Anterior surface.





FIG. 245




Right femur. Posterior surface.





The Lower Extremity (distal extremity), (Fig. 246).—

The lower extremity, larger than the upper, is somewhat cuboid in form, but its transverse diameter is greater than its antero-posterior; it consists of two oblong eminences known as the condyles.



FIG. 246




Lower extremity of right femur viewed from below.




The Inner Architecture of the Upper Femur.—

“The spongy bone of the upper femur (to the lower limit of the lesser trochanter) is composed of two distinct systems of trabeculæ arranged in curved paths: one, which has its origin in the medial (inner) side of the shaft and curving upward in a fan-like radiation to the opposite side of the bone; the other, having origin in the lateral (outer) portion of the shaft and arching upward and medially to end in the upper surface of the greater trochanter, neck and head. These two systems intersect each other at right angles.




FIG. 247




Frontal longitudinal midsection of upper femur.




FIG. 248




Diagram of the lines of stress in the upper femur, based upon the mathematical analysis of the right femur.
These result from the combination of the different kinds of stresses at each point in the femur. (After Koch.)




FIG. 249




Frontal longitudinal midsection of left femur.
Taken from the same subject as the one that was analyzed and shown in Figs. 248 and 250. 4/9 of natural size. (After Koch.)





FIG. 250




Diagram of the computed lines of maximum stress in the normal femur.

The section numbers 2, 4, 6, 8, etc., show the positions of the transverse sections analyzed. The amounts of the maximum tensile and compressive stress at the various sections are given for a load of 100 pounds on the femur-head. For the standing position (“at attention”) these stresses are multiplied by 0.6, for walking by 1.6 and for running by 3.2. (After Koch.)




FIG. 251




Intensity of the maximum tensile and compressive stresses in the upper femur.
Computed for the load of 100 pounds on the right femur. Corresponds to the upper part of Fig. 250. (After Koch.)





FIG. 252




Plan of ossification of the femur. From five centers.









_______________________________________________________________









#44 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 23 junio 2008 - 10:37








Continuación del post superior...


_____________________________________________________



FIG. 253




Epiphysial lines of femur in a young adult. Anterior aspect.
The lines of attachment of the articular capsules are in blue.





FIG. 254




Epiphysial lines of femur in a young adult. Posterior aspect.
The lines of attachment of the articular capsules are in blue.



__________________________________________________







#45 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 24 junio 2008 - 07:13





smile_031.gif



Completando, ampliando, resumiendo, definiendo, repitiendo conceptos...



______________________________________________________



Henry Gray (1821–1865). Anatomy of the Human Body. 1918.


6c. 4. The Patella

(Knee Cap)



The patella (Figs. 255, 256) is a flat, triangular bone, situated on the front of the knee-joint. It is usually regarded as a sesamoid bone, developed in the tendon of the Quadriceps femoris, and resembles these bones

(1) in being developed in a tendon;

(2) in its center of ossification presenting a knotty or tuberculated outline;

(3) in being composed mainly of dense cancellous tissue. It serves to protect the front of the joint, and increases the leverage of the Quadriceps femoris by making it act at a greater angle. It has an anterior and a posterior surface three borders, and an apex.


FIG. 255




Right patella. Anterior surface.





FIG. 256




Right patella. Posterior surface.




6c. 5. The Tibia


(Shin Bone)



The tibia (Figs. 258, 259) is situated at the medial side of the leg, and, excepting the femur, is the longest bone of the skeleton. It is prismoid in form, expanded above, where it enters into the knee-joint, contracted in the lower third, and again enlarged but to a lesser extent below. In the male, its direction is vertical, and parallel with the bone of the opposite side; but in the female it has a slightly oblique direction downward and lateralward, to compensate for the greater obliquity of the femur. It has a body and two extremities.



6c. 6. The Fibula


(Calf Bone)



The fibula (Figs. 258, 259) is placed on the lateral side of the tibia, with which it is connected above and below. It is the smaller of the two bones, and, in proportion to its length, the most slender of all the long bones. Its upper extremity is small, placed toward the back of the head of the tibia, below the level of the knee-joint, and excluded from the formation of this joint. Its lower extremity inclines a little forward, so as to be on a plane anterior to that of the upper end; it projects below the tibia, and forms the lateral part of the ankle-joint. The bone has a body and two extremities.




FIG. 257





Upper surface of right tibia.




FIG. 260




Plan of ossification of the tibia. From three centers.




FIG. 261





Epiphysial lines of tibia and fibula in a young adult.
Anterior aspect.





FIG. 258





Bones of the right leg. Anterior surface.




FIG. 259





Bones of the right leg. Posterior surface.




FIG. 262




Lower extremity of right fibula. Medial aspect.




FIG. 263




Plan of ossification of the fibula. From three centers.




FIG. 265




Left calcaneus, inferior surface.



__________________________________________







#46 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 25 junio 2008 - 07:44





smile_031.gif


Completando, ampliando, resumiendo, definiendo, repitiendo conceptos...



______________________________________________________



Henry Gray (1821–1865). Anatomy of the Human Body. 1918.


6d. The Foot. 1. The Tarsus



The skeleton of the foot (Figs. 268 and 269) consists of three parts: the tarsus, metatarsus, and phalanges.



FIG. 268




Bones of the right foot. Dorsal surface.




FIG. 269




Bones of the right foot. Plantar surface.




The Tarsus (Ossa Tarsi)



The tarsal bones are seven in number, viz., the calcaneus, talus, cuboid, navicular, and the first, second, and third cuneiforms.

The Calcaneus (os calcis) (Figs. 264 to 267).—The calcaneus is the largest of the tarsal bones. It is situated at the lower and back part of the foot, serving to transmit the weight of the body to the ground, and forming a strong lever for the muscles of the calf. It is irregularly cuboidal in form, having its long axis directed forward and lateralward; it presents for examination six surfaces.



FIG. 264





Left calcaneus, superior surface.





FIG. 266





Left calcaneus, lateral surface.






FIG. 267




Left calcaneus, medial surface.





The Talus (astragalus; ankle bone) (Figs. 270 to 273).—

The talus is the second largest of the tarsal bones. It occupies the middle and upper part of the tarsus, supporting the tibia above, resting upon the calcaneus below, articulating on either side with the malleoli, and in front with the navicular. It consists of a body, a neck, and a head.



FIG. 270





Left talus, from above.




FIG. 271





Left talus, from below.




FIG. 272





Left talus, medial surface.





FIG. 273





Left talus, lateral surface.







____________________________________________________







#47 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 25 junio 2008 - 07:46







smile_031.gif


Continuación del post superior...


_______________________________________________





The Cuboid Bone (os cuboideum) (Figs. 274, 275).—

The cuboid bone is placed on the lateral side of the foot, in front of the calcaneus, and behind the fourth and fifth metatarsal bones. It is of a pyramidal shape, its base being directed medialward.



FIG. 274





The left cuboid. Antero-medial view.





FIG. 275





The left cuboid. Postero-lateral view.




The Navicular Bone (os naviculare pedis; scaphoid bone) (Figs. 276, 277).—

The navicular bone is situated at the medial side of the tarsus, between the talus behind and the cuneiform bones in front.



FIG. 276





The left navicular. Antero-lateral view.





FIG. 277




The left navicular. Postero-medial view.





The First Cuneiform Bone (os cuneiform primum; internalcuneiform) (Figs. 278, 279).—

The first cuneiform bone is the largest of the three cuneiforms. It is situated at the medial side of the foot, between the navicular behind and the base of the first metatarsal in front.



FIG. 278





The left first cuneiform. Antero-medial view.




FIG. 279





The left first cuneiform. Postero-lateral view.





The Second Cuneiform Bone (os cuneiforme secundum; middle cuneiform) (Figs. 280, 281).—

The second cuneiform bone, the smallest of the three, is of very regular wedge-like form, the thin end being directed downward. It is situated between the other two cuneiforms, and articulates with the navicular behind, and the second metatarsal in front.



FIG. 280





The left second cuneiform. Antero-medial view.




FIG. 281





The left second cuneiform. Postero-lateral view.




The Third Cuneiform Bone (os cuneiforme tertium; external cuneiform) (Figs. 282, 283).—

The third cuneiform bone, intermediate in size between the two preceding, is wedge-shaped, the base being uppermost. It occupies the center of the front row of the tarsal bones, between the second cuneiform medially, the cuboid laterally, the navicular behind, and the third metatarsal in front.


FIG. 282





The left third cuneiform. Postero-medial view.




FIG. 283





The third left cuneiform. Antero-lateral view.





______________________________________________________








#48 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 26 junio 2008 - 10:03




smile_031.gif




Completando, ampliando, resumiendo, definiendo, repitiendo conceptos...



______________________________________________________




Henry Gray (1821–1865). Anatomy of the Human Body. 1918.


6d. The Foot.


6d. 2. The Metatarsus



The metatarsus consists of five bones which are numbered from the medial side (ossa metatarsalia I.-V.); each presents for examination a body and two extremities.


Common Characteristics of the Metatarsal Bones.—

The body is prismoid in form, tapers gradually from the tarsal to the phalangeal extremity, and is curved longitudinally, so as to be concave below, slightly convex above.


Characteristics of the Individual Metatarsal Bones. —

The First Metatarsal Bone (os metatarsale I; metatarsal bone of the great toe) (Fig. 284).—The first metatarsal bone is remarkable for its great thickness, and is the shortest of the metatarsal bones.


The Second Metatarsal Bone (os metatarsale II) (Fig. 285).—

The second metatarsal bone is the longest of the metatarsal bones, being prolonged backward into the recess formed by the three cuneiform bones.


The Third Metatarsal Bone (os metatarsale III) (Fig. 286).—

The third metatarsal bone articulates proximally, by means of a triangular smooth surface, with the third cuneiform; medially, by two facets, with the second metatarsal; and laterally, by a single facet, with the fourth metatarsal.


The Fourth Metatarsal Bone (os metatarsale IV) (Fig. 287).—

The fourth metatarsal bone is smaller in size than the preceding; its base presents an oblique quadrilateral surface for articulation with the cuboid; a smooth facet on the medial side, divided by a ridge into an anterior portion for articulation with the third metatarsal, and a posterior portion for articulation with the third cuneiform; on the lateral side a single facet, for articulation with the fifth metatarsal.


The Fifth Metatarsal Bone (os metatarsale V) (Fig. 288).—

The fifth metatarsal bone is recognized by a rough eminence, the tuberosity, on the lateral side of its base.



FIG. 284




The first metatarsal. (Left.)




FIG. 285




The second metatarsal. (Left.)




FIG. 286




The third metatarsal. (Left.)






FIG. 287





The fourth metatarsal. (Left.)





FIG. 288




The fifth metatarsal. (Left.)





6d. 3. The Phalanges of the Foot


(Phalanges Digitorum Pedis)



The phalanges of the foot correspond, in number and general arrangement, with those of the hand; there are two in the great toe, and three in each of the other toes. They differ from them, however, in their size, the bodies being much reduced in length, and, especially in the first row, laterally compressed.


First Row.—The body of each is compressed from side to side, convex above, concave below. The base is concave; and the head presents a trochlear surface for articulation with the second phalanx.


Second Row.—The phalanges of the second row are remarkably small and short, but rather broader than those of the first row.

The ungual phalanges, in form, resemble those of the fingers; but they are smaller and are flattened from above downward; each presents a broad base for articulation with the corresponding bone of the second row, and an expanded distal extremity for the support of the nail and end of the toe.




FIG. 289





Plan of ossification of the foot.





FIG. 290





Skeleton of foot. Medial aspect.





FIG. 291





Skeleton of foot. Lateral aspect.



_____________________________________________________________






#49 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 27 junio 2008 - 12:00






smile_031.gif


Completando, ampliando, resumiendo, definiendo, repitiendo conceptos...



______________________________________________________





Henry Gray (1821–1865). Anatomy of the Human Body. 1918.




6d. 4. Comparison of the Bones of the Hand and Foot



The hand and foot are constructed on somewhat similar principles, each consisting of a proximal part, the carpus or the tarsus, a middle portion, the metacarpus, or the metatarsus, and a terminal portion, the phalanges. The proximal part consists of a series of more or less cubical bones which allow a slight amount of gliding on one another and are chiefly concerned in distributing forces transmitted to or from the bones of the arm or leg. The middle part is made up of slightly movable long bones which assist the carpus or tarsus in distributing forces and also give greater breadth for the reception of such forces. The separation of the individual bones from one another allows of the attachments of the Interossei and protects the dorsi-palmar and dorsi-plantar vascular anastomoses. The terminal portion is the most movable, and its separate elements enjoy a varied range of movements, the chief of which are flexion and extension.


The function of the hand and foot are, however, very different, and the general similarity between them is greatly modified to meet these requirements. Thus the foot forms a firm basis of support for the body in the erect posture, and is therefore more solidly built up and its component parts are less movable on each other than those of the hand. In the case of the phalanges the difference is readily noticeable; those of the foot are smaller and their movements are more limited than those of the hand. Very much more marked is the difference between the metacarpal bone of the thumb and the metatarsal bone of the great toe. The metacarpal bone of the thumb is constructed to permit of great mobility, is directed at an acute angle from that of the index finger, and is capable of a considerable range of movements at its articulation with the carpus. The metatarsal bone of the great toe assists in supporting the weight of the body, is constructed with great solidity, lies parallel with the other metatarsals, and has a very limited degree of mobility. The carpus is small in proportion to the rest of the hand, is placed in line with the forearm, and forms a transverse arch, the concavity of which constitutes a bed for the Flexor tendons and the palmar vessels and nerves. The tarsus forms a considerable part of the foot, and is placed at right angles to the leg, a position which is almost peculiar to man, and has relation to his erect posture. In order to allow of their supporting the weight of the body with the least expenditure of material the tarsus and a part of the metatarsus are constructed in a series of arches (Figs. 290, 291), the disposition of which will be considered after the articulations of the foot have been described.



FIG. 290




Skeleton of foot. Medial aspect.




FIG. 291




Skeleton of foot. Lateral aspect.






FIG. 219





Bones of the left hand. Volar surface.





FIG. 220





Bones of the left hand. Dorsal surface.




6d. 5. The Sesamoid Bones


(Ossa Sesamoidea)



Sesamoid bones are small more or less rounded masses embedded in certain tendons and usually related to joint surfaces. Their functions probably are to modify pressure, to diminish friction, and occasionally to alter the direction of a muscle pull. That they are not developed to meet certain physical requirements in the adult is evidenced by the fact that they are present as cartilaginous nodules in the fetus, and in greater numbers than in the adult. They must be regarded, according to Thilenius, as integral parts of the skeleton phylogenetically inherited.



_________________________________________________


Tema completo....


________________________________________________________________________







#50 Invitado_Sarahe57_*

Invitado_Sarahe57_*
  • Guests

Publicado el 13 febrero 2010 - 10:28

Encuentro la informacion muy valiosa, pero me gustaria que recomienden especialistas, tengo mucho dolor del cuello, los hombros y los brazos, muy fuerte al extremo que ciento calor en los musculos de los brazos, he ido a un quiropractico pero no es claro en su diagnostico, y no me ha explicado el porque del dolor y calor intenso que tengo en esa area, me gustaria saber que es lo que tengo y quien es el especialista, tambien si la Kisioterapia seria mas recomendada y como funciona.

#51 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 14 febrero 2010 - 10:30

Encuentro la informacion muy valiosa, pero me gustaria que recomienden especialistas, tengo mucho dolor del cuello, los hombros y los brazos, muy fuerte al extremo que ciento calor en los musculos de los brazos, he ido a un quiropractico pero no es claro en su diagnostico, y no me ha explicado el porque del dolor y calor intenso que tengo en esa area, me gustaria saber que es lo que tengo y quien es el especialista, tambien si la Kisioterapia seria mas recomendada y como funciona.





Estimad@ Sarahe...



y si consultara con un neurólogo o reumatólogo? Podría ser algo relacionado con los cartílagos medulares y las salidas de los paquetes nerviosos.



Aqui puede encontrar más información en castellano:




http://www.artrosisyvertebras.com.ar/




Le deseamos una pronta mejoría.



Atte. 

Ge. Pe.

Adm.



______________________





#52 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 05 junio 2011 - 04:32













:estudiando




Apuntes, conceptos, definiciones breves...



_________________________________________________

Espina bífida



Espina bífida, malformación congénita que consiste en un defecto del cierre de la columna vertebral durante el desarrollo prenatal. La gravedad de este trastorno varía desde un tipo leve (espina bífida oculta) en el que casi no existen signos de anormalidad, a casos extremos, donde la columna está completamente abierta y se producen trastornos neurológicos graves.



Una parte de la médula espinal y sus membranas pueden salir al exterior en el interior de un saco frágil. Con frecuencia aparece hidrocefalia (exceso de líquido cefalorraquídeo en la cavidad craneal) asociada. En Europa y Estados Unidos la espina bífida afecta a un 5% de la población.



El tratamiento quirúrgico suele ser necesario en la mayoría de los casos moderados-graves. Si no se trata con cirugía los niños afectados pueden fallecer o quedar muy incapacitados. Incluso con fisioterapia, muchos de estos niños presentan incapacidad física y a menudo mental. La ingesta suplementaria de ácido fólico durante las seis primeras semanas del embarazo reduce el riesgo de espina bífida en el feto.



Una espina bífida abierta produce niveles elevados de alfafetoproteína durante el embarazo que pueden detectarse mediante amniocentesis o en una muestra de sangre de la madre.





Fuente: Microsoft ® Encarta 1993--2008 Microsoft Corporation.

________________________________________________



#53 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 12 junio 2011 - 02:13













:estudiando





Apuntes...

_____________________________

OSTEOPOROSIS

Imagen enviada

Osteoporosis, enfermedad que afecta al hueso, caracterizada por una disminución de la masa ósea; los huesos afectados son más porosos y se fracturan con más facilidad que el hueso normal.



Son frecuentes las fracturas de muñeca (radio), vértebras y cadera, aunque puede aparecer en cualquier hueso. Las mujeres de raza blanca son las más susceptibles de padecer la enfermedad. Otros factores de riesgo pueden ser la inadecuada ingestión de calcio, actividad física insuficiente, ciertos medicamentos (como los corticoides), o antecedentes familiares de osteoporosis.



La forma más frecuente de la enfermedad es la osteoporosis primaria; se refiere a la osteoporosis posmenopáusica, o por déficit de estrógenos (Tipo I) que se observa en mujeres cuyos ovarios han dejado de producir hormonas (estrógenos).



Otros tipos pueden ser osteoporosis relacionada con la edad (Tipo II), que afecta a las personas mayores de 70 años, y la osteoporosis idiopática, enfermedad poco frecuente, de causa desconocida, que afecta a las mujeres premenopáusicas y a los hombres jóvenes o de mediana edad. La osteoporosis secundaria puede estar causada por inactividad debida a parálisis u otras causas como la ingravidez espacial; enfermedades endocrinas y nutricionales, tales como la anorexia nerviosa; enfermedades específicas y ciertos medicamentos.



La prevención y el tratamiento de la osteoporosis incluye la administración de estrógenos, progesterona o ambos, en mujeres posmenopáusicas, suplementos de calcio y otros nutrientes, ejercicio y nuevos fármacos como la calcitonina.

___________________________________________



#54 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 17 junio 2011 - 02:15


:estudiando


Apuntes...

________________________________________



RAQUITISMO

Raquitismo, enfermedad producida por déficit nutricional, caracterizada por deformidades esqueléticas.

El raquitismo está causado por un descenso de la mineralización de los huesos y cartílagos debido a niveles bajos de calcio y fósforo en la sangre.

La vitamina D es esencial para el mantenimiento de unos niveles normales de calcio y fósforo.

El raquitismo clásico, enfermedad carencial de la infancia caracterizada por desarrollo inadecuado o fragilización de los huesos, está producido por una cantidad insuficiente de vitamina D en la dieta, o por ciertas enfermedades que impiden la asimilación de las sales de calcio por la eliminación excesiva en el riñón de calcio y fósforo o por radiación ultravioleta solar insuficiente, lo que bloquea la conversión en la piel de 7-dehidroesteroles, tales como ergosterol y 7-dehidrocolesterol, que originan las vitaminas D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol) respectivamente. En adultos, la deficiencia de vitamina D se manifiesta como osteomalacia (reblandecimiento de los huesos), trastorno debido a la mineralización inadecuada del hueso. En los niños existe un fracaso adicional de la mineralización del cartílago de crecimiento en los extremos de los huesos. El hueso nuevo inadecuado es propenso a deformarse. El tipo de deformidad esquelética depende en gran medida de la edad del niño cuando se produce la deficiencia de vitamina D. En general, se deforman los tobillos y las muñecas y aparecen abultamientos en las costillas formando el llamado rosario raquítico; la cabeza se agranda y el tórax se estrecha. Un niño que todavía no ha aprendido a andar desarrolla deformidades vertebrales, mientras que un niño que ya anda las desarrolla en las piernas. El sistema nervioso también sufre alteraciones, los niños afectados son irritables, tienen dificultades para dormir y presentan sudoración excesiva. Las alteraciones producidas en los músculos provocan el abultamiento del vientre, característico de esta enfermedad.




Imagen enviada

___________________________________



#55 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 29 julio 2011 - 03:27










:estudiando





Apuntes, repasando, ampliando conceptos...

__________________________________________________________





KidsHealth.org The most-visited site devoted to children's health and development



Imagen enviada



Huesos, músculos y articulaciones



(Bones, Muscles, and Joints)





Cada vez que usted camina, se acomoda en una silla o abraza a su hijo, utiliza los huesos, los músculos y las articulaciones. Sin estas importantes partes del cuerpo, usted no podría ponerse de pie, caminar, correr ni tan siquiera sentarse.





Los huesos y qué hacen



Imagen enviada

De pies a cabeza, los huesos proporcionan sostén a nuestro cuerpo y ayudan a darle forma. El cráneo nos protege el cerebro y nos conforma la cara. La médula espinal, un canal de intercambio de mensajes entre el cerebro y el cuerpo, está protegida por la columna vertebral o espina dorsal.

Las costillas forman una cámara que alberga el corazón, los pulmones, el hígado y el bazo, y la pelvis ayuda a proteger la vejiga, los intestinos y, en las mujeres, los órganos reproductores.

Aunque son muy ligeros, los huesos son lo suficientemente fuertes para soportar todo nuestro peso.

El esqueleto humano consta de 206 huesos, que empiezan a desarrollarse antes del nacimiento. Inicialmente, cuando el esqueleto se empieza a formar, está compuesto de cartílago flexible, pero en pocas semanas comienza el proceso de osificación. La osificación consiste en que el cartílago es sustituido por duros depósitos de fosfato de calcio y elástico colágeno, los dos principales componentes de los huesos. Este proceso se completa en aproximadamente 20 años.

Los huesos de niños y adolescentes son más pequeños que los de los adultos y contienen "cartílago de crecimiento", también conocido como "placa de crecimiento" o "placa epifisaria". Estas placas están compuestas por columnas de células cartilaginosas que se multiplican, creciendo en longitud y convirtiéndose, más adelante, en hueso mineralizado y duro. Estas placas de crecimiento son fáciles de detectar en las radiografías. Dado que las niñas maduran antes que los niños, sus placas de crecimiento se transforman en hueso duro a una edad más temprana.

Huesos en proceso de crecimiento

La construcción de los huesos continúa durante toda la vida, ya que el cuerpo renueva y reconstruye constantemente al tejido vivo de los huesos. Los huesos contienen tres tipos de células: los osteoblastos, que conforman hueso nuevo y ayudan a reparar las lesiones óseas; los osteocitos, que transportan nutrientes y productos de desecho desde y hacia los vasos sanguíneos en los huesos, y los osteoclastos, que rompen el hueso y ayudan a esculpirlo y a darle forma.

Los osteoclastos son sumamente activos en niños y adolescentes, trabajando en los huesos conforme se van remodelando durante el proceso de crecimiento. También desempeñan un papel importante en la reparación de fracturas.

Los huesos están compuestos por calcio, fósforo, sodio y otros minerales, así como por la proteína colágeno. El calcio es necesario para que los huesos sean duros, lo que les permite soportar el peso corporal. Los huesos también almacenan calcio y lo liberan al torrente sanguíneo éste cuando es necesario en otras partes del cuerpo. Las cantidades de ciertas vitaminas y minerales que ingerimos, en especial la vitamina D y el calcio, afectan directamente a la cantidad de calcio almacenada en nuestros huesos.

La esponjosa médula ósea que se encuentra en el interior de muchos huesos es el lugar donde se fabrican la mayoría de las células sanguíneas. La médula ósea contiene células madre, que producen todos los glóbulos rojos y plaquetas del organismo, así como algunos tipos de glóbulos blancos. Los glóbulos rojos transportan oxígeno a los tejidos del cuerpo y las plaquetas ayudan a coagular la sangre cuando una persona se hace un corte o una herida. Los glóbulos blancos ayudan al cuerpo a luchar contra las infecciones.

Los huesos están compuestos por dos tipos de material:

El hueso compacto es la parte sólida, dura y externa del hueso. Tiene el aspecto del marfil y es sumamente resistente. En su interior hay orificios y canales, que llevan vasos sanguíneos y nervios desde el periostio, la membrana que recubre el hueso, hasta las partes internas.


El hueso esponjoso, que, como indica el término, se parece a una esponja, se encuentra en el interior del hueso compacto. Está formado por una especie de red, similar a una malla, compuesta por diminutos trozos de hueso denominados trabéculas. Los espacios de esta red están llenos de médula roja, que se encuentra principalmente en los extremos de los huesos, y de médula amarilla, compuesta prioritariamente por grasa.



Los huesos están sujetos a otros huesos mediante largas tiras fibrosas, denominadas ligamentos. El cartílago, una sustancia flexible y elástica que recubre las articulaciones, sostiene los huesos y los protege en las partes donde friccionan entre sí.

Los músculos y qué hacen

Los huesos no trabajan solos: necesitan la ayuda de los músculos y las articulaciones. Los músculos tiran de las articulaciones, lo que nos permite movernos. También ayudan al cuerpo a desempeñar otras funciones para que pueda crecer y mantenerse fuerte, tales como masticar alimentos y transportarlos a través del sistema digestivo. El cuerpo humano tiene más de 650 músculos, que constituyen la mitad del peso corporal de una persona. Están conectados a los huesos mediante tejidos duros y resistentes, similares a los cordones, denominados tendones, que permiten que los músculos tiren de los huesos. Si usted mueve los dedos de la mano, podrá ver el movimiento de los tendones del dorso de la mano mientras hacen su trabajo. Los seres humanos disponemos de tres tipos de músculos:

Los músculos esqueléticos están unidos a los huesos, principalmente en las piernas, los brazos, el abdomen, el pecho, el cuello y la cara. Los músculos esqueléticos se conocen como "estriados" porque están compuestos por fibras que poseen franjas o estrías horizontales cuando se ven al microscopio. Estos músculos mantienen unido al esqueleto, dan forma al cuerpo y lo ayudan en los movimientos cotidianos (también se denominan "músculos voluntarios", porque podemos controlar conscientemente sus movimientos). Se pueden contraer (acortar o tensar) rápida y enérgicamente, pero se cansan fácilmente y deben descansar entre esfuerzos.


Los músculos lisos o involuntarios también están formados por fibras, pero este tipo de músculos tiene un aspecto liso en vez de estriado. Generalmente, no podemos controlar conscientemente los músculos lisos, sino que están automáticamente controlados por el sistema nervioso (motivo por el que reciben el nombre de "involuntarios"). Las paredes del estómago y los intestinos son ejemplos de músculos lisos, que ayudan a descomponer los alimentos y a trasportarlos por el sistema digestivo. También hay músculos lisos en las paredes de los vasos sanguíneos, encargados de comprimir el flujo sanguíneo que pasa a través de ellos para ayudar a mantener la tensión arterial. Los músculos lisos tardan más en contraerse que los esqueléticos, pero pueden permanecer contraídos durante más tiempo porque no se cansan tan fácilmente.



El músculo cardíaco se encuentra en el corazón. Las paredes de las cavidades cardíacas están formadas prácticamente en su totalidad por fibras musculares. El músculo cardíaco también es un músculo de tipo involuntario. Sus contracciones, rítmicas y fuertes, expulsan la sangre del corazón mientras late.

Nuestros imparables músculos

Incluso cuando estamos sentados y completamente quietos, hay músculos de nuestro cuerpo que están en constante movimiento. Los músculos permiten que el corazón lata, que el tórax se expanda y se contraiga mientras respiramos y que los vasos sanguíneos ayuden a regular la tensión arterial y el flujo sanguíneo por todo el cuerpo. Cuando sonreímos o hablamos, los músculos nos ayudan a comunicarnos, y cuando hacemos ejercicio, nos ayudan a mantenernos sanos y en una buena forma física.

Los movimientos que realizan nuestros músculos están coordinados y controlados por el cerebro y el sistema nervioso. Los músculos involuntarios están controlados por estructuras que se encuentran en las profundidades del cerebro y la parte superior de la médula espinal, denominada "tronco encefálico". Los músculos voluntarios están controlados por una parte del cerebro conocida como corteza cerebral motora y el cerebelo.

Cuando usted decide moverse, su corteza motora envía una señal eléctrica a través de la médula espinal y los nervios periféricos a los músculos, haciendo que estos se contraigan. La corteza motora de la parte derecha del cerebro controla los músculos de la parte izquierda del cuerpo y viceversa.

El cerebelo coordina los movimientos musculares ordenados por la corteza motora. Los sensores de músculos y articulaciones envían mensajes de retroalimentación a través de los nervios periféricos para indicar al cerebelo y a otras partes del cerebro dónde y cómo se está moviendo el brazo o la pierna y en qué posición se encuentra. Esta retroalimentación permite un movimiento fluido y coordinado. Si queremos levantar un brazo, el cerebro envía un mensaje a los músculos del brazo y éste se mueve. Cuando corremos, se implican una mayor cantidad de mensajes cerebrales porque muchos músculos deben trabajar al unísono.

Los músculos mueven las partes del cuerpo contrayéndose y relajándose. Los músculos pueden tirar de los huesos, pero no pueden empujarlos nuevamente hacia la posición original. Por ello, trabajan en pares de flexores y extensores. El flexor se contrae para doblar una extremidad en una articulación. Luego, una vez completado el movimiento, el flexor se relaja y el extensor se contrae para extender o estirar el miembro en la misma articulación. Por ejemplo, el bíceps, ubicado en la parte anterior del brazo, es un flexor, y el tríceps, ubicado en la parte posterior del brazo, es un extensor. Cuando flexionamos el brazo a la altura del codo, el bíceps se contrae. Luego el bíceps se relaja y el tríceps se contrae para estirar el brazo.

Las articulaciones y qué hacen

Las articulaciones se encuentran en las uniones entre huesos. Hacen que el esqueleto sea flexible; sin ellas, el movimiento sería imposible.

Las articulaciones permiten que el cuerpo se mueva de muchas maneras. Algunas de ellas se abren y se cierran como sin fueran bisagras (por ejemplo, las rodillas y los codos), mientras que otras permiten realizar movimientos más complejos. El hombro o la articulación de la cadera, por ejemplo, nos permite realizar movimientos hacia adelante, hacia atrás, laterales y giratorios.

Las articulaciones se clasifican en función de su gama de movimientos. Las articulaciones inmóviles o fibrosas no se mueven. La bóveda craneal, por ejemplo, está formada por placas de hueso que deben permanecer inmóviles para proteger el cerebro. Entre los bordes de estas placas, hay uniones o articulaciones, de tejido fibroso. Las articulaciones fibrosas también mantienen los dientes fijos en la mandíbula.

Las articulaciones semimóviles o cartilaginosas presentan muy poco movimiento. Están unidas por cartílago, como en la columna. Cada una de las vértebras de la columna se mueve con respecto a la de más arriba y a la de más abajo y, conjuntamente, estos movimientos otorgan flexibilidad a la columna.

Las articulaciones móviles o sinoviales se mueven en muchas direcciones. Las principales articulaciones del cuerpo, ubicadas en la cadera, los hombros, los codos, las rodillas, las muñecas y los tobillos, son móviles. Están llenas de líquido sinovial, que actúa a modo de lubricante para ayudar a las articulaciones a moverse con facilidad.

Existen tres tipos de articulaciones móviles que desempeñan un papel importante en el movimiento voluntario:

Las articulaciones de bisagra permiten el movimiento en una sola dirección, como las rodillas y los codos.

Las articulaciones pivotantes permiten el movimiento giratorio o de rotación, como cuando la cabeza gira de un lado a otro.

Las articulaciones esféricas son las que permiten mayor libertad de movimiento. Las caderas y los hombros tienen este tipo de articulación, en que el extremo redondo de un hueso largo encaja en el hueco de otro hueso.

Problemas óseos, musculares y articulares

Por muy fuertes que sean los huesos, estos pueden romperse. Los músculos se pueden debilitar y las articulaciones (así como los tendones, los ligamentos y el cartílago) se pueden lesionar o pueden quedar afectadas por enfermedades.

Los problemas que pueden afectar a los huesos, músculos y articulaciones incluyen los siguientes:

Artritis. La artritis es la inflamación de una articulación, y las personas que la padecen presentan hinchazón, calor, dolor y, a menudo, tienen problemas de movilidad. Aunque solemos pensar en la artritis como una dolencia que afecta únicamente a la gente mayor, también puede presentarse en niños y adolescentes. Entre los problemas de salud que se asocian a artritis en niños y adolescentes se encuentran la artritis reumatoide juvenil, el lupus, la enfermedad de Lyme y la artritis séptica (una infección bacteriana de una articulación).



Fractura. Una fractura consiste en la rotura de un hueso; los huesos pueden agrietarse, partirse o astillarse. Tras la fractura, nuevas células óseas rellenan el hueco y reparan la rotura. El tratamiento habitual consiste en colocar un yeso o escayola resistente que mantiene el hueso en la posición correcta hasta que se cura. Si la fractura es complicada, es posible que se deban colocar clavos y placas metálicas para proporcionar mayor estabilidad mientras se cura la fractura.



Distrofia muscular. Distrofia muscular es un grupo de enfermedades de tipo hereditario que afectan a los músculos, que se debilitan y deterioran con el paso del tiempo. En la infancia, la forma más habitual es la distrofia muscular de Duchenne, que afecta en mayor medida al sexo masculino.



Enfermedad de Osgood-Schlatter. La enfermedad de Osgood-Schlatter es una inflamación (dolor e hinchazón) del hueso, cartílago y/o tendón ubicados en la parte superior de la tibia, donde se inserta el tendón de la rótula. Esta enfermedad suele afectar a adolescentes activos hacia el comienzo del "estirón de la adolescencia", el período de aproximadamente dos años de duración en que crecen con mayor rapidez.



Osteomielitis. La osteomielitis es una infección del hueso a menudo provocada por la bacteria Staphylococcus aureus, aunque también la pueden provocar otros tipos de bacterias. En niños y adolescentes, la osteomielitis suele afectar a los huesos largos de brazos y piernas. La osteomielitis suele desarrollarse tras una lesión o traumatismo.



Osteoporosis. En la osteoporosis, el tejido óseo se vuelve frágil, fino y esponjoso. Los huesos se rompen con facilidad y a veces la columna vertebral empieza a desintegrarse. Si bien este trastorno suele afectar a personas mayores, los niños y los adolescentes con trastornos de la conducta alimentaria pueden padecerla, al igual que las niñas que padecen la "tríada de la deportista". Esta es una combinación de tres afecciones que algunas chicas que hacen ejercicio o practican deporte pueden sufrir: trastorno de la conducta alimentaria, amenorrea (desaparición de la menstruación) y osteoporosis. El hecho de practicar deportes en que se valora la delgadez expone a las chicas a un mayor riesgo de padecer la "tríada de la deportista".



Lesiones por movimientos repetitivos. Son un grupo de lesiones que ocurren cuando una parte del cuerpo se somete a un esfuerzo excesivo, lo que provoca inflamación (dolor e hinchazón), distensión muscular y/o lesiones en los tejidos. Por lo general, el sobreesfuerzo está provocado por la repetición de los mismos movimientos una y otra vez. Las lesiones por movimientos repetitivos se están volviendo más frecuentes en niños y adolescentes porque estos pasan más tiempo que nunca utilizando la computadora. La práctica de deportes como el tenis, que requiere movimientos repetitivos, también puede provocar este tipo de lesiones. Los niños y adolescentes que pasan mucho tiempo tocando instrumentos musicales o jugando a juegos de video también están expuestos a las lesiones por movimientos repetitivos.



Escoliosis. La columna de todo el mundo tiene una leve curvatura; esa leve curvatura es necesaria para que podamos movernos y caminar adecuadamente. Pero tres a cinco personas de cada 1.000 sufren de escoliosis, una afección en que la columna se curva excesivamente. Puede ser hereditaria, de modo que una persona con escoliosis a menudo tiene parientes que también la sufren.



Distensiones y esguinces. Las distensiones ocurren cuando se estiran excesivamente los músculos o tendones. Los esguinces se producen por un estiramiento excesivo o por un desgarro parcial de los ligamentos. Las distensiones suelen ocurrir cuando una persona participa en una actividad agoradora sin haber calentado previa y adecuadamente los músculos o cuando el músculo no está habituado a la actividad (como cuando se practica un nuevo deporte o cuando se vuelve a practicar un deporte habitual tras un extenso período de inactividad). Los esguinces, por el contrario, suelen ser el resultado de una lesión, como una torcedura de tobillo o de rodilla. Un tipo habitual de esguince es el desgarro del tendón de Aquiles, que conecta los músculos de la pantorrilla con el talón. Este tendón se puede desgarrar por completo, pero suele poderse corregir mediante cirugía. Tanto las distensiones como los esguinces son habituales en niños y adolescentes, porque son personas activas y en proceso de crecimiento.



Tendinitis. La tendinitis es una lesión deportiva habitual que suele presentarse después de forzar excesivamente un músculo. El tendón y la vaina del tendón se inflaman, lo que puede ser doloroso. Dejar reposar el músculo y tomar medicamentos antiinflamatorios puede aportar un gran alivio.





Un Multimedia muy interesante de la estrucutra del hueso. ACÁ




Revisado por:

Steven Dowshen, MD

Fecha de revisión: agosto de 2009

Nota: Toda la información incluida en KidsHealth® tiene propósitos educacionales solamente.

Si necesita servicios para diagnóstico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera. © 1995-2011 The Nemours Foundation. Todos los derechos reservados.

___________________________________________________



#56 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 03 diciembre 2011 - 01:20



:estudiando

Apuntes y repasos...

____________________________________





TEJIDO CONECTIVO

Imagen enviada



Tejido conectivo, o conjuntivo, en anatomía es el tejido que sostiene el organismo animal y que conecta sus distintas partes.



Se origina en las células de la capa mesodérmica embrionaria y da lugar a varios tipos de tejido, como el tejido conectivo laxo, que se infiltra en los órganos dando consistencia al tejido funcional, y el tejido conectivo denso, que aparece en la sustancia dura de los huesos y en la dentina.



El tejido conectivo se caracteriza por tener gran cantidad de sustancia fundamental (que está entre las células del tejido) y que puede ser fluida, sólida o semisólida.



El tejido conectivo denso regular, es blanco y da lugar a la mayoría de los tendones y ligamentos; el tejido conjuntivo elástico, es amarillo y forma estructuras como los ligamentos amarillos de las vértebras de la columna vertebral y los elementos elásticos de las paredes arteriales y de la tráquea; también aparece en las cuerdas vocales. Cumple funciones de amortiguación y sostén.



Otros tipos de tejido conectivo son el tejido cartilaginoso o cartílago, que forma parte de las articulaciones y de las zonas de crecimiento de los huesos; el tejido adiposo, que recubre los órganos vitales para amortiguarlos (como los riñones) y sirve también de almacén del exceso de alimento. El tejido linfático y la sangre, también se relacionan directamente con el tejido conjuntivo durante el desarrollo embrionario; la neuroglia, el tejido de relleno del sistema nervioso central, está más relacionada con la piel. Véase Tejido.

Fuente: Microsoft ® Encarta ® 2009.

_______________________________________________




#57 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.420 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 25 enero 2012 - 06:16


:estudiando


Apuntes y repasos...

______________________________



Columna Vertebral






Imagen enviada





Imagen enviada







1.- INTRODUCCIÓN



Columna vertebral, nombre genérico dado a la estructura de hueso o cartílago que rodea y protege la médula espinal en los animales vertebrados. También recibe el nombre de raquis o espina dorsal.



2.- ANATOMÍA



Los cordados más primitivos tienen un endoesqueleto formado por una varilla cartilaginosa rígida denominada notocorda. En la mayoría de los vertebrados adultos la notocorda es rodeada o sustituida como eje de soporte por la columna vertebral. A ella se unen el cráneo, las costillas y la pelvis para formar el esqueleto axial. Excepto en los condríctios, que tienen el esqueleto enteramente cartilaginoso, en el resto de los vertebrados la columna vertebral está formada por una serie de huesos denominados vértebras.



La forma y el tamaño de las vértebras varía según los tipos de animales. En general se disponen como una columna y están unidas por ligamentos de tejido conjuntivo que mantienen los huesos unidos y forman una articulación. En el ser humano, la columna vertebral está formada por 33 o 34 vértebras: 7 cervicales en el cuello; 12 torácicas o dorsales en la región del tórax, a las que se unen doce pares de costillas; 5 lumbares en la zona baja de la espalda; 5 sacras fusionadas que forman un hueso sólido (conocido como sacro, véase Articulación sacroilíaca) que encaja como una cuña entre los huesos de la pelvis; y un número variable (de 4 a 5) de vértebras coxígeas fusionadas por debajo del sacro formando el coxis.



Antes del nacimiento, la columna vertebral humana forma una curva simple con la superficie convexa hacia atrás. Al nacer están presentes dos curvas primarias, que son cóncavas hacia adelante. La superior se localiza en la región torácica, y la más inferior en la región sacra. Si el niño se desarrolla con normalidad, aparecen dos curvas compensadoras hacia adelante en la región cervical y lumbar por encima de las curvas primarias. Estas curvas normales proporcionan un grado de elasticidad que no sería posible en una serie de huesos apilados de forma rígida, sin curvas.




3.- VÉRTEBRAS: CARACTERÍSTICAS

La mayoría de las vértebras individuales tienen una forma similar a un anillo. El cuerpo vertebral o porción gruesa del anillo está ubicado hacia adelante. Entre una vértebra y la siguiente hay un grueso disco fibroso de cartílago, denominado disco intervertebral, que forma la articulación principal entre los cuerpos de dos vértebras adyacentes. Sin embargo, las vértebras también se mueven entre sí en otras articulaciones pequeñas.



El cuerpo vertebral, que representa la mayor parte de la vértebra y consiste en una masa de hueso sólido que soporta la carga, está situado en la zona anterior de la vértebra y separado de los cuerpos de las vértebras superior e inferior por los discos invertebrales. A cada lado del cuerpo vertebral hay un pilar de hueso ancho (pedículo) que se dirige hacia atrás. Los pedículos y el dorso del cuerpo vertebral delimitan un espacio circular, el agujero vertebral, ocupado por la médula espinal. Dos hojas de hueso, denominadas láminas, se unen a los pedículos y se conectan entre sí formando un arco en la región dorsal de las vértebras, denominado arco dorsal o arco neural, que cierra el espacio circular. El canal formado por la yuxtaposición de los agujeros vertebrales de todas las vértebras se denomina conducto neural o conducto vertebral. En cada extremo, en la unión del pedículo con la lámina, existe una prominencia ósea llamada apófisis transversa. En el arco formado por la unión de las dos láminas se encuentra otra prominencia denominada apófisis espinosa. En la base de cada apófisis transversa existe una estructura móvil y lisa que se articula con la vértebra adyacente (apófisis articular). En los animales que mantienen una postura erecta, hay dos apófisis articulares en la parte superior y dos en la parte inferior de cada vértebra.



Las vértebras de cada región de la columna vertebral de los mamíferos tienen características propias. En las vértebras cervicales superiores las apófisis transversas presentan un agujero para el paso de la arteria vertebral. Las apófisis espinosas de estas vértebras son muy cortas. Las dos primeras vértebras cervicales tienen una forma muy diferente a las otras. La primera vértebra cervical o atlas, tiene unas carillas articulares superiores de forma ovalada (cavidades glenoideas del atlas) que se articulan con los cóndilos (proyecciones circulares óseas) del hueso occipital del cráneo. Las carillas articulares inferiores del atlas se articulan con las carillas articulares superiores de la segunda vértebra cervical o axis, formando las articulaciones atloidoaxoideas. Las apófisis transversas de las vértebras torácicas tienen superficies articulares para las costillas mientras que las apófisis espinosas son largas, se proyectan hacia abajo, y se superponen entre sí. Las vértebras lumbares tienen cuerpos pesados y grandes, y las apófisis transversas y espinosas son más pequeñas.





4.- ANOMALÍAS Y ENFERMEDADES



En los seres humanos son frecuentes las curvas patológicas de la columna vertebral. Pueden aparecer por debilidad de los ligamentos, enfermedades o anomalías congénitas de la columna vertebral y por lesiones o contracturas de los músculos de la espalda.



Las alteraciones de las curvas vertebrales pueden ser de diversos tipos: en el plano lateral se describen lo que conocemos como escoliosis (curvatura lateral de la espina dorsal), que se acompaña generalmente de rotación vertebral y puede ser única o múltiple (dos curvas); y en el plano frontal, las cifosis (convexidad dorsal) y lordosis (concavidad dorsal). La mayoría de estas alteraciones son idiopáticas (de causa desconocida), o se deben a alteraciones neuromusculares (parálisis) u osteocartilaginosas por infecciones como la tuberculosis, trastornos del crecimiento u osteoporosis. El síntoma más frecuente es la asimetría, la existencia de una curva o incluso de una prominencia (joroba) y dolor en la región afectada, aunque en algunas ocasiones no aparecen síntomas.



El tratamiento depende de la gravedad del trastorno. Los casos con deformidad leve sólo requieren observación y, en ocasiones un programa de ejercicios específicos y medidas higiénico-posturales. En los casos moderados se puede intentar controlar la deformidad con corsés y fisioterapia. Los casos más graves requieren cirugía, que consiste en la artrodesis (fusión de unas vértebras con otras) para limitar la movilidad y el dolor; para ello se realiza un injerto óseo (de la propia persona o de un donante) e implantes (sistemas de barras, ganchos, tornillos, o alambres metálicos más o menos rígidos) para mantener la corrección de la deformidad, conseguida con la cirugía.



También son muy frecuentes los trastornos debidos a alteraciones del disco intervertebral. Éstos se deben a la aparición de una hernia del material del disco intervertebral que puede comprimir las raíces nerviosas, dando lugar al cuadro clínico llamado hernia discal. La mayoría de estos casos se corrigen con un tratamiento local, y sólo en un 5% de los mismos es necesaria la cirugía. Es muy frecuente la artrosis (enfermedad degenerativa) de la columna lumbar, que provoca cuadros de lumbalgia (dolor en región lumbar) o ciatalgia (dolor irradiado por la cara posterior de los glúteos); estos trastornos mejoran con un tratamiento directo sobre la superficie afectada.







Imagen enviada






Cómo citar este artículo: "Columna vertebral." Microsoft® Student 2009




_______________________________________________










Spin Palace - Spanish