Ir a contenido


Foto

Geografía - La Circulación de los Océanos - Tectónica de placas


  • Inicia sesión para responder
6 Respuesta(s) a este Tema

#1 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.379 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 22 febrero 2012 - 04:13


:estudiando


Un tema que está disperso entre los subforos. Trataremos de darle más orden y continuidad.

Empezamos con una aporte de www.mediateca.cl

Se agradece cordialmente.

___________________________________

La Circulación de los Océanos

Las aguas de los océanos se encuentran en continuo movimiento La fuente de energía responsable de ello proviene primeramente del Sol En efecto, tanto la circulación atmosférica como oceánica son manejadas por la radiación solar (calentamiento), y debido al estrecho contacto entre estos medios, ambas se encuentran íntimamente unidas La energía solar genera diferencias de temperatura sobre la superficie terrestre y da origen a los vientos en la atmósfera Estos, a su vez, son la causa principal del movimiento de las aguas superficiales del océano Además, el calentamiento desigual del océano por la energía solar contribuye al movimiento de las masas de agua en forma de corrientes. De acuerdo a las fuerzas generadoras, la circulación oceánica puede ser dividida en dos componentes una, conocida como circulación termo Alina, donde el movimiento del fluido se debe a variaciones en la densidad del agua, originados por cambios de temperatura o salinidad; mientras la otra se conoce como circulación guiada por el viento El movimiento del agua en la superficie oceánica es iniciado por el viento que sopla sobre ella, generando en un principio fluctuaciones turbulentas de presión (movimiento aleatorio de las moléculas de agua! Al ponerse en movimiento la película superficial del agua, arrastra a la capa subyacente, la que a su vez imparte movimiento al agua de los niveles inferiores, hasta que toda la capa superficial se pone en movimiento Sin embargo, la situación no es tan simple y la vía, por la cual las fuerzas generadoras son llevadas a producir la circulación oceánica, involucra a un sistema complejo de factores, como el campo gravitacional terrestre, diferencias de temperatura y/o salinidad, persistencia del viento, fuerza de las moreas, presión atmosférica, fricción y la rotación de la Tierra Así, se debe distinguir entre fuerzas generadoras y efectos, donde las primeras son las que inducen y mantienen a los sistemas de corrientes, mientras que los efectos pueden cambiar el movimiento de las aguas, pero no iniciarlo.



LAS GRANDES CORRIENTES SUPERFICIALES

Imagen enviada

Los sistemas de corrientes oceánicas superficiales coinciden con bastante exactitud con el patrón general de los vientos de gran escala, situación que podemos comprobar al observar un cuadro general de los vientos medios planetarios, y compararlos con las corrientes oceánicas.

Los grandes sistemas de corrientes oceánicas superficiales, se denominan giros, debido a su forma relativamente circular. En el hemisferio norte estos sistemas tienden a moverse en la dirección de las manecillas del reloj (movimiento ciclónico), en tanto que en el hemisferio sur lo hacen en dirección contraria (movimiento anticiclónico). En general, las corrientes oceánicas se encuentran limitadas por los continentes, el cinturón latitudinal ecuatorial y los mares polares. En el caso de los giros sub tropicales, centrados en tomo a los 30°5 y 30oN en cada hemisferio, las corrientes marginales o limítrofes (occidentales y orientales) junto a las ecuatoriales, constituyen la base para la formación de los grandes sistemas de corrientes oceánicas, aso- ciadas a los vientos alisios del sureste y noreste de los hemisferios sur y norte respectivamente.

Los sistemas de corrientes de los océanos Atlántico, Índico y Pacífico son similares. En las latitudes ecuatoriales cada océano tiene anchas corrientes superficiales que se mueven hacia el oriente a ambos lados del ecuador. La que está ubicada al norte del ecuador es la Corriente Norecuatorial y la del lado sur Corriente Sudecuatorial. Estas corrientes de flujo hacia occidente están, por lo general, separadas por una relativamente angosta corriente que fluye hacia el oriente denominada Contra-corriente Ecuatorial. Las dos corrientes dirigidas hacia occidente son desviadas hacia el norte y el sur, respectivamente, excepto en algunas partes del océano Índico. Cuando estas corrientes topan con los continentes se dividen en corrientes marginales, las cuales fluyen en dirección norte y sur. Las corrientes de los márgenes occidentales de los océanos son las más poderosas, en relación a las mayores velocidades, y profundidad que logran alcanzar (hasta 1.000 metros aproximadamente), creando por consiguiente una aguda división entre la circulación del océano abierto y las de las aguas costeras, en este sentido son notables la Corriente del Golfo en el Atlántico Norte y la del Kuro-shivo en el Pacífico Norte. Debido a la rapidez de sus flujos, las corrientes marginales o limítrofes occidentales no adquieren características de las condiciones climáticas locales, por lo que su contribución al transporte global de calor, desde los trópicos hacia los polos, es de gran importancia en la redistribución en gran escala del calor. Las corrientes limítrofes occidentales del hemisferio sur, no son tan notables en cuanto a altas velocidades, entre ellas están entre ellas la corriente de Brasil y la del este de Australia, para los océanos Atlántico Sur y Pacífico Sur, respectivamente.

Las corrientes marginales orientales tienden a ser más anchas y más difusas Estas corrientes. Relativamente someras y lentas (pueden alcanzar hasta 200 metros de profundidad aproximadamente) se mueven hacia el ecuador, transformándose en las corrientes Norecuatorial y sudecuatorial. Así, para el Pacífico Sur tenemos la corriente de Humboldt (vease también Corriente del Niño) o también conocida como corriente Chile-Perú, mientras que en el Pacífico Norte. La corriente marginal oriental se conoce bajo el nombre de Corriente de California; En el Atlántico Norte está la de Canarias, en tanto que En el Atlántico Sur está la Corriente de Benguela.

En el Sur, los giros del Atlántico Sur, del Pacífico Sur y del océano Indico están limitados por la corriente de Deriva de los Vientos del Oeste. Estos vientos son los más importante del hemisferio sur, pues producen un movimiento continuo de aguas superficiales alrededor de la Antártica y hacia el Oriente. Aliado sur de los vientos del Oeste, y al norte de los mares de Weddell y de Ross, existen dos sistemas de giros sureños. En el hemisferio norte no hay contraparte para este viento de deriva, debido a que los continentes impiden la existencia de una circulación continua, de nivel superficial alrededor del globo. Los mares polares del norte están rodeados de masas de tierra que los restringen y permiten un contacto limitado con los océanos de las latitudes medias.

Los dos sistemas de corrientes importantes que rodean al continente antártico y que dominan el patrón superficial de circulación en los mares del Sur, son la corriente Costera Occidental Antártica y la Circumpolar Antartica (la cual incluye a la de la Deriva de los Vientos del Oeste). La primera se mueve hacia occidente, algunas veces discontinua, derivando cerca del continente, y es guiada por los vientos dominantes del este y sureste. La corriente Circumpolar Antártica, de grandes dimensiones, es llevada de oeste a este alrededor del continente por los vientos que soplan en esa dirección, entre las latitudes 40°5 y 60°5, ejerciendo sus efectos hasta profundidades bastante mayores que las corrientes de las latitudes inferiores. Puede llegar incluso hasta el fondo del océano en varias regiones. Los movimientos opuestos de ambas corrientes, originan una zona de divergencia (flujo horizontal de agua en distintas direcciones a partir de una zona común) denominada Divergencia Antártica". Esta se caracteriza por marcados cambios de temperatura en el aire y agua, hecho que se asocia al ascenso de aguas desde profundidades intermedias, las que aportan sustancias conocidas como nutrientes, a las capas superficiales y subsuperficiales, y que sirven de alimento para el primer eslabón de la cadena de la vida en el mar, el fitoplancton.

A diferencia de los océanos Pacífico y Atlántico, en donde las corrientes asociadas a los giros sub tropicales son permanentes, en el océano Indico, éstas tienen un marcado carácter estacional, de acuerdo al patrón de vientos presente. De noviembre a marzo, los vientos soplan desde el noreste, patrón conocido como Corriente del Monzón del Noreste, mientras que desde mayo a septiembre la dirección de los vientos es del suroeste, dando lugar a los monzones del Suroeste. Este notable revertimiento de los vientos, se debe a la presencia de la gran masa continental en el lado norte de la línea ecuatorial. Así, estos vientos dan origen a las corrientes marginales occidentales en el lado sureste de África: corriente de Agulhas, durante el monzón del noreste, y corriente de Somalia, asociada al monzón del suroeste. Ambas son corrientes estrechas, pero de importantes velocidades, especialmente la de Somalia que alcanza una rapidez de 200 cm/s. Además, junto con el monzón del noreste se observa también un revertimiento en la corriente Norecuatorial del Indico, y en la Contracorriente Sudecuatorial. Sin embargo, con el cambio de dirección de los vientos de mayo a noviembre, esta última no es tan evidente, y la corriente Norecuatorial cambia de sentido hacia el este, pasando a llamarse corriente del Monzón Suroeste.




LA CIRCULACION PROFUNDA



La circulación profunda es originada por los cambios de densidad del agua de mar (mecanismo termohalino, termo = calor; halino = sal), resultantes de las diferencias de temperaturas y/o salinidad entre masas de aguas adyacentes. Menores temperaturas y mayor salinidad originan un aumento en la densidad del agua de mar. Debido a ello, las masas de agua fría, como las generadas en las regiones polares y subpolares, tenderán a hundirse hasta alcanzar su nivel de igual densidad, o de equilibrio, y reemplazar el agua de menor densidad. Esta última, será entonces desplazada lateralmente o hacia arriba, induciendo así la circulación horizontal y vertical. La circulación termohalina es la causa principal del movimiento de las masas de agua profunda de las regiones antárticas y árticas. Las masas de agua fría que se encuentran en el fondo de los océanos, se forman principalmente en los océanos polares, y preferentemente en las cercanías de la Antártica. El enfriamiento intenso que se produce en estas áreas y el aumento de la salinidad en las aguas superficiales, producto de la expulsión de las sales durante la formación del hielo marino, causan un aumento de la densidad. Así, el agua fría y densa se hunde a lo largo de la plataforma continental y el talud de la Antártica, para derramarse hacia el fondo oceánico. El agua profunda de la Antártica (temperatura = -0,4°C y salinidad = 34,66%o), se encuentra en los océanos Pacífico, Atlántico e Indico, habiendo sido detectada, en base a estas características hasta los 35º N de latitud. Otros sectores de formación de masas de agua subsuperficial, se encuentran en los océanos Pacífico y Atlántico Norte. En el área de generación, estas masas de agua se hunden hasta el fondo del océano y fluyen hacia el sur. Al encontrarse con las masas de agua profunda de la Antártica, que son más densas, fluyen por encima de ellas.

El movimiento de las aguas profundas del océano en ningún caso se compara en velocidad con el de las aguas superficiales, cuyo forzante fundamental es el viento. El movimiento que ocurre en las profundidades, es originado por la formación continua de nuevas masas de agua fría muy densas, generadas en los océanos polares y subpolares. Se estima que el flujo oceánico profundo sigue en general una dirección norte-sur y al igual que en la circulación superficial, las corrientes profundas son más intensas en el lado occidental de las cuencas oceánicas. A diferencia de las corrientes de superficie, la circulación oceánica profunda está fuertemente influenciada por la topografía del fondo marino, siendo este efecto comparable a la barrera que ejerce una cordillera a un viaje por tierra.




FACTORES DE INFLUENCIA EN lA CIRCULACION OCEANICA


Las fuerzas que determinan la circulación oceánica, pueden clasificarse en dos categorías: fuerzas primarias, que serían las fuerzas generadoras del movimiento, y fuerzas secundarias, que aparecen con el movimiento de las aguas.

Las fuerzas primarias pueden en general originar un movimiento más intenso o más débil, dependiendo de las condiciones locales y/o regionales como, por ejemplo, la existencia de mayores diferencias en cuanto a densidad entre aguas adyacentes (variaciones en la temperatura y/o salinidad), diferencias en el campo gravitacional, diferencias en el campo de la presión debido a las distintas densidades y variaciones en el nivel del mar, constancia e intensidad con que sopla el viento.

Las fuerzas secundarias, tanto en los océanos como en la atmósfera, tienden a modificar el movimiento de los fluidos. El efecto de Coriolis es uno de los más importantes en determinar la dirección final de las corrientes oceánicas. El físico francés G.C. Coriolis, en 1844, demostró que el movimiento de cualquier objeto sobre una superficie rotante, sufre una distorsión de su línea inicial de viaje. El resultado de esto, es que cualquier partícula en movimiento en el hemisferio norte será desviada hacia la derecha, pero en el hemisferio sur lo será hacia la izquierda, como resultado del movimiento de rotación de la Tierra. Así, por ejemplo, un objeto que se mueva hacia el occidente en el hemisferio sur, al ser desviado hacia la izquierda, tenderá a dirigirse hacia el polo Sur, mientras que en el hemisferio norte, para la misma situación, lo hará hacia el polo Norte, tal es el caso de las corrientes Norecuatorial y Sudecuatorial, respectivamente. En el ecuador, esta fuerza deflectora se anula, o bien se dice que es igual a cero. La fuerza de Coriolis es directamente proporcional a la distancia viajada, e inversamente proporcional a la velocidad del flujo, o sea que a flujos más lentos corresponderán mayores deflexiones angulares. Por otra parte, la corriente sufre una disminución regular de su velocidad con la profundidad. Este Efecto de Retardo es debido a las fuerzas de fricción entre las capas adyacentes de agua. Luego, debido a que la desviación por el efecto de Coriolis es mayor a medida que disminuye la velocidad de la corriente, el ángulo de deflexión aumenta también con la profundidad.

Imagen enviada

ÍNDICE

Las Grandes Corrientes Superficiales

Corriente Norecuatorial

Corriente Sudecuatorial

Corriente del Golfo

Corriente de Kuro-shivo

Corriente de Humboldt

Corriente del Niño

Corriente de California

Corriente de Benguela

Corriente del Monzón

La circulación profunda

Factores que influencian en la circulación Oceánica



_____________________________________________


Imagen enviada Imagen enviada Imagen enviada

#2 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.379 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 23 febrero 2012 - 06:26








:estudiando


Apuntes...

_________________________________

LAS GRANDES CORRIENTES SUPERFICIALES



Corriente Ecuatorial

Corriente oceánica superficial que fluye por las regiones ecuatoriales, tanto del Atlántico como del Pacífico. Se distinguen tres corrientes ecuatoriales: la ecuatorial del Norte (o Norte ecuatorial), que se desplaza hacia el oeste en el hemisferio norte; la corriente ecuatorial del Sur (o Sur ecuatorial), que circula en la misma dirección pero en el hemisferio sur; y la contracorriente ecuatorial, que fluye hacia el este entre ambas. La velocidad de desplazamiento del agua superficial es de unos 2 nudos (1,03 m/s).

Otra corriente oceánica, la atlántica del Norte, provocada por los vientos alisios del noreste, se divide en dos ramas al alcanzar el archipiélago de las Antillas: una se adentra en el golfo de México, mientras que la otra bordea las islas por el norte. La del sur también se bifurca en las inmediaciones del cabo brasileño de São Roque (Rio Grande do Norte); un ramal circula en dirección noroeste, reforzando la corriente Norte ecuatorial, y el otro ramal adopta una inflexión hacia el sur, descendiendo por el litoral brasileño.

Tras el descubrimiento del Nuevo Mundo, las corrientes ecuatoriales del Atlántico jugaron un papel determinante en la navegación a América desde el continente europeo al facilitar mucho los desplazamientos.

Corriente del Golfo Corriente cálida al norte del océano Atlántico que fluye en dirección noreste desde el estrecho de Florida a la región de los Grandes Bancos, al este y al sur de Terranova. Se suele extender el término para incluir la Deriva del Atlántico Norte, que discurre desde los Grandes Bancos a las costas occidentales de Europa e islas orientales del océano Glacial Ártico. La corriente del Golfo tiene una gran importancia climática debido a sus efectos moderadores en el clima de la Europa occidental.

El origen de la corriente del Golfo son dos corrientes ecuatoriales, la corriente ecuatorial del norte, que fluye hacia el oeste a lo largo del trópico de Cáncer, y la corriente ecuatorial del sur, que fluye desde las costas del suroeste africano hacia Sudamérica y luego hacia el norte hasta el Caribe. La fusión de estas dos corrientes con una cierta cantidad de agua del golfo de México forma la corriente del Golfo.

En el estrecho que separa Florida de las Bahamas y Cuba, la corriente del Golfo tiene una anchura máxima de 80 km y una profundidad de 640 metros. En la superficie, la temperatura es de 25 °C y la corriente circula a una velocidad media de 5 km/día. Más hacia el norte, la corriente se ensancha gradualmente y alcanza aproximadamente los 480 km de ancho frente a las costas de Nueva York. Entre la corriente y la costa noreste de los Estados Unidos se encuentra una zona de aguas más frías, que algunas veces se llama el frente polar o “muro frío”.

Al sur de los Grandes Bancos, la corriente se encuentra y se mezcla con la corriente del Labrador, más fría, formando numerosos remolinos. Desde este punto, la corriente, o más propiamente la Deriva del Atlántico Norte, se mueve hacia el noreste cruzando el océano, a una velocidad de aproximadamente 8 km/día con vientos predominantes del suroeste. Más adelante, la corriente se divide en varias ramas, entre las que destacan la corriente central, que alcanza las costas de Europa para posteriormente virar al norte; un brazo norte, la corriente de Irminger, que alcanza las costas sur y occidental de Islandia; y un brazo sur, que primero pasa por las Azores y, luego, por las islas Canarias.

Desde su origen hasta la región de los Grandes Bancos, la corriente del Golfo tiene características físicas especiales, incluyendo un color azul muy marcado y una alta salinidad. Después de mezclarse con la corriente del Labrador, la corriente del Golfo pierde su color característico pero el agua de la Deriva del Atlántico Norte

Corriente de Kuro-Shivo Corriente de Kuro-Shivo, también denominada corriente del Japón, corriente cálida de rápido movimiento localizada al oeste del océano Pacífico. Fluye hacia el noreste desde las Filipinas a lo largo de la costa oriental del Japón. Cerca del norte de Japón la Kuro-Shivo se mezcla con una corriente fría del sureste, que es rica en plancton. Ambas se convierten en la corriente del Pacífico Norte, que corre hacia el este a través del océano Pacífico.

La corriente de Kuro-Shivo es similar a la corriente del Golfo, que fluye hacia el noreste a través del océano Altántico. Ambas son cálidas, estrechas, de rápido movimiento, varían en velocidad y tienden a alejarse de su curso habitual. La Kuro-Shivo tiene aproximadamente 80 km de ancho y 400 m de profundidad. La fuerza de la corriente cambia con las estaciones, alcanzando su apogeo entre mayo y agosto. Su nombre, que en japonés significa "corriente negra" indica su apariencia oscura, en comparación con las aguas que la rodean, vista desde una cierta distancia. Sin embargo, de cerca sus aguas cambian a sorprendentes matices azul verdoso. Alcanza velocidades de hasta 3,5 nudos.

A veces se denomina a la Corriente de Kuro-Shivo como "sendero de tifones", debido a las fuertes tormentas tropicales que siguen al enérgico paso del agua templada por las costas de Filipinas, China, Japón y península de Corea. Esta región tiene la frecuencia más alta del mundo en fuertes tormentas tropicales y la época de mayor incidencia está entre julio y octubre

Corriente de Humboldt Corriente oceánica fría que fluye en dirección norte a lo largo de la costa occidental de Sudamérica; también se la conoce como corriente Peruana o del Perú. Fue descubierta en 1800 por el naturalista y explorador alemán Alexander von Humboldt, al medir la temperatura de la zona oriental del océano Pacífico frente a las costas de Callao (Perú). Se forma frente a las costas de Chile, Perú y Ecuador debido a que los vientos reinantes que soplan paralelos a la costa arrastran el agua caliente de la superficie. Por este motivo, la temperatura de estas aguas es entre 5 y 10 ºC más fría de lo que debería ser, incluso en las proximidades del ecuador. El agua fría contiene nitratos y fosfatos procedentes del fondo marino de los que se alimenta el fitoplancton (plancton de plantas), el cual se reproduce rápidamente, favoreciendo así el desarrollo del zooplancton, que se nutre del anterior. A su vez, los peces que se alimentan de zooplancton se multiplican con rapidez, lo que proporciona abundantes frutos para los pescadores y las aves marinas. Hay ocasiones en las que esta corriente no llega a emerger y los vientos del norte llevan aguas calientes hacia el sur. Cuando esto sucede, una corriente cálida, que se conoce con el nombre de El Niño, reemplaza a la habitual corriente de Humbolt; El Niño constituye una extensión de la corriente ecuatorial y provoca un ascenso de la temperatura de las aguas superficiales de unos 10 °C. Esto supone una disminución del plancton que se desarrolla en la corriente más fría y, por consiguiente, una catástrofe para la industria pesquera y para la supervivencia de las aves marinas de la zona.

Corriente del Niño Corriente de El Niño, fenómeno oceánico y atmosférico localizado en el océano Pacífico durante el cual aparecen, de forma inusual, condiciones cálidas a lo largo de la costa occidental de Ecuador y Perú, lo que provoca alteraciones climáticas de distinta magnitud.

Este término se utilizó en principio para describir la corriente cálida que se dirige hacia el sur y que se da en esta región cada mes de diciembre, aunque hoy se reserva a circunstancias excepcionalmente intensas y persistentes. Tiene un denominado 'periodo de recurrencia' de entre siete a catorce años debido al progresivo debilitamiento de los vientos alisios procedentes del Pacífico suroriental; puede afectar a la climatología mundial durante más de un año. El nombre de El Niño alude al Niño Jesús y está relacionado con el hecho de que la corriente comienza normalmente durante la Navidad, época en la que se celebra el nacimiento de Jesucristo. Una fluctuación en la presión del aire, acompañada de viento en el Pacífico meridional, hacen que el fenómeno se conozca como la Oscilación Meridional de El Niño (OMEN).

Las alteraciones climáticas provocadas por este fenómeno se producen cuando las corrientes oceánicas son lo suficientemente cálidas y persistentes como para ocasionar la inversión de las condiciones normales de temperatura del Pacífico oriental y occidental. Normalmente, las aguas del Pacífico occidental tropical son cálidas, con temperaturas de más de 10 °C, es decir, más altas que las de las aguas orientales de las costas de Perú y Ecuador. La presión del aire es bastante baja sobre las aguas más cálidas. La humedad relativa del aire se eleva en la región, generando nubes y fuertes lluvias, muy características del Sureste asiático, Nueva Guinea y el norte de Australia. En el Pacífico oriental el agua es fría y la presión del aire es alta, lo que provoca las condiciones climáticas típicamente áridas de la zona costera de Sudamérica. Los vientos alisios soplan de este a oeste, desplazando así las aguas cálidas de la superficie hacia el oeste, y permiten que aflore el agua fría profunda a las capas más superficiales.

No obstante, con la corriente de El Niño los vientos alisios del este desaparecen o incluso invierten su sentido. La variación de la presión atmosférica aumenta con los suaves cambios de la temperatura de la superficie del agua, producto de la acción de unos vientos suaves. El agua cálida del Pacífico oeste fluye de retorno hacia el este, y las temperaturas de la superficie aumentan significativamente a la altura de la costa occidental de Sudamérica. Cuando esto ocurre, el tiempo atmosférico presente en el Pacífico oeste, generalmente húmedo, se desplaza hacia el este, y las condiciones meteorológicas de carácter seco, comunes en el este, se dan en el oeste, lo que provoca fuertes lluvias en Sudamérica y puede a la vez motivar sequías en el Sureste asiático, India y sur de África, además de generar cambios meteorológicos en extensas regiones de América del Norte. La situación se hizo aún más complicada con las alteraciones atmosféricas desencadenadas desde 1982 por la erupción del volcán mexicano Chichón, que a veces prolongan el movimiento de la corriente hacia el sur.

Los efectos económicos que provoca la corriente de El Niño se aprecian de forma especial en la región costera de Perú y Ecuador. Estas áreas litorales, de aguas frías, cuentan normalmente con grandes bancos de peces, en especial de boquerón. La pesca aquí tiene fines comerciales y de aporte a la alimentación a las aves marinas, cuyo guano constituye un importante componente de la industria de abonos de la región. Pero ocurre que durante el fenómeno de El Niño una capa de agua caliente y pobre en nutrientes de procedencia occidental, cubre las aguas costeras orientales ricas en nutrientes. Los peces y aves marinas mueren o abandonan la región en busca de comida, lo cual repercute negativamente en la economía de la región.

Las alteraciones provocadas por la corriente de El Niño entre 1982 y 1983 y entre 1997 y 1998 fueron las más catastróficas de las ocurridas en el siglo XX. En fechas recientes como 1972, 1976, 1987, 1991 y 1994 se han producido, de igual modo, fenómenos relacionados con la corriente.

Corriente de California Corriente oceánica fría del Pacífico que fluye en dirección sur a lo largo de la costa oeste de América del Norte, cerrando la circulación del agua entre los 48º y los 23º de latitud N. Se debe a la ascensión (surgencia) de agua fría desde las profundidades del océano, provocada por la desviación hacia el S de la corriente del Norte del Pacífico. Hacia los 23º de latitud N, esta masa oceánica superficial sufre una inflexión hacia el oeste y pasa a formar la corriente Norte Ecuatorial, una corriente superficial que circula por las regiones ecuatoriales. La velocidad de desplazamiento superficial de la corriente de California no supera, normalmente, los 25 cm/s. La temperatura y salinidad de sus aguas varía de modo estacional, oscilando entre los 9 y los 26 ºC, y entre los 32,5 y los 34,5 ‰, respectivamente. La corriente fría de California influye decisivamente en el clima costero de los estados de Oregón y California, siendo responsable de las frecuentes nieblas marinas de San Francisco. Asimismo, el ascenso de las frías aguas aporta una gran cantidad de nutrientes a la superficie, lo que da lugar a bancos muy ricos en plancton y peces. Esta corriente tuvo gran importancia antaño, al facilitar la navegación de regreso desde las costas asiáticas a América del Norte.

Corriente de Benguela Corriente de Benguela, corriente oceánica fría del Atlántico, de unos 15 ºC de media, que circula en dirección norte por el litoral suroccidental del continente africano, antes de unirse a la corriente Atlántica Surecuatorial que fluye hacia el oeste en el hemisferio S. La corriente de Benguela constituye un brazo de la corriente Circumpolar Antártica. Los vientos predominantes del sur y suroeste provocan el surgencias o ascenso de las aguas profundas, con una temperatura inferior, una relativa baja salinidad y una alta concentración de plancton, lo que da lugar a la formación de unos excelentes bancos de pesca. El agua del fondo del Antártico, muy fría, ve impedida su circulación más al norte por la dorsal oceánica de Walvis, que se extiende hacia el suroeste desde el cabo Fria, en Namibia. Esta corriente determina el clima árido costero de Suráfrica y Namibia, países a los que afecta principalmente, ya que es responsable de las escasas precipitaciones, frecuentes nieblas y más bajas temperaturas del litoral.

Corriente monzónica Corriente oceánica del océano Índico que invierte su dirección dos veces al año, hecho que lo diferencia de cualquier otro océano. En lugar de producirse un movimiento siguiendo el sentido de las manecillas del reloj, el norte del océano Índico acusa corrientes monzónicas que cambian de dirección completamente como respuesta a los cambios de temperatura y presión atmósferica que se experimentan sobre el inmenso continente euroasiático.

De noviembre a abril, la deriva noreste de la Corriente Monzónica fluye en dirección oeste, de Asia a África. Se ve empujada por el chorro del aire seco continental originado en el interior de Asia. Es la estación del monzón seco para países como la India. De mayo a octubre la deriva suroeste de la Corriente Monzónica fluye hacia el este, desde África a Asia. Durante estos meses de verano, el viento cambia al calentarse el continente asiático y este cambio del viento y de las corrientes oceánicas produce copiosas lluvias conocidas como el monzón húmedo de la India y otros países asiáticos.

__________________________________________


Imagen enviada Imagen enviada Imagen enviada

#3 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.379 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 12 marzo 2012 - 08:56




:estudiando

Apuntes y repasos...

________________________________

Imagen enviada

[attachment=368:pangea.jpg]

220 Millones de años

[attachment=369:180a.jpg]

180 millones de años

[attachment=370:b1.jpg]

135 millones de años

[attachment=371:c1.jpg]

65 millones de años

[attachment=372:d1.jpg]

Posiciones actuales





En el año 1912, Alfred Wegener, meteorólogo y geofísico alemán, en su obra "Los Orígenes de los continentes y los Océanos”, propuso la idea de que todos los continentes actuales estuvieron en un principio unidos formando un supercontinente llamado Pangea Posteriormente, hace aproximadamente 200 millones de años, se dividió en trozos que se fueron separando hasta lograr la configuración actual. La evidencia sobre la que Wegener se apoyaba, era que los continentes encajan casi perfectamente unos con otros, como las piezas de un rompecabezas. Sin embargo, no se disponía de la explicación adecuada para el traslado de las masas continentales a lo largo de tan grandes distancias. Esta teoría no tuvo pruebas ni ideas convincentes, por lo que los geólogos no supieron validar los datos que Wegener había reunido.

En los comienzos de los años 60, el avance de la ciencia y tecnología permitió contar con nuevos datos relativos al magnetismo de las rocas para los distintos continentes. Ello hizo resurgir la teoría de Wegener conocida ahora como "Tectónica de Placas” . Para comprender el mecanismo de la emigración continental, es necesario aceptar la hipótesis de J .T. Wilson, quien básicamente atribuye la deriva de los continentes a un fenómeno de convección del manto. Las corrientes convectivas ascendentes fracturaron el supercontinente Pangea, en una serie de "placas litosféricas" que comenzaron a separarse. Uno de los primeros descubrimientos fue que la corteza terrestre bajo las cuencas oceánicas, es mucho más delgada que la continental y sus propiedades físicas sugieren que se halla más estrechamente ligada con el manto subyacente. El material del manto fluye hacia la corteza donde emerge formando una cordillera submarina y nueva corteza oceánica, en las zonas de extensión de las placas continentales, lugar en los cuales las placas de la litosfera se separan unas de otras.(Ver esquema)

Una de las hipótesis más actuales sobre el fenómeno que pone en marcha el mecanismo de la deriva continental establece que, al adquirir la parte superior del manto un comportamiento similar a los líquidos por las condiciones de temperatura y presión, se generan corrientes de convección debido a las diferencias de temperatura entre el subsuelo continental y el oceánico. Estas corrientes, que son ascendentes en las dorsales, adquieren un movimiento lateral a ambos lados de la zona de extensión, desapareciendo hacia el interior de la tierra en las zonas de subducción, por debajo de los continentes.



Aparte de los movimientos de convección, que están formando corteza oceánica, hay otro tipo de movimiento que se produce cuando dos placas litosféricas, una oceánica y otra continental, entran en colisión, produciéndose un hundimiento de la primera bajo la segunda, de tal manera que la corteza oceánica que se forma en las dorsales se compensa con la que desaparece por el fenómeno de la Subducción.

¿Qué son las placas litosféricas?



Imagen enviada





La corteza terrestre está dividida en cierto número de placas, aproximadamente veinte, limitadas por las dorsalescentro-oceánicas, las zonas de fracturas transversales y por las fosas oceánicas. Las placas se mueven unas respecto a otras, y la dirección del movimiento entre dos placas depende si las separa una dorsal, en cuyo caso se alejan una de otra, o una fosa oceánica, en cuyo caso se acercan. Las zonas de separación y choque de placas son objeto de frecuentes terremotos y actividad volcánica en general, pero las más peligrosas son las del segundo tipo, por su cercanía a los centros poblados, ya que las áreas de separación, por su localización en el medio de los océanos, no suelen causar grandes daños.





__________________________________________


Imagen enviada Imagen enviada Imagen enviada

#4 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.379 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 23 marzo 2012 - 03:57










:estudiando

Seguimos...

Gentileza de www.mediateca.cl

___________________________________



Imagen enviada



Imagen enviada



(Berlín, 1880-?, 1930) Geofísico y meteorólogo alemán. Aunque doctorado en astronomía, se interesó muy pronto por la geofísica y las entonces incipientes ciencias de la meteorología y la climatología. Pionero en el uso de globos aerostáticos para el estudio de las corrientes de aire, a lo largo de su vida realizó hasta tres expediciones de observación meteorológica a Groenlandia, en la última de las cuales encontró la muerte.



Su nombre quedará asociado para siempre a la teoría de la deriva continental, que le ocasionó no pocos disgustos en vida.



En 1911 se interesó por el descubrimiento de restos fósiles de vegetales de idénticas características morfológicas hallados en lugares opuestos del Atlántico. La paleontología ortodoxa explicaba tales fenómenos recurriendo a hipotéticos puentes de tierra firme que en su día unieron las diferentes masas continentales.



Las similitudes entre los perfiles opuestos de los continentes de América del Sur y África le sugirieron la posibilidad de que la igualdad de la evidencia fósil se debiera a que ambos hubieran estado unidos en algún momento del pasado geológico terrestre. En 1915 expuso los principios de su teoría en la obra El origen de los continentes y los océanos, que amplió y reeditó en 1920, 1922 y 1929. Según Wegener, hace unos 300 millones de años los actuales continentes habrían estado unidos en una sola gran masa de tierra firme que denominó Pangea, la cual, tras resquebrajarse por razones desconocidas, habría originado otros nuevos contingentes terrestres sujetos a un movimiento de deformación y deriva que todavía perdura.



La teoría fue recibida de manera uniformemente hostil, y en ocasiones, incluso violenta, en buena parte por la inexistencia de una explicación convincente sobre el mecanismo de la deriva continental en sí. A partir de 1950, no obstante, las ideas de Wegener ganaron rápida aceptación gracias al desarrollo de las modernas técnicas de exploración geológica, en particular del fondo oceánico. Reformulada a partir de recientes descubrimientos, la teoría de la deriva continental se encuentra hoy totalmente consolidada.





Imagen enviada

Imagen enviada

Pangea (Pangaea) es el supercontinente formado por la unión de todos algunos continentes actuales que se cree que existió durante las eras Paleozoica y Mesozoica, antes de que los continentes que lo componían fuesen separados por el movimiento de las placas tectónicas y conformaran su configuración actual. Este nombre aparentemente fue usado por primera vez por el alemán Alfred Wegener, principal autor de la teoría de la deriva continental, en 1912. Procede del prefijo griego "pan" que significa "todo" y de la palabra en griego "gea" "suelo" o "tierra".

Se cree que la forma original de Pangea era una masa de tierra conforma de "C" distribuida a través del Ecuador. Ya que el tamaño masivo de Pangea era muy amplio, las regiones internas de tierra debieron ser muy secas debido a la falta de precipitación. El gran supercontinente habría permitido que los animales terrestres emigraran libremente desde el Polo Sur al Polo Norte. Al extenso océano que una vez rodeó al supercontinente de Pangea se le ha denominado Pantalasa (Panthalassa).

Se estima que Pangea se formó a finales del período Pérmico (hace aproximadamente 300 millones de años) cuando los continentes, que antes estaban separados, se unieron formando un sólo supercontinente rodeado por un único mar. Pangea habría comenzado a fragmentarse entre finales del Triásico y comienzos del Jurásico (hace aproximadamente 200 millones de años), producto de los cambios y movimientos de las placas tectónicas. El proceso de fragmentación de este supercontinente condujo primero a dos continentes, Gondwana al sur y Laurasia al norte, separados por un mar circumecuatorial (mar de Tetis) y posteriormente a los continentes que conocemos hoy. Dicho proceso geológico de desplazamiento de las masas continentales (deriva continental) se mantiene en marcha al día de hoy.

____________________________________




Imagen enviada Imagen enviada Imagen enviada

#5 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.379 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 01 abril 2012 - 01:47










:estudiando


Apuntes...

_________________________________

Imagen enviada

Imagen enviada

Imagen enviada

Inicialmente se imaginaba que una gran célula de convección del manto era la responsable del mecanismo de movimiento de la corteza. Pero cuando se conoció más la estructura interna del globo terrestre, se comprobó que no era posible que existieran células de ese tipo. También se propuso la idea de que las placas litosféricas podrían ser transportadas por una serie de pequeñas células de convección; éstas, sin embargo, no serían suficientes para explicar la complejidad de los movimientos de las placas litosféricas (Heather; 1992). Otros autores han sugerido que el magma, al derramarse a través de las dorsales meso-oceánicas se hidrata y se expande, lo que daría impulso a las placas. Las teorías más recientes sugieren que las placas "simplemente son la superficie superior de los movimientos del flujo convectivo del manto. Esos movimientos no se deben a simples células, sino a un patrón más irregular del flujo. Conforme el material de la astenósfera asciende en las dorsales meso-oceánicas, se enfría y se solidifica" (Heather, 1992). Como uno de los bordes de la placa se hace más espeso a medida que se enfría (figura ), su peso contribuye a que se hunda y se reabsorba en el manto, promoviendo un mecanismo adicional de movimiento.

_______________________________________



Imagen enviada Imagen enviada Imagen enviada

#6 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.379 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 01 abril 2012 - 01:49










:estudiando


Addendum a # 3

________________________________

SUBDUCCIÓN

Imagen enviada

_________________________________


Imagen enviada Imagen enviada Imagen enviada

#7 Ge. Pe.

Ge. Pe.

    God of Forum

  • Administrators
  • 11.379 Mensaje(s)
  • Gender:Male
  • Location:Budapest. Hungría

Publicado el 02 abril 2012 - 02:41










:estudiando




__________________________________

Imagen enviada

Imagen enviada

El geólogo canadiense John Tuzo Wilson (1908-1993) fue el primero en proponer la existencia, a lo largo de la historia de la Tierra, de procesos cíclicos de ruptura y reunificación de supercontinentes. En su honor, se denominó del Ciclo supercontinental de Wilson o ciclo de Wilson, y consiste en los siguientes pasos:

RUPTURA CONTINENTAL, NACIMIENTO DE UN OCÉANO

En estos primeros pasos, se produce (1) la formación de un domo térmico, la (2) aparición de un rift continental, (3) la ruptura del continente para dar lugar a un mar estrecho, (4) que se irá extiendo y formando un océano.

DESTRUCCIÓN OCEÁNICA, NACIMIENTO DE UN SUPERCONTINENTE

En estos pasos se produce el (5) cierre del océano, (6) el consiguiente acercamiento de continentes, (7) la colisión continental y (8) la etapa final de formación de cordilleras de colisión continental.

Imagen enviada

____________________________________________



Imagen enviada Imagen enviada Imagen enviada




Spin Palace - Spanish