Ir a contenido


Foto

Edad Contemporánea


  • Inicia sesión para responder
2 Respuesta(s) a este Tema

#1 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 16 marzo 2008 - 07:20


:estudiando


Aporte de MSN Encarta

_______________________________________________



EDAD CONTEMPORÁNEA

1.- INTRODUCCIÓN



Edad contemporánea, periodo histórico que sucede a la denominada edad moderna y cuya proximidad y prolongación hasta el presente le confieren unas connotaciones muy particulares por su cercanía en el tiempo. Benedetto Croce, filósofo italiano de la primera mitad del siglo XX, afirmaba que la "historia es siempre contemporánea" y si ciertamente la historia tiene como centro al hombre, no menos cierto es que ésta tiene como centro al hombre actual. En consecuencia, si la visión del pasado remoto está condicionada por las circunstancias y la mentalidad del hombre actual, también lo estará, y en mayor medida, el pasado reciente tan cercano a su experiencia vital.  



El término, acuñado desde la historiografía occidental y plenamente asumido como referencia cronológica, se aplica a un objeto histórico con entidad en sí mismo y, por tanto, no se le considera como un último tramo de la historia moderna. No obstante, la determinación de sus límites y su evolución siguen siendo objeto de controversia entre las distintas historiografías nacionales, en virtud de la diferente concepción en torno al significado de la contemporaneidad, o la posmodernidad, como la han denominado algunos especialistas. Desde la historiografía francesa, el concepto de contemporaneidad y de historia contemporánea se introdujo en la reforma de la enseñanza secundaria de Victor Duruy en 1867, estableciendo sus orígenes desde 1789.  



En la historiografía anglosajona, donde la concepción de la modernidad es más elástica, la contemporaneidad resulta más dinámica en la medida en que une al presente un pasado muy próximo. De cualquier modo, en toda la historiografía occidental persiste la controversia en torno a la naturaleza y el contenido semántico de lo contemporáneo. Un concepto que, asimismo, ha sido afrontado desde diferentes actitudes intelectuales a lo largo del tiempo, como puede apreciarse en el rechazo de la historia positivista de conferir la dignidad de la historia a la actualidad o el creciente interés desde la década de 1960 por abarcar el pasado más inmediato desde la historia, en diálogo permanente con las demás ciencias sociales.  Desde esta perspectiva han ido aflorando, especialmente desde la década de 1980, los estudios sobre la historia del tiempo presente, u otras denominaciones como historia reciente o historia del mundo actual, para referirse a un periodo cronológico en que desarrollan su existencia los propios actores e historiadores.

2.-         LA ESPECIFICIDAD Y LOS LÍMITES DEL MUNDO CONTEMPORÁNEO

En sus orígenes, la controversia sobre la especificidad y los límites del mundo contemporáneo se desarrolló dentro de un marco esencialmente occidental y eurocentrista, pero la compleja y heterogénea naturaleza de éste y los cambios sobrevenidos en Occidente han influido en la revisión de estos postulados hacia horizontes más amplios, acordes a la globalidad del mismo. La cercanía en la memoria histórica, sus difusos contenidos por tratarse de procesos inconclusos que percuten en el presente y mediatizan el porvenir, la asincronía y las peculiaridades con que las sociedades se insertan o no en los parámetros de la contemporaneidad, así como su proyección hasta el presente y, por tanto, su carácter esencialmente dinámico y abierto, ilustran la especificidad de ésta respecto a otras eras del pasado.



Tradicionalmente, la historiografía europea occidental, y en concreto la francesa, ha emplazado los orígenes de la contemporaneidad en el ciclo revolucionario iniciado en 1789 (Revolución Francesa), enmarcándola más adelante en los cambios estructurales asociados a la disolución del Antiguo Régimen. La asunción de estos criterios, de cualquier modo, son vinculados por las diferentes historiografías nacionales a su propia singularidad histórica: 1808, en el caso español a partir de la guerra de la Independencia; 1848, en los países de Europa central a raíz de la oleada revolucionaria que tuvo lugar en aquella coyuntura (revoluciones de 1848); o el agitado periodo revolucionario entre 1905 y 1917 en la Rusia imperial que desembocó en la Revolución Rusa.  



La transición de una era a otra se asocia a dos procesos fundamentales: la aparición de la sociedad capitalista, cuyos síntomas iniciales y primer modelo se forjaron en Gran Bretaña con la primera Revolución Industrial; y las revoluciones burguesas, que irán jalonando la transición hacia un modelo social y hacia fórmulas de organización del poder diferentes de las del Antiguo Régimen.  En la historiografía anglosajona, los inicios de la contemporaneidad se sitúan en el siglo XX, no sin disparidad de criterios a tenor de cómo se interprete el término. El historiador inglés Geoffrey Barraclough escribía en 1964 que la historia contemporánea "empieza cuando los problemas reales del mundo de hoy se plantean por primera vez de una manera clara", y que "hasta 1945 el aspecto más destacado de la historia reciente era el fin del antiguo mundo".  



La proyección de la contemporaneidad hasta el presente constituye uno de sus rasgos más peculiares, pero precisamente esa cercanía al presente dificulta su periodización interna. Las opciones planteadas por los historiadores son múltiples, proponiendo desde la división en una alta y una baja edad contemporánea, la distinción entre un siglo XIX largo y un siglo XX corto, o la diferenciación entre la contemporaneidad propiamente histórica y la historia actual o del tiempo presente, cuyos límites internos son objeto de continua discusión. De cualquier modo, lo evidente es que el cambio de las estructuras, siempre lento y por debajo de la aceleración del tiempo histórico en determinadas coyunturas, se sitúa en un proceso de transición desde la modernidad al mundo contemporáneo, en el caso de mantener esa proyección lineal del tiempo, cuyos rasgos aparecen mejor delineados a medida que avanza el siglo XX, y en la que cada sociedad habrá trazado un itinerario con su propio ritmo y peculiaridades. Del mismo modo, se podría afirmar que el carácter global e interdependiente del mundo contemporáneo ha facilitado un mejor conocimiento del mismo y la constatación de la concurrencia de sociedades cuyos ritmos históricos son diferentes y que reaccionan de forma plurivalente hacia lo que Occidente ha definido como constitutivo de lo contemporáneo.

3.-         LOS FUNDAMENTOS DE LA CONTEMPORANEIDAD





Partiendo de estas consideraciones previas y enfatizando el fenómeno de la transición en la configuración de la contemporaneidad, desde una concepción amplia y global, y en la que conviven elementos de permanencia de la modernidad con las fuerzas y tendencias de cambio, conviene tener en consideración dos planteamientos previos: en primer término, la tendencia hacia la universalización de la civilización occidental, en clave de imposición, por lo general, a partir de su supremacía tecnológica y material y de la proyección de su modelo de sociedad como paradigma de modernización, que le ha llevado a desarrollar una relaciones desiguales con otras civilizaciones; y en segundo lugar, la presencia de otras civilizaciones, cuyas actitudes varían según el caso y los diferentes momentos históricos frente a la tendencia uniformizadora de Occidente y reivindicadoras de su propia identidad, sin cuya consideración difícilmente podría comprenderse el mundo contemporáneo.  



En el ámbito de lo político, uno de los rasgos más ilustrativos de la contemporaneidad es la creación y extensión del Estado-Nación y de los fenómenos intrínsecamente vinculados al mismo, como el nacionalismo, cuyo nacimiento tuvieron lugar en el continente europeo y cuya generalización a lo largo de todo el globo están fuera de toda discusión. La reivindicación y extensión del derecho a la autodeterminación —esgrimido tanto desde planteamientos democráticos como marxistas—, el rebrote de los nacionalismos en Europa central y oriental (tras las revoluciones de 1989* y el final de la Guerra fría), el protagonismo de los estados en las relaciones internacionales o la descolonización ponen de relieve la vitalidad del Estado-Nación.  



Una realidad que, en modo alguno, puede ocultar las dificultades para plasmar ese concepto no sólo en el mundo extraeuropeo sino en partes de la vieja Europa, y que han sido a menudo motivo de sangrientos conflictos. En un mismo plano, habría que incluir los modelos político-ideológicos que generados y suscitados desde Europa habrían de tener una amplio eco en el mundo, como las formas liberales y democráticas, los fascismos o el socialismo, que según diferentes épocas y las distintas realidades sociales se intentaron plasmar con mayor o menor fidelidad o con un consciente afán de búsqueda de una adaptación original.  En ciertos casos, el fracaso de estas fórmulas ha impulsado la búsqueda de soluciones originales inspiradas en la propia tradición, como puede observarse en algunos ejemplos del mundo islámico. En el ámbito económico, el capitalismo se ha convertido en el marco conceptual y estructural sobre el que se configura la actual economía mundial. El proceso iniciado en Europa, concretamente en Gran Bretaña, y su progresiva expansión, no sin fuertes convulsiones y desequilibrios desde sus primeros momentos, ha alcanzado una dimensión planetaria.    





Tras los reajustes industriales, mercantiles y financieros posteriores a la II Guerra Mundial, el capitalismo ha generado unas posibilidades de consumo insospechadas. Un proceso posibilitado por los avances de la ciencia y de la tecnología y la creciente interdependencia económica, favorecido, entre otros factores, por la progresiva concentración de la riqueza, en manos de un pequeño grupo de estados, en entidades económicas como las multinacionales y en organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial que dictan las pautas de comportamiento económico de los estados. Un sistema que de forma permanente se ha basado en una relación desigual en favor de los actores que han mantenido una posición hegemónica en el sistema económico y fomentado unas relaciones de dependencia, antes bajo formas de colonización en la era del imperialismo o en la actualidad mediante la perpetuación de los desequilibrios Norte-Sur.    





Una influencia que también se ha manifestado en la propia concepción de las teorías y modelos económicos, y que se ha agudizado tras el fracaso del socialismo real** y el escaso efecto de las propuestas realizadas en pro de un nuevo orden económico internacional más justo. Uno de los cambios aparejados al desarrollo de las sociedades industriales en Europa desde el siglo XIX fue el cambio en el comportamiento demográfico y el crecimiento de la población. A lo largo del siglo XX, la explosión demográfica ha sido uno de los fenómenos de mayor relevancia y, de hecho, se ha convertido en uno de los grandes problemas globales que se le plantean a la humanidad de cara al próximo milenio. Asimismo, a lo largo del siglo XX se ha configurado y generalizado la sociedad de masas tendente a disfrutar de altos e igualitarios niveles de vida, consumo y bienestar, pero cuya materialización presenta grandes disfuncionalidades ya se trate de poblaciones que tienen acceso al desarrollo o viven sumidas en el subdesarrollo. Indudablemente, los problemas sociales que aparecen en cada universo social son radicalmente diferentes, pero en el caso de estas últimas se plantea la frustración ante el hito de la modernización y la experiencia vivida respecto a la misma.  



Estas condiciones plantean un desequilibrio constante para aquellas sociedades, provocando fenómenos complejos de alcance mundial como las migraciones desde el Sur hacia el Norte o la búsqueda de soluciones revolucionarias, que en ocasiones ponen de relieve las reticencias hacia Occidente o la debilidad de las estructuras incorporadas desde Occidente, por ejemplo el Estado-Nación, como se ha puesto de manifiesto en los estados centroafricanos a finales del siglo XX. La fisonomía del mundo contemporáneo sería difícilmente comprensible sin apreciar la transcendental importancia del desarrollo de la ciencia y la tecnología, en especial en lo concerniente a la información y a las comunicaciones.  



La interdependencia y la globalidad del mundo, sintetizadas en la expresión de la "aldea global" de Marshall McLuhan, han sido posibles gracias a dichos avances. Asimismo, los avances en la ciencia han sobrepasado los límites del mundo occidental para mostrar un claro policentrismo en los focos de desarrollo de la ciencia, como bien refleja el papel que ha jugado Japón tras la II Guerra Mundial. Un desarrollo científico cuyas aplicaciones han alcanzado un altísimo grado de difusión a lo largo del globo, aunque los beneficios del mismo todavía sean objeto de una asimétrica distribución.   



La cultura y su amplio elenco de manifestaciones ha sido uno de los ámbitos que mejor ha reflejado y ha dotado de un nuevo lenguaje y una nueva imaginería a la contemporaneidad. La crisis de la posmodernidad manifiesta en el pensamiento filosófico, en las ciencias y en las expresiones artísticas han puesto de relieve las limitaciones sobre las que se habían basado los preceptos de la modernidad euro-occidental, y la necesidad de replantear sobre nuevas bases el conocimiento del cosmos y la naturaleza humana. En este proceso ha influido no sólo el propio devenir de la sociedad occidental y la crisis de civilización experimentada a lo largo del siglo XX, sino también el encuentro con otras formas de cultura y con otras civilizaciones. Por último, el ámbito que mejor ilustra los nuevos signos del mundo contemporáneo son los cambios que han sobrevenido en la configuración de la sociedad internacional actual. Los dos últimos siglos han mostrado la transición desde una sociedad internacional forjada desde la hegemonía eurocéntrica, a partir de un modelo de equilibrio de poder entre las grandes potencias europeas y que culminó en los imperialismos de principios del siglo XX, hacia una sociedad internacional plenamente universalizada, cuyo alumbramiento corrió parejo a la crisis del poder de Europa a través de dos sangrientas guerras mundiales.  





La nueva sociedad internacional establecida sobre unos pilares decididamente universales, se fraguó tras 1945 sobre la lógica de la bipolaridad de dos superpotencias no europeas, los Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, y más adelante, al finalizar la Guerra fría, sobre una realidad policéntrica, cuyos contornos y definición son todavía objeto del debate sobre el denominado 'nuevo orden mundial'.   



La sociedad internacional tras 1945 ha sido el resultado de dos juegos de fuerzas: la dialéctica Este-Oeste, sobre la que se manifestó la Guerra fría, y la dialéctica Norte-Sur, cuya notoriedad fue mayor a medida que fue emergiendo una nueva realidad, el Tercer Mundo, cuya irrupción tuvo lugar con los procesos de descolonización.  Una tensión que aflora en toda su complejidad en el final del siglo XX, mostrando no sólo las fisuras existentes entre el Norte y el Sur en términos socioeconómicos, sino en un plano más amplio, al evidenciar las tensiones entre civilizaciones. Una nueva sociedad internacional más vertebrada, en la medida en que se ha ido institucionalizando la multilateralización de las relaciones internacionales, y más compleja a tenor de la incorporación de nuevos actores, como los organismos internacionales, las organizaciones no gubernamentales, las multinacionales o las internacionales de los partidos, que sustraen protagonismo a la tradicional primacía de los estados.  



Y en última instancia, una sociedad internacional que expresa en su totalidad la interdependencia y la globalidad de los fenómenos y los acontecimientos del mundo contemporáneo.    





Campo de trigo y cipreses

Imagen enviada





Uno de los símbolos más difundidos del arte contemporáneo es la obra del pintor holandés Vincent van Gogh, uno de cuyos paisajes se reproduce aquí. Campo de trigo y cipreses (1889). Inscrito al movimiento postimpresionista, representó el mundo visible según el ideal impresionista aunque con una caligrafía muy personal en la que los trazos ondulantes imprimen un especial dinamismo a las formas. El estilo pictórico de Van Gogh sirvió más tarde de inspiración al fauvismo y al expresionismo.

Erich Lessing/Art Resource, NY

 

Cómo citar este artículo: "Edad contemporánea," Enciclopedia Microsoft® Encarta® Online 2007

http://es.encarta.msn.com © 1997-2007 Microsoft Corporation.


    

* El calificativo de "revoluciones" es exagerado. Con excepción de Rumania, no hubo levantamientos armados.

** Discutible, no fue el llamado socialismo real el que fracasó, sino el estalinismo, la diferencia es  garrafal.

__________________________________________________






#2 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 28 marzo 2008 - 08:18





smile_031.gif


Autorizado por y gracias a:

HIRU.COM - PORTAL DE APRENDIZAJE PERMANENTE.
DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN. GOBIERNO VASCO.

http://www.hiru.com


_______________________________________________________




Los problemas de hoy


A pesar del optimismo suscitado por el fin del enfrentamiento entre los bloques, en el mundo actual perviven una serie de graves problemas que amenazan la convivencia internacional y dificultan la normalización de las relaciones entre los Estados, así como la capacidad de supervivencia de muchos pueblos.

La vigencia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos


Uno de los grandes problemas actuales es la continua violación de los derechos humanos en países como China, Afganistán o Indonesia, entre muchos otros. La tortura, las violaciones, la esclavitud y otras lacras de la sociedad continúan vigentes hoy en día en buena parte del planeta.

Sin embargo, este fenómeno no es exclusivo de las dictaduras del tercer mundo. En países democráticos, como Estados Unidos, se denuncia la aplicación de la pena de muerte o los casos de racismo y brutalidad policial. Incluso en los países más avanzados se producen episodios eventuales de malos tratos a detenidos o arbitrariedades legales.

Una de las iniciativas para la protección de los derechos humanos y la persecución de los autores de crímenes contra la humanidad fue la creación del Tribunal Penal Internacional de la Haya. Fue ratificado en julio de 2002 por 60 países, entre los que no se encontraban importantes Estados como Israel, Rusia, China o Estados Unidos.

Por este motivo la sociedad actual debe reivindicar más que nunca la plena vigencia de la

Declaración Universal de los Derechos Humanos, como herramienta fundamental para construir un mundo en paz.

El respeto a las minorías


Diversos sucesos internacionales de la década de 1990, como el fraccionamiento de la Unión Soviética y Yugoslavia, o las guerras étnicas de África central, han puesto de manifiesto el problema de las minorías culturales, raciales o religiosas.

El respeto a las diferencias es fundamental para la construcción de una sociedad pacífica y desarrollada. En el mundo actual perviven algunos casos especialmente graves de marginación, sometimiento o persecución de comunidades minoritarias:
  • El pueblo kurdo, cuya población se distribuye por una extensa zona repartida entre Irán, Irak, Turquía y Siria.
  • Palestina, que puede obtener la independencia en 2005 si llegan a cumplirse los acuerdos de Oslo (ver t100)
  • Sáhara Occidental, territorio ocupado por Marruecos desde 1976 y cuyo destino final depende de un referéndum patrocinado por la ONU, el cual ha sido retrasado varias veces por falta de acuerdo entre las partes.
  • Los pueblos tamiles, en Sri Lanka, que reclaman la independencia.
  • Los indígenas americanos, especialmente los mayas, en México y América central.



Éxodo de refugiados iraquíes.



Grandes desequilibrios regionales


Otro grave problema del mundo actual es la gran diferencia de riqueza existente entre los países desarrollados y los subdesarrollados. A menudo, estos desequilibrios se producen en el interior de un país rico, como es el caso de Italia, con una región norte industrial y de alto nivel de renta, y un Sur agrícola y empobrecido.

Este tipo de diferencias se verán agravadas en el futuro con la aplicación a escala mundial de las políticas económicas neoliberales y la paulatina supresión de trabas fronterizas al comercio y a la industria.

Algunas de las consecuencias serán:
  • Empobrecimiento creciente del tercer mundo.
  • Agravamiento de los conflictos internos en los países pobres.
  • Afluencia masiva de emigrantes pobres hacia los países ricos.

La defensa del medio ambiente


Por último cabe destacar un grave problema que amenaza no ya a la estabilidad mundial o al desarrollo de la economía, sino a la supervivencia misma de la humanidad como especie.

La actividad industrial, el tránsito de vehículos y, en general, toda la actividad humana, genera elementos contaminantes cuyos efectos sobre la biosfera resultan extremadamente negativos:
  • Calentamiento global debido al efecto invernadero que producen algunos gases contaminantes.
  • Destrucción de la capa de ozono que protege la Tierra de las radiaciones solares.
  • Cambio climático.
  • Contaminación del aire y de las aguas.
  • Erosión del terreno y pérdida de fertilidad de las tierras agrícolas.
  • Desaparición de especies animales y vegetales.

De no ponerse freno a este proceso, que se ha acelerado a un ritmo vertiginoso a partir del siglo XX, las condiciones de vida en la Tierra serán cada vez más duras, e incluso llegados al extremo, el planeta podría resultar inhabitable.

A ello hay que añadir el hecho de que algunos países, como EE.UU., máximo contaminador a nivel mundial, no hayan suscrito el protocolo de Kioto y otros acuerdos internacionales en materia de medio ambiente; lo que dificulta enormemente poder abordar desde una perspectiva generalizada el grave problema medioambiental.


Rotura del muro de la balsa de las minas de Aznalcóllar, en 1998.



En 2002, el petrolero "Prestige", cargado de fuel, se hundió frente a las costas gallegas, lo que produjo una catástrofe medioambiental de enormes proporciones. En la imagen, limpieza de una de las numerosas playas afectadas.



Fechas clave
  • 1948 Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  • 1968 Mayo francés, origen de los principales movimientos ecologistas y de defensa de los derechos humanos.
  • 1973 Crisis del petróleo. Búsqueda de energías alternativas.
  • 1980-1989 Auge de los partidos verdes, especialmente en Alemania y países escandinavos.
  • 1990-1999 Conferencias sobre medio ambiente. Descubrimiento de un agujero en la capa de ozono. Indicios de solución de diversos conflictos internacionales (Suráfrica, Palestina, etc.).
  • 1997 Se firma el Protocolo de Kioto.
  • 2002 Se ratifica por 60 Estados la creación del Tribunal Penal Internacional de la Haya.



La Declaración Universal de los Derechos Humanos


La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue redactada por las Naciones Unidas y ratificada el 10 de diciembre de 1948. Surgió como respuesta a los horrores de la Segunda Guerra Mundial y pretendía ser el texto básico para la constitución de un orden mundial basado en la confianza entre las naciones y el respeto a la dignidad humana por encima de todo.




Los pueblos sin Estado


Con este nombre se conocen aquellas comunidades vinculadas por lazos de tipo racial, cultural, religioso y/o lingüístico que carecen de un país propio y cuya población se encuentra dentro de los límites de otro u otros Estados. Es el caso de kurdos, saharauis, palestinos y otras naciones.




Una consecuencia del calentamento global


El aumento de la temperatura media de la atmósfera terrestre ha tenido como resultado una lenta pero progresiva licuefacción de los casquetes polares. Este fenómeno, que ya ha sido registrado, se traduce en una elevación constante del nivel de los mares que, de seguir en la línea actual, podría producir la inmersión de numerosas islas y zonas costeras de todo el planeta.


________________________________________________









#3 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.570 Mensaje(s)
  • Gender:Male

Publicado el 13 junio 2010 - 01:43




:estudiando

Imágenes repuestas...

__________________________






Spin Palace - Spanish